Home / La Carpeta de Iván / Las nuevas joyas del béisbol cubano
1 Ymoncada

Las nuevas joyas del béisbol cubano

A pesar de que el béisbol vive horas bajas en  Cuba, plagado de lanzadores mediocres, bateadores con swings defectuosos, managers incapaces y malas estrategias de juego, un grupo de talentos que hoy juegan en la Serie Nacional tienen madera de grande.

Varios peloteros en edades comprendidas entre los 17 y 25 años, puliendo algunos defectos, poseen  herramientas para jugar en organizaciones de Grandes Ligas. Quizás la joya de la corona sea Yoan Moncada. Tiene pinta de Big Leaguer. A sus 17 años es el pelotero juvenil que más impresiona.

Juega segunda base, tercera y paracorto. Mide 6 pies y batea a las dos manos, algo poco frecuente en la pelota cubana, tiene fuerza, tacto, buen fildeador y es un relámpago en bases. Quizás mucho más rápido, que Yasser Puig, su coterráneo cienfueguero que ya compite en las Mayores.

Defiende la segunda base del equipo Cienfuegos. A pesar de jugar un torneo donde la calidad se ha concentrado, tiene un promedio ofensivo que ronda los 300. Es un gran discriminador de lanzamientos. Paciencia en el cajón de bateo. Sabe elegir su bola. Y en bases, desquicia con su velocidad a  lanzadores y receptores rivales. A la vuelta de unos años, Yoan Moncada será uno de los mejores peloteros cubanos. La Serie Nacional le quedará chica.

Otra perla es el lanzador camagüeyano Norge Luis Ruiz, 18 años.  Posee una recta de cuatro costuras que llega a las 94 millas. Slider poderosa entre 80 y 83 millas. Curva que suelta desde varios ángulos de lanzamiento. Y un cambio aceptable.

Lo mejor de Ruiz es su control. Pone la bola donde quiere. Domina como pocos la zona interior del home, el lanzamiento más difícil de conectar. A pesar de ser novato, ganó tres juegos y perdió tres en la primera fase con el equipo de Camagüey, entre las novenas que peor juegan en la isla.

En el torneo de clausura, el manager de Sancti Spiritus Yosvani Aragón lo escogió como uno de sus cinco refuerzos. Y el chico no lo ha hecho quedar mal. Es el segundo abridor de la rotación y ha ganado 5 juegos. Ya desde categorías cadetes y juveniles Norge Luis mostraba calidad de grande. Además de ser un lanzador formidable, madero en mano, conectaba batazos a más de 400 pies.

Con la escasez de buenos pitchers en Cuba, es de esperar que en el tope contra una selección universitaria de Estados Unidos, en junio próximo, Norge Luis Ruiz integre la escuadra criolla.

Las novenas de Holguín e Isla de la Juventud tienen lanzadores que apuntan alto. El equipo holguinero no pasó a la segunda fase, pero en su roster hay varias promesas del pitcheo. Descuellan Yasiel Sierra y Pablo Millán Fernández.

Yasiel, quien es cerrador en esta segunda fase del equipo espirituano, mantiene su recta entre las 94 y 96 millas. Aparte de un buen rompimiento. Debe mejorar el control y su concentración en la tabla de lanzar. También pensar más. Le gusta retar demasiado a los buenos bateadores con su velocidad.

Todo lo contrario de Millán Fernández. Se nota que ha madurado como pitcher a pesar de sus 22 años. Millán ya integró la selección nacional el pasado año. Su recta no impresiona. No llega a 90 millas. Pero tiene control cibernético en sus lanzamientos. Sabe usar toda la tabla de lanzar. Suelta la pelota desde varios ángulos. Tiene buen repertorio: recta, cambio, quizás el mejor de Cuba, slider de nivel y tenedor.

Otras futuras estrellas del pitcheo se encuentran en el equipo Isla de la Juventud. Un municipio con menos habitantes que el habanero 10 de Octubre. En el staff isleño hay 4 lanzadores con edades entre 18 y 23 años con un futuro promisorio.

Tres de ellos, Joan López, Jorge Despaigne y Héctor Mendoza venían enseñando buenas maneras en las categorías juveniles. Rectas poderosas. Hasta 96 millas. Rompimientos de nivel, que pueden mejorar aún más. Solo necesitan un entrenador de pitcheo con suficientes conocimientos que les ayude a subir otro escalón.

Los tres deben mejorar la mecánica en sus movimientos. Cuando físicamente maduren y fortalezcan el tren inferior y superior, sus rectas ganarán unas millas extras. Sus grandes problemas son el descontrol. Su porcentaje de strikes es pésimo. Y no saben trabajar la zona interior. Pero no todos los días usted se encuentra jóvenes lanzadores de 6 pies y tres pulgadas que mantenga la recta sobre 96 millas y lancen rompimientos endiablados.

Completa la cuarteta Raisel Iglesias. Aunque ya se encuentra en un nivel superior, debe pulir defectos. Integró el equipo Cuba en el último Clásico. Como relevista hizo excelente trabajo. Posee herramientas para llegar lejos. Recta de hasta 94 millas. Y una slider indescifrable que tira por el lado del brazo, al mejor estilo del Duque Hernández.

Madero en mano hay tres toleteros que sobresalen. Uno de ellos, José Dariel Abreu, inicialista cienfueguero de 25 años, hace rato dejó de ser una promesa. Lleva tres campañas dominando casi todos los renglones ofensivos. Con un metro 91 y 104 kilos de peso, ahora mismo es uno de los tres mejores bateadores cubanos. Si no el mejor.

A veces pierde la calma en el cajón de bateo. Algunos rompimientos le hacen daño. Al igual que una recta poderosa a los codos. Pero sabe hacer ajustes y en el próximo turno al bate te lleva la pelota tras las bardas con el mismo lanzamiento. A fuerza de batazos, se ha ganado ser el quinto palo en el equipo Cuba.

Otro joven jugador que se ha consolidado es el segunda base matancero José Miguel Fernández. Es segundo en promedio ofensivo en la Serie Nacional. Mide 1 metro 80. Batea a la zurda y hacia todos los ángulos del terreno. No es jonronero. Pero en momentos decisivos lo puede conectar. Es un bateador natural. Con cloche.

Dejo para el final a Yasmany Tomás. 22 años y 6 pies una pulgada. Todo músculo. Es oriundo de San Miguel del Padrón, municipio de La Habana. Juega los tres jardines con decencia y posee uno de los mejores brazos de la pelota cubana. También se desempeña en tercera y primera base. A día de hoy, es el mejor prospecto de fuerza en Cuba.

Conecta jonrones descomunales por las tres bandas. Tiene un swing casi perfecto. Saca el bate a la velocidad de la luz. Su gran defecto es que no acaba de comprender que en el béisbol, con 4 pelotas malas, también ayudas a tu equipo. Siempre quiere batear. Y los pitchers lo saben. Le lanzan rompimientos de home hacia fuera en zona mala y el impaciente Tomás le hace swing. En el corrido de bases es rápido.

Después de Kendry Morales, Industriales no había tenido un bateador de fuerza y nivel. Hasta que llegó Tomás. La pregunta que se hacen los fanáticos es si estos talentosos peloteros se mantendrán jugando en la isla. Piensan que si el gobierno de Raúl Castro no autoriza a firmar contratos en ligas profesionales, algunos de ellos podrían saltar la cerca.

Y es que las cifras de seis ceros en Grandes Ligas quitan el sueño. Sobre todo si se conoce que en Cuba solo las grandes estrellas olímpicas ganan  400 dólares mensuales.

Iván García

Foto: Yoan Moncada fue el único cubano incluido en el equipo Todos Estrellas del XIV Campeonado Mundial de Béisbol Sub 16, celebrado en 2011 en México. Tomada de BaseballdeCuba, sitio web del deporte nacional.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player