Home / Las Leyes de Laritza / Las culpas no caen del cielo

Las culpas no caen del cielo

Pago mi servicio social como egresada universitaria en un registro de la propiedad, una institución estatal perteneciente al Ministerio de Justicia, que se encarga de resguardar el tráfico jurídico inmobiliario.

Hace unos meses, al Ministerio llegó el último de cuatro anónimos, que acusaba de corruptos a los registradores y especialistas de Ciudad de la Habana. Se inició una investigación y se celebraron reuniones y entrevistas con los trabajadores.

El asunto, como era de esperar, llegó al plano político. Salió a relucir el enemigo eterno. El imperio (Estados Unidos) nuevamente atacando, ahora con anónimos, para dividir nuestras filas. Aquéllo parecía una indirecta directa. Mis superiores saben que soy periodista independiente.

En la isla, muchos de veras se creen que somos el ombligo del mundo, la manzana prohibida del país más poderoso del orbe. Y me surge una duda: ¿realmente los dirigentes cubanos creen que somos un tema prioritario en la agenda estadounidense? Incluso plantearon la idea de que “la mafia de Miami”, podría estar formando un nuevo registro de la propiedad, con certificaciones emitidas por  instituciones en Cuba.

En la investigación, preguntaron a los trabajadores cuáles eran las aéreas de mayor riesgo para propiciar la corrupción. Como siempre, la manía de no tocar el fondo del asunto. Las ilegalidades se acabarán en este país, cuando el trabajador no tenga necesidad de recurrir a la comisión de delitos para obtener ingresos y satisfacer sus necesidades individuales. ¿Será que el imperio también tiene la culpa de esto?

Como dice mi abuela, “las culpas nunca caen al suelo”. Si no existiera el “bloqueo” (embargo), otro gallo cantaría. Por eso en mi centro han robado cinco veces en tres años. Las dos últimas, después que cambiaron la marquetería de madera por la de aluminio. El ladrón poco a poco se fue llevando puertas y ventanas. Tal vez lo mandaron los yanquis, en su afán de destruir la revolución.

Lo cierto es que los platos rotos los pagamos los trabajadores. Malditos yanquis, por su culpa tenemos una jornada de ocho horas, sin almuerzo, un horario extendido, dos días a la semana (de 8:00 de la mañana a 7 de la noche), en las mismas condiciones. Y para protegernos de las agresiones, debemos cuidar los bienes estatales, porque son “de todo el pueblo”.

“La responsabilidad es de todos, no es sólo pedir al Estado, también hay que darle”, afirmó la directora provincial de Justicia. Si no aparece una persona dispuesta a ocupar la plaza de custodio, comenzarán las guardias obreras.  ¿Esto también lo planifica el imperio?

Otra manía revolucionaria más: exigir sacrificios. No importan los problemas personales, hay que ofrendarse en pos del bien común. Lo malo del caso es que llevamos cincuenta años esperando los resultados.

De todo tiene la culpa el imperialismo. Él es responsable de anónimos sobre la corrupción, de ilegalidades, robos al Estado y las miserias que pasamos los cubanos. Todo es minuciosamente preparado en las entrañas del monstruo. El gobierno de Estados Unidos no duerme pensando en nosotros.

El día que la dirigencia histórica deje de buscar un culpable por sus errores en el enemigo eterno, vendrán los cambios a Cuba. Para ello, es necesario que dejen de verse como el ombligo del mundo y la manzana apetecible de Adán, y piensen más en las necesidades de los cubanos.

Laritza Diversent

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

2 comments

  1. Me encantan tus pots, por la claridad de tus palabras.
    Gracias por compartirlos con todos y no dejes de hacerlo.
    Un saludo!!

  2. Querida Laritza, te felicito por la valentía de denunciar la corrupción de tu país. Yo no tengo ni una duda de lo que cuentas porque cuando el poder lo tiene una persona, grupo o institución y la libertad es cercenada la corrupción es inevitable. Todas las dictaduras son iguales. Pero, hay una cosa que me llama mucho la atención: ?Por qué en las dictaduras que se dicen de izquierda el pueblo tiene mas miedo a reaccionar? En nuestro caso, contra pinochet, una dictadura sanguinaria salíamos igual a protestar y siempre habían muertos. Otra forma de protestar toda la población fueron los cacerolazos. Todo el mundo desde sus casas hacía sonar una olla. Soplones habían en todas partes. Claro que no creo que tan numerosos como en cuba. La otra pregunta es ?por qué la gente se vende para ser un soplón? La libertad es una necesidad humana que todos, incluso los dictadores la desean. Aunque ellos coarten la libertad de los otros. Pero, para ellos, la libertad es una necesidad. Entonces, tenemos que luchar por ella sea cual sea el régimen político. El problema de Uds. es que las izquierdas de todos nuestros países usaban cuba como ejemplo revolucionario. Hoy día, aunque se han cambiado de lado callan el problema de la isla. También es cierto que USA obligo a nuestros gobernantes títeres del imperialismo a hacer un bloqueo comercial criminal contra cuba. El miedo que tenían era que si el modelo cubano era exitoso latino América se convertiría al socialismo. Digo socialismo y no Marxismo, porque ninguno de los gobiernos que se dice socialista es marxista. Al contrario, han convertido a Marx en un ser diabólico, porque todo el mundo cree que Marxismo es el régimen de la urss, de mao y cubano. Todas dictaduras. Sobretodo la de Stalin que fue tan asesina como la de hitler. Era tan anti marxista que mandó a fusilar a quien organizó el instituto karl marx de la urss por haber recolectado todas las obras de Marx. De ahi inventaron que había una escisión el pensamiento de marx, el marx viejo y el marx joven. Todas mentiras para justificar lo injustificable. Yo no soporto ningún tipo de dictadura, tenga el nombre que tenga. Por eso apoyo tu postura de denuncia. Yo creo que educando el pueblo, no adoctrinando, se puede avanzar hacia un mundo verdaderamente libre. Pero, hay mucha gente aun que no quiere pensar, no quiere saber nada para no tener problemas. Sucedió en tiempos de hitler, de stalin , cuba, pinochet y otros. La verdad es que no entiendo esa postura.? Es que son demasiado cobardes que no se atreven ni a pensar? No tengo respuesta, pero por mi parte yo quiero hacer o que pueda para ayudar a que los hombres sean libres y que la miseria no exista en el mundo.

    Un abrazo fraterno de un chileno en brasil

    washington

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player