Home / Las Cartas de Tania / La Navidad más triste en Cuba
La Navidad más triste en Cuba

La Navidad más triste en Cuba

No se puede disfrutar de la Navidad en un país con las cárceles llenas de presos políticos: extraoficialmente se calcula que un millar de cubanos se encuentran injustamente tras las rejas, como los periodistas independientes Esteban Rodríguez y Lázaro Yuri Valle Roca y los miembros del Movimiento San Isidro Luis Manuel Otero y Maykel Osorbo. Entre los encarcelados, adolescentes, mujeres y jóvenes, arrestados antes o después del estallido social del domingo 11 de julio de 2021.
 
No se puede disfrutar de la Navidad en una isla con una alarmante escasez de alimentos, un gran desabastecimiento de medicinas, con precios de infarto en moneda nacional o divisas, tanto en los comercios estatales como en el mercado negro, con una inflación incontrolable, con largas colas para comprar cualquier cosa.
 
No se puede disfrutar de la Navidad con una Habana que por la desidia y el abandono de la fracasada «revolución fidelista», se está cayendo a pedazos, provocando víctimas mortales. La última, Rolando León, 58 años, quien el 16 de diciembre venía de cobrar en un cajero automático su salario como sanitario en un hospital y cuando pasaba por Monte y Ángeles, en el barrio habanero de Jesús María, le cayó la pared de un inmueble en peligro de derrumbe, falleciendo en el acto.
 
No se puede disfrutar de la Navidad con un régimen represivo, racista, machista, violador de los derechos humanos, ineficaz, anquilosado e insensible hacia las penurias de una población cada vez más empobrecida, maldirigida por gobernantes retrógrados, deshonestos, gordos y barrigones, incapaces de renunciar y echarse a un lado ante las ruinas en que han convertido a Cuba. Por el contrario, lo suyo es disfrutar de las mieles del poder durante décadas y décadas.
No se puede disfrutar de la Navidad cuando más de 8 mil cubanos han muerto por la pandemia del Covid-19, entre ellos 93 embarazadas y 18 bebés menores de un año, y que en algunos casos pudieron haberse salvado si en los hospitales los médicos hubieran tenido los recursos necesarios, como el vital oxígeno. Otros cubanos  murieron por falta de medicamentos o de ambulancias, mientras el régimen sigue adquiriendo patrullas policiales y autos para alquilar a turistas.
La Navidad de 2021 será la más triste de Cuba en los últimos 63 años.
Tania Quintero
Foto: Uno de los cientos de ancianos cubanos que sobreviven vendiendo frutas y viandas en aceras y portales de La Habana y bebiendo ron de pésima calidad. En países donde la población es mayoritariamente católica, como en Cuba, organizaciones caritativas masivamente entregan jabas o bolsos con alimentos a personas y familias desfavorecidas cuando llegan los días navideños, pero el régimen castrista ni siquiera permite esos gestos hacia su gente pobre. A los mandamases que a partir de 1959 comenzaron a destruir la Isla, lo único que les interesa es mantenerse en el poder a toda costa. Tomada de Diario de Cuba.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Dándole pa'trás a la memoria

Dándole pa’trás a la memoria

La noticia sobre la caída de parte del techo de madera y tejas de un portal en la Calle 27 entre 24 y 26, Nueva Gerona, publicada el 19 de marzo de 2022 en el periódico Victoria, me recordó que entre 1968 y 1970 viví en la capital de la otrora Isla de Pinos, hoy municipio especial Isla de la Juventud. La delegación del Ministerio de Justicia, donde trabajé, quedaba muy cerca de donde se cayó ese techo.