Home / La Carpeta de Iván / La otra cara de los médicos cubanos en el exterior
CALMA EN COMERCIOS TRAS COMPRAS NERVIOSAS DE FIN DE SEMANA POR DEVALUACI”N

La otra cara de los médicos cubanos en el exterior

Es cierto. Su labor es encomiable. En los 48 años que Cuba lleva enviando personal de salud a naciones de África, Asia y América Latina, cientos de miles de seres humanos han sido curados o sus vidas salvadas. Enhorabuena.

Pero debido a las penurias y carencias que desde hace medio siglo azotan a la isla, el personal sanitario ha aprovechado esas ‘misiones internacionalistas’ para reunir dinero y comprar enseres en beneficio suyo y de sus familias. Derecho tienen.

Después de tomar café, el doctor Elías volvió de nuevo a sacar cuentas. La noche anterior, antes de volar a Caracas, luego de hacer el amor con su esposa, en su calculadora china verificó que en su tercer viaje a Venezuela, como parte del trueque de médicos por petróleo que el gobierno cubano ha diseñado para mantener funcionando la raquítica economía local, podría terminar de reparar su casa.

Elías es uno de los más de 39 mil médicos, enfermeras y técnicos que actualmente prestan “ayudas solidarias y desinteresadas” en más de 70 países. Aunque ya no es tan solidaria y desinteresada. Raúl Castro sacó de su alforja el ábaco y comprobó que es ventajoso intercambiar doctores por cosas de valor, sea petróleo o dólares contantes y sonantes.

Ya quedó atrás la época de dar lo que no sobra sin recibir nada a cambio. Para calmar la conciencia de los marxistas tropicales, siempre quedarán países como Haití o alguna república perdida de África, donde los gastos corren a cuenta de la casa.

Pero si por pura necesidad -recuerden que la ideología no se come-, el gobierno con la ayuda de médicos y especialistas ha creado su timbiriche estatal en cualquier latitud de la geografía tercermundista, qué decir de los protagonistas.

Desde siempre, médicos y especialistas se han afilado los dientes a la hora de prestar servicios lejos de su patria, sea en Johannesburgo o Puerto Cabello. Antes, cuando tener dólares era un delito, venían cargados con camisetas y jeans, comprados por cantidades en pulgueros. Esa  pacotilla, vendida en el mercado negro cubano, reportaba unos cuantos miles de pesos que ayudaban a reformar la casa, pagar el auto ruso otorgado por el régimen o celebrarle los 15 a la hija.

Un viejo zorro como Elías, cansado de viajar por medio mundo a nombre del ‘internacionalismo proletario’, mejor que nadie sabe lo que reportan los viajes al extranjero. “A Haití se va para ganar ‘puntos’ (méritos revolucionarios). Tras seis meses en Puerto Príncipe, entre enfermedades y miserias, uno puede palabrear con el jefe un destino más soportable, donde se pueda ‘jinetear’ dinero y pacotilla de la buena”.

Para los médicos cubanos, Sudáfrica es lo máximo. “Pagan bien y si tienes buenos contactos puedes hacer mucho dinero practicando abortos”, señala Ramiro, galeno jubilado que gracias a sus tres años en Ciudad del Cabo pudo comprar un auto y permutar su incómodo apartamento por una casa de cuatro habitaciones y un garaje.

Ciertas ventas de ropa en tenderetes y bazares por cuenta propia en la capital, existen gracias al personal de salud que cumple servicio en Venezuela y Ecuador, entre otros países de la región. Y también, claro, a cubanos dedicados a comprar mercaderías al por mayor y reenviarlas a la isla.

“Me he vuelto un lince. Antes de partir hacia el país a donde me han asignado, por internet veo los precios de ropa, calzado, teléfonos móviles, reproductores de dvds, ordenadores y televisores de plasma. Calculo los gastos y los beneficios que me reportarían. Corro la voz entre familiares y amigos y me voy  ya con una lista de artículos de valor que a mi regreso tendrán una venta segura”, cuenta Mariano, quien varias veces ha prestado ayuda médica en naciones sudamericanas.

Hace cinco años, el doctor Elías pudo haber hecho el negocio de su vida. “Me seleccionaron para integrar la brigada Henry Reeve, organizada por Fidel Castro con la intención de prestar socorro a los damnificados del huracán Katrina en Nueva Orleans. Imagínate qué cantidad de cosas hubiera podido traer si se hubiese realizado ese viaje a Estados Unidos”.

Con antelación a su partida, los médicos y especialistas  compran dólares en el mercado negro. E doctor Elías acaba de comprar 2 mil dólares. “En Caracas los cambio por la zurda y gano miles de bolívares. Los fines de semana los dedico a  rastrear tiendas y mercadillos, en busca de ropa, zapatos y electrodomésticos baratos. Lo bueno de trabajar en barrios marginales es que puedes comprar mercancía robada o traída ilegalmente de Colombia o Brasil a precios muy bajos”.

Lo malo es la familia y la violencia. “La violencia en Caracas se puede evitar no saliendo de noche. Y la familia, sí, está lejos, pero la tengo presente todos los días. Al fin y el cabo, este ‘trapicheo’ lo hago para que los míos vivan mejor”.

Iván García

Foto: Tienda de electrodomésticos en Venezuela.

Leer también: Chávez paga a Castro más de 200 mil dólares al año por cada médico cubano; Huída de médicos cubanos desde Namibia; Los doctores cubanos; Los médicos cubanos van donde están los desposeídos y Ultraje y esclavismo.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player