Home / La Carpeta de Iván / ¿Cuándo llegarán los cambios en Cuba?
cola-para-comprar-cerveza-en-el-carnaval-de-santiago-de-cuba

¿Cuándo llegarán los cambios en Cuba?

Como un culebrón, las marchas y revueltas en Túnez y Egipto fueron seguidas en Cuba por personas comprometidas con el futuro de su país, tal es el caso de opositores, periodista independientes y blogueros.

Aquellos ciudadanos deseosos de cambios políticos y económicos, veían en la tele las opiniones sesgadas de especialistas locales y por onda corta escuchaban las noticias llegadas desde El Cairo.

En la cúpula del poder, los jefes analizaban los reportes con preocupación y caras largas. Tomaban nota. Otra autocracia se venía abajo. Sin líderes mediáticos, ni estrategas militares al pie de un cañón.

El papel protagónico de los acontecimientos en Egipto lo ejerció el pueblo. Desesperado por la pobreza y reclamando libertades. Un mensaje preocupante para los jerarcas criollos.
Los movimientos populares espontáneos tienen efectos impredecibles. Los Castro lo saben mejor que nadie. Tienen un eficiente aparato de espionaje que a diario les hace llegar el estado de opinión popular en la isla, bastante tenso por cierto.

Pero aún tienen margen de maniobra. Para un buen número de cubanos, lo ocurrido en Egipto fue una sinfonía distante. Sumidos en ese círculo vicioso de conseguir comida o reparar el techo antes que llegue la temporada ciclónica, le prestaron escasa atención al drama egipcio y sus cientos de muertos y heridos.

Cuando piensa en el futuro, esa parte de la población no se ve protestando en una plaza. Futuro, dicen, es vivir en una casa decente, desayunar, almorzar y cenar todos los días. Y si no ligan una visa USA, poder viajar a otros países.

Ahora, con esa zanahoria tendida por el gobierno, de la ampliación del trabajo por cuenta propia, creen que puede ser una oportunidad para cambiar su suerte.

Claro, a la hora de protestar, pesa el temor, lógico y humano, de recibir una andanada de golpes por fuerzas antimotines o que una bala termine con tu vida. La chispa que pueda prender una probable revuelta en la isla todavía está apagada.

Los Castro saben que la situación de Cuba tiene todos los ingredientes para derivar en protestas masivas. Hay similitudes que espantan. Esa misma desesperanza que empujó a millones de egipcios marchar hacia la plaza Tahrir es algo que están viviendo en carne propia los cubanos.

¿Cuándo llegarán los cambios? ¿De qué forma vendrán? ¿Revueltas populares o una transición lenta y controlada desde el poder?

Pronosticar el futuro es complicado. La Habana no es El Cairo. Pero en Cuba, definitivamente, ocurrirán reformas democráticas. Cuando una mayoría lo decida. Mientras, tumultos sólo se ven para comprar papas o cerveza a granel.

Iván García

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

3 comments

  1. Desde Sancti Spiritus, la periodista Ana Margarita Perdigón, en Payo Libre reportó que en la semana del 7 al 11 de febrero, en esa provincia se observó una intensa actividad encaminada a reactivar las llamadas “brigadas de respuesta rápida”, objetivo central es reprimir toda manifestación de descontento u oposición al régimen.

    Entre los centros escogidos para llevar a cabo un ensayo represivo, se encontraban el Banco Popular de Ahorro y la Terminal de Ómnibus.

    El marabú, símbolo generalizado de la ineficiencia comunista, fue utilizado para esos trajines. Los palos elaborados con la recia madera de los ejemplares más viejos de esa planta son los objetos contundentes distribuidos entre los “brigadistas”.

  2. Ana Margarita Perdigón, periodista independiente de la agencia Yayabo Press, en el sitio Payo Libre reportó que el pasado 1ro de febrero, en el agromercado sito en Avenida 26 y Calle 39, en la barriada habanera del Nuevo Vedado, durante varias horas, decenas de ciudadanos hicieron una cola de más de una cuadra de largo para adquirir papas. Despachaban 10 libras por persona.

    Alejandro González, quien estuvo en la fila desde horas tempranas de la mañana, comentó: “¡Menos mal que resucitó la papa, porque los precios de las otras viandas están por las nubes! Con los salarios que nos pagan no da ni para salir de la casa”. Otros clientes se quejaban de las dificultades para adquirir el tubérculo, que llevaba meses desaparecido del mercado.

    Una señora comentó: “En este país cuesta trabajo hasta comer papa. Tengo hasta mareos. Si no fuera por la necesidad que hay, no hago esta tremenda cola bajo el sol”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player