Home / Las Crónicas de Raúl / Guerras privadas
2A.-Alejandrina la esposa de Diosdado González

Guerras privadas

La iglesia cubana anunció la liberación de cuatro prisioneros políticos que no pertenecen al llamado Grupo de los 75. Esa medida, más que un gesto humanitario y decente, es una mampara de bagacillo que el Gobierno instala como un mago en los barrotes de las cárceles para disimular que una dama de blanco y dos prisioneros de la Primavera Negra de 2003 están en huelga de hambre.

Fue Alejandrina García de la Riva, esposa del preso Diosdado González, la que comenzó la protesta el viernes pasado en su casa del poblado de El Roque, en la provincia occidental de Matanzas, porque considera que «el Gobierno cubano no ha respondido satisfactoriamente y no ha cumplido con los acuerdos».

El plazo de la negociación para liberar a los presos políticos, respaldada por la Iglesia católica y la cancillería española, se cerró el 7 de noviembre de 2010.

El martes se sumó a la huelga Diosdado González, encerrado en el Combinado Sur de Matanzas, y el miércoles lo hizo el periodista Pedro Argüelles Morán, que está condenado a 20 años en la cárcel de Canaleta, en la provincia de Ciego de Ávila.

Los dos hombres pertenecen al grupo de 11 prisioneros que se niegan a ser deportados a España. Quieren que se les libere en Cuba para continuar su vida y su trabajo en el país donde nacieron.

Ellos cumplirán en marzo ocho años en los centro penitenciarios. Son médicos, ingenieros, activistas, comunicadores o bibliotecarios sin ínfulas de líderes carismáticos. Gente que fue a parar a los calabozos y a las celdas de castigo, entre otras cosas por avisar con anticipación y lucidez que Cuba iba de cabeza al abismo donde ahora la pueden ver y describir los impávidos dirigentes de la nomenclatura.

El Gobierno les ha declarado una guerra particular. Una ofensiva de desgaste. Una labor en la que los jefes y la servidumbre, desde los palacios, desafían a 11 cubanos que sobreviven en la miseria, enfermos, indefensos, en peligro y separados de su familia.

A los totalitarios, acostumbrados a la obediencia con sólo un gesto de soberbia, les molestan estas personas por su capacidad de resistencia y porque han elegido una forma del coraje que tiene su origen en la tenacidad y el amor. Nunca en la ambición y el odio.

Es una contienda donde sobresale la tropa que está en el poder. Eso le da resonancias a sus operaciones. El enemigo está oculto y en desventaja. Pero los relojes caminan al mismo ritmo para todo el mundo.
El Gobierno no los soporta en el país. Los quiere lejos o encerrados porque cree que la libertad de ellos es contagiosa.

Raúl Rivero

Foto: Alejandrina García de la Riva, en casa de Laura Pollán, antes de declararse en huelga de hambre.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player