Home / La Carpeta de Iván / La Habana: Jineteras a la carta
364_1

La Habana: Jineteras a la carta

Cuando Román, un guantanamero alto y flaco, que lleva tres años residiendo clandestinamente en La Habana, siente deseos de sexo con antelación planifica sus juergas.

Luego de trabajar 12 horas vendiendo pacotilla textil y tenis de marcas piratas, en una feria montada en la calle Galiano que le reportan ganancias diarias entre 20 y 30 dólares, se va al cuarto precario que tiene alquilado por 40 dólares al mes en la barriada de San Isidro. Se baña y afeita. Se pone un jean vistoso y por todo el cuerpo se echa perfume fuerte y barato.

Para acelerar la líbido, se toma la mitad de una cápsula de Viagra, de las que en el mercado negro venden a dólar cada una. Antes, en un café cercano a la casa de la música de Centro Habana, con calma se bebe cinco o seis cervezas negras Bucanero bien frías.

Al rato, las putas comienzan a merodear. Dos son las maneras de hacer trato con las jineteras por moneda nacional. O esperas a que ellas desvergonzadamente se te acerquen a hacer sus ofertas, o por ese lenguaje corporal y universal de las prostitutas, te percatas en lo que andan.

Todo es fácil. A los hombres ávidos de sexo como Román ya los conocen los chulos de muchas jineteras. Hay para todos los gustos. Y precios. Igual te hacen una paja por 2 dólares en el baño del café donde estás tomando cerveza, que en un rincón oscuro de los tantos edificios desvencijados de La Habana, te la chupan con fruición. Siempre con un preservativo puesto.

Si quieres algo diferente, tienes la opción de las jineteras a la carta. Negras, blancas o mulatas. Lo mismo se te cuelgan dos del brazo, para hacer un cuadro de amor lésbico. Si pagas un extra, te las puedes llevar a casa. En ese caso, el chulo te pide “por favor no me las maltrate ni me les des drogas”.

A cualquier hora del día en ese kilómetro de la geografía habanera que comprende desde el barrio chino de la calle Zanja hasta el Parque Central, una legión de chicos tienen un ojo experto para detectar a los tipos que están en busca de jineteras.

Osvaldo, un mulato joven que dedica varias horas al gimnasio cada día, es uno de los que vive de sus mujeres. Tiene seis trabajando para él. “Vivo de mi pinga (pene). Fue lo que Dios me dio. Una buena verga y poder de seducción. Estuve una vez preso por proxenetismo. Pero esto es un negocio que deja dinero sin ensuciarte las manos. Ahora la policía está menos severa. Y trabajo sin tanta presión. Lo ideal es cuadrarles ‘yumas’ (extranjeros) a mis chicas. Pero hay ya muchos cubanos con plata y son más espléndidos que los extranjeros”, dice sin dejar de otear el panorama.

También existen las jineteras independientes, como Julianna. No tiene chulo. “Todo el dinero que hago es para mí. Tengo que mantener a mi madre enferma de los nervios y un hijo de 5 años. Después de la 8 de la noche le pago a una señora para que me los cuide a los dos y me voy pa’l ‘fuego’ (la calle). Me va bien”, confiesa. Lo único que ella exige es que el tipo tenga buena pinta y se bañe antes de hacer el sexo. “Ah, y que no sea tacaño”.

Dedicadas al ‘mercado de la carne’ (prostitución), varias casas se dedican alquilar en Centro Habana. Algunas son viviendas confortables y aire acondicionado, que suelen cobrar 5 dólares por una hora. Otras son verdaderos antros. Cuartos húmedos y calurosos que parecen más el escondrijo de un terrorista que un sitio para fornicar.

En estos cuartuchos cobran un dólar la hora. Son los preferidos por los cubanos de pocos recursos. Román, quien todos los meses gira dinero a su madre y tres hijos en Guantánamo, prefiere pagar cuartos baratos.

Todas las jineteras llevan consigo condones. Algunas, incluso, en su bolso guardan un afilado punzón o una navaja suiza acabada de amolar. “Es que a veces los tipos se ponen ‘malitos’ y, o no quieren pagar o nos intentan dar una tunda de golpes”, aclara Tatiana, otra de las jineteras por su cuenta pululan por la calle Monte.

Al caer la noche, las prostitutas se multiplican. Los chulos beben ron en bares y parques de los alrededores, mientras sus mujeres están ‘trabajando’, a su aire. La policía especializada con sus uniformes negros y sus perros pastores alemanes ya ni las ven. Es que son tantas las jineteras que asustan.

Iván García

Foto: Portada del libro La noche parió una jinetera (2006, editora Manatí, República Dominicana), de Olga Consuegra, escritora y guionista radicada en Santo Domingo. En el libro, 22 prostitutas cubanas en la República Dominicana cuentan cómo empezaron a jinetear en Cuba. Hoy son conocidas por los dominicanos como “jineteras importadas”. El único hombre entrevistado es el dueño de un prostíbulo.

En una reseña publicada en el Diario de las Américas en diciembre de 2006, el periodista Luis de la Paz escribió: “Muchas son graduadas universitarias (veterinarias, ingenieras), profesionales en distintos campos. Todas salieron de Cuba buscando una vida mejor y en la mayoría de los casos continuaron en el antiguo oficio. De manera que no fueron llevadas a la prostitución por su condición de emigrantes, sino conducidas a ese quehacer por la tiranía que gobierna Cuba, que ha convertido la prostitución en una manera de subsistir, algo en lo que, desafortunadamente, no se profundiza en el libro”.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: taniaquintero3@hotmail.com

3 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player