Home / La Carpeta de Iván / Cuba: Día Cero podría ser el 1 de diciembre
Cuba: Día Cero podría ser el 1 de diciembre
Esquina de Tejas, céntrica vía habanera - Tomada de Findery

Cuba: Día Cero podría ser el 1 de diciembre

Desde el sábado en la tarde Wilfredo, 56 años, quien durante doce horas pedalea un bicitaxi por las angostas calles de La Habana Vieja, comenzó a remendar el techo de su ruinosa habitación ubicada en una cuartería del populoso barrio de Colón. Un litro de ron barato, para animarse, algunos clavos reciclados y trozos de chapas metálicas fueron utilizados como parches para sellar las filtraciones que pudiera provocar las lluvias acompañantes de la tormenta tropical Eta.

Sus dos hijos y algunos vecinos le ayudaban en la reparación o daban consejos. Desde un equipo de audio retumbaba la voz ronca del Micha, reguetonero de La Habana profunda que ahora radica en Miami. “Todos los años, por esta época de ciclones, siempre es igual, buscar pedazos de tejas o manta impermeabilizante para reparar el techo, además de comprar velas, pan y comida enlatada. Porque lo que sí es seguro que al paso de un huracán el gobierno quita la electricidad”, dice Maritza, esposa de Wilfredo, mientras pela plátanos, boniatos y ñame para preparar una caldosa.

Wilfredo añade: “Este 2020 ha sido un año maldito. Pandemia, crisis económica y no hay manera de empatarse con un dólar. Las tiendas por chavitos (cuc) están pelá. Nadie está vendiendo velas. Tuve que dispararme una cola larguísima para comprar pan. Y los ahumados ni se diga. Una libra de jamón ronda los 90 o 100 pesos. Todavía no han aumentado los salarios y ya los precios se han disparado. Lo único que se puede comprar barato, a 20 pesos el litro, es el ron maluchero que venden en las bodegas”.

Aunque La Habana no será de las provincias más afectadas por el paso de la tormenta Eta, las lluvias intensas suelen ocasionar derrumbes en una ciudad donde el 40 por ciento de las viviendas presentan un estado constructivo de regular a pésimo. “Es raro que en un aguacero de mediana intensidad no provoque derrumbes en la capital. En los municipios Cerro, Habana Vieja y Centro Habana hay alrededor de cinco mil edificaciones consideradas inhabitables. Hace más de 30 años el Estado no rehabilita los edificios, muchos de los cuales tienen más de un siglo de construido. Los recursos se utilizan en remodelar el sector turístico o construir hoteles de lujo”, apunta Óscar, arquitecto que laboró en la firma Habaguanex.

Para el matrimonio de Gladys y Josué, maestros los dos, la preocupación es otra. Con esfuerzo personal han podido reparar su casa ubicada en un antiguo garaje del Vedado habanero. “Cada vez que hay penetraciones del mar tenemos que recoger la cama con sus colchones, el refrigerador y otros muebles y guardarlos en un lugar seguro. Nosotros residimos a una cuadra del malecón y el agua llega a superar el metro de altura”, expresa Josué y muestra una antigua marca en la pared: “Hace dos años las aguas subieron un metro y treinta centímetros”.

Según el metereólogo José Rubiera, es probable que la tormenta tropical no provoque grandes penetraciones del mar, aunque indicó que en algunas zonas del Vedado el mar pudiera penetrar hasta 200 metros. Pero el tema del momento en La Habana no es precisamente la tormenta tropical Eta.

En las colas de los bancos, comercios y tiendas se rumora que el próximo 1 de diciembre arrancaría la reunificación monetaria y la reforma salarial. Bueno, reunificación no es la palabra exacta, porque el dólar se mantiene como la moneda con mayor poder adquisitivo. Con divisas se pueden comprar electrodomésticos, mobiliario y alimentos que no se ofertan en el mercado de los devaluados pesos convertibles (cuc).

Una funcionaria de una empresa aclara que “si no sucede nada extraordinario, el 1 de diciembre comenzaría el llamado Día Cero. Todavía no hemos recibido la confirmación por parte de las autoridades, pero ya el personal financiero y administrativo se adiestró en todos los protocolos. Lo más razonable es iniciar la nueva contabilidad a partir de enero de 2021. Hay otras pistas. Las empresas que compran insumos en entidades locales, no han podido facturar esperando los nuevos precios. Y no debe dilatarse, pues son insumos, como la harina de trigo y otras materias primas, que son básicas en la elaboración de alimentos de primera necesidad”, opina la funcionaria y añade:

“El 1 diciembre se le daría un adelanto a los trabajadores, para que pueden afrontar la subida de precios. En mi empresa, por ejemplo, cobran los días diez de cada mes, pero el 1 de diciembre se les adelantaría mil o dos mil pesos, de acuerdo a su escala salarial. Los profesionales ganarían salarios mayores. Y las empresas exportadoras o altamente productivas pueden ganar varias veces su salario. No hay tope”.

Un contable de ETECSA, única empresa de telecomunicaciones en la Isla, asegura que el “1 de diciembre comenzaría a aplicarse el ordenamiento salarial. Según me han dicho, un ingeniero de la empresa devengaría un salario entre ocho y diez mil pesos. Y las utilidades se cobrarían cada tres meses”.

Una gerente de una sucursal del Banco Metropolitano,confirma que “están entrando grandes volúmenes de billetes de alta denominación a nuestras bóvedas. Y el pago de los jubilados del mes de diciembre está en stand by. Eso me hace suponer que el 1 de diciembre empieza el ordenamiento”.

La tasa cambiaria exacta del peso contra el dólar parece ser el secreto mejor guardado. Pero siempre hay filtraciones. Un empleado del Ministerio de Economía señaló que “la tasa cambiaria en la que se trabaja será fija. Y todo parece indicar que sería de un dólar por 28 pesos cubanos (cup). Eso pudiera cambiar y podría oscilar entre 22 y 28 cup, porque el gobierno no quiere arrancar el ordenamiento monetario con una devaluación tan marcada del peso, pues incidiría en una vertiginosa inflación. Aunque en un principio, por falta de liquidez, los bancos y las CADECAS (casas de cambio) no venderán divisas a la población. Eso obliga a muchas personas a comprar divisas en el mercado negro, donde un dólar ahora mismo se cotiza entre 36 y 40 pesos”.

Después de remendar el techo de su precaria habitación, para prevenir las goteras que pudieran provocar las lluvias que acompañan a la tormenta tropical Eta, Wilfredo y su esposa Martiza conversan sobre los pros y contras del inminente ordenamiento salarial: “Puede que un viaje en bicitaxis cueste 50 pesos, el doble que ahora. Pero no se hace nada si una guayaba te la venden a 20 pesos y un limón a 30. Y en las tiendas por divisas un refrigerador seguirá costando 20 mil o 50 mil pesos, inalcanzable para el trabajador promedio. Lo que el gobierno debiera hacer es comenzar a vender a plazos. Es la única forma que la gente en Cuba pueda prosperar un poco”.

Para la mayoría de los cubanos, una reforma monetaria no tiene sentido si no viene respaldada con variadas ofertas de mercancías y servicios. Es la clave que evitaría que se disparara una inflación descontrolada. Mientras, los estantes vacíos de los mercados estatales anuncian que hay poco para vender. Incluso teniendo dólares.

Iván García

Foto: Esquina de Tejas, céntrica vía habanera que se comunica con tres municipios: Cerro, Centro Habana y Diez de Octubre. Tomada de Findery.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.