Home / La Carpeta de Iván / Descalificado Dayron, Lázaro Borges sorprende en la pértiga
1 dayron

Descalificado Dayron, Lázaro Borges sorprende en la pértiga

El cubano Dayron Robles sigue con su mala racha. El titulo del mejor hombre de la tierra en los 110 metros con vallas vuelve a esfumársele. Le ha sido esquivo. Daegu se convirtió en una maldición para el guantanamero, campeón olímpico de Beijing y recordista mundial con 12.87.

El lunes 29 de agosto, al filo de las 8:25 de la mañana (hora de Cuba) los tres grandes de la temporada, Robles, el chino Liu Xiang y el estadounidense David Oliver se aprestaron a tomar la largada, hombro con hombro, por los carriles del centro.

La tensión se podía fotografiar en la pista azul de Daegu. Por la carrilera 3, Robles parecía sereno. La procesión iba por dentro. A decir verdad, el cubano no había tenido una buena competencia. En las clasificaciones y semifinales había ocupado segundos lugares con tiempos mediocres para un atleta de su estirpe. Liu y David tampoco eran nada del otro jueves.

Cierto que la pista sudcoreana se ha tornado lenta para los velocistas. Han tenido que correr con viento en contra. Su casta los llevó a la final. Pero nada de nada con las auguradas buenas marcas. El nuevo campeón mundial, justo decirlo, el gringo Jason Richardson había sido el mejor. Marcó 13.11 en semifinales. Una cota mediocre para Oliver, Xiang o Robles.

Oliver fue perdiendo fuelle en la temporada. Su formidable 12.94, lo mejor del año, marcado en Obregón, Estados Unidos, el 4 de junio, ni siquiera lo había rozado. Liu compitió en esa misma carrera y cronometró un esperanzador 13 flat. Luego desapareció de la escena y se refugió en Shanghai. El chino deseaba tomar por asalto el primer lugar del ranking.

Dayron no se durmió en los laureles. Después de un 2010 para el olvido, aquejado de lesiones, se tomó en serio demostrar en Corea del Sur que era el mejor corredor de vallas corta en los últimos cinco años. Aunque la lid no sería coser y cantar.

Su preparador, Santiago Antúnez, planificó una campaña comedida. Nada de excesos, como en 2009 o 2010 donde corrió 16 veces. Compitió lo justo. Y aunque sus marcas no fueron las mismas de hace un par de años, donde bajaba con frecuencia de los 13 segundos, siempre ganó en los Grand Prix.

Robles llegó a Daegu para confirmar su reinado. Tenía un interés extra. Nunca había subido a lo más alto del podio en un mundial de atletismo. Quería quitarse ese mal sabor de boca.

En la carrera final arrancó como nunca. Y a la altura de la tercera valla encabezaba la competencia. Oliver se quedó sentado en la partida. Liu tampoco reaccionó rápido al disparo de arrancada. Pero no se notaba a un Robles sobrado de fuerzas. Sobre la séptima valla, en un gesto involuntario, agarró la mano del chino, descompensándolo en su galopada.

A esa altura de carrera, ya Liu había abierto turbinas y Robles podía sentir su aliento. Mientras, por la calle dos, el estadounidense Richardson, el más regular en este mundial, remataba con la potencia de un Chrysler justo en la raya.

Así y todo, Dayron lo mató en la meta por un pelo. Y las cámaras fueron a por él. Horas más tarde se daba la mala noticia: Robles había sido descalificado por su contacto con Liu en la séptima valla. Vuelve a fracasar el de Guantánamo en su empeño por obtener un titulo mundial. Otra vez.

Parecía que el lunes iba a ser una jornada grande para Cuba, pues justo en ese momento su compatriota Lázaro Borges se empinaba hasta los 5 metros 90 centímetros, récord nacional, y se colgaba una sorpresiva medalla de plata.

Incluso pudo haber obtenido la de oro en su segundo intento sobre 5.95. Sólo por un detalle técnico no dejó atónitos a sus rivales en Daegu. Hubiese sido, y de hecho lo es, un sorpresón mayúsculo.

Nacido en La Habana hace 25 años, Lázaro Borges era un don nadie. Para todos. Los comentaristas locales poco sabían de él. La pértiga es un patito feo dentro del atletismo cubano.

Los saltadores se preparaban en el Estadio Panamericano, al este de La Habana, con pértigas desfasadas, que a ratos se partían en dos debido a su escasa calidad.

Durante mucho tiempo sus entrenadores habían solicitado pértigas de fibras de carbón a los federativos, para poder aumentar el nivel de sus atletas. Siempre recibían la misma respuesta. No hay dinero para tales gastos.

En el deporte cubano se gasta dinero en la preparación de un deportista cuando se le ven posibilidades de medalla. Y hasta el 2010, Lázaro Borges no apuntaba a grande. Eso sí, trabajaba a puro sol. Y soñaba.

Se le dio una oportunidad de entrenarse en Brasil y Europa, con buenas condiciones y pértigas sofisticadas. Y Borges demostró su talento. Elevó la cota nacional hasta 5.75. Los directivos empezaron a fijarse en él. Y no los hizo quedar mal.

Ya en Daegu, sus más encumbrados rivales ni siquiera lo conocían. Otro que viene hacerse un hueco. A buscarse un nombre, pensarían los grandes como el francés Renaud Lavillenie, número uno de la temporada en la pértiga.

Y ante la mirada anonadada de los especialistas, Borges llegó a la final. Y fue dejando tirado en la carretera a cada uno de sus reconocidos rivales. Ya se hizo un sitio en la élite mundial.

Pudo obtener un oro. No pudo ser. Dedicó el triunfo a su familia, “que ha estado siempre ahí, en los momentos malísimos. También va dedicado a todo el pueblo de Cuba y a mi entrenador, Rubén Camino”, declaró con euforia.
Hasta la fecha, Cuba viene teniendo una buena actuación, con una medalla de plata y dos de bronce. Aunque la ciudad sudcoreana de Daegu se ha erigido en un cementerio de superestrellas. Pregúntenle a los fenomenales Bekele de Etiopía y Usaín Bolt de Jamaica. O a Dayron Robles.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: taniaquintero3@hotmail.com

One comment

  1. Muy bueno el analisis de la carrera de Robles, y muy interesante la informacion sobre Lazaro Borges.
    Gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player