Home / La Carpeta de Iván / Cuba, con el hambre no se juega
Cuba con el hambre no se juega

Cuba, con el hambre no se juega

La última vez que Lázara y sus hijos comieron carne de res fue hace seis años, cuando compró cinco kilogramos en el mercado negro habanero. “Ahora una libra de carne de puerco está a 300 pesos. Y el que quiera comprar carne de res, sino tiene dólares, tiene que robarse una vaca. Una comida cualquiera no baja de 350 pesos en un negocio particular”, cuenta mientras pela tres plátanos verdes con un cuchillo sin cabo.

Con una pinza,Lázara gira la llave del gas. Busca el mechero encima de la repisa y prende la llama de su vieja cocina. “Hace tiempo que quiero comprarme una cocina nueva. Esta tiene más de 25 años, ya no da más. No tiene ni botones para encenderla. Es un peligro”. Luego en el sartén vierte un chorrito de aceite vegetal. “El litro me costó 600 pesos por la izquierda. Lo tengo que alargar por lo menos un mes. Apenas comemos nada frito. Y no es por cuidar la salud. Es por necesidad”.

Cuando se calienta el aceite, Lázara comienza a freír las mariquitas de plátanos. Su hija prepara una ensalada de aguacate y pepino. “El aguacate me costó 60 pesos, 25 pesos la libra de pepino, 36 pesos tres plátanos, a 12 cada uno. Un paquete de perritos (salchichas), 170 pesos. Puré de tomate me quedaba, no tuve que comprarlo. Para comer arroz blanco, perritos en salsa, mariquitas y ensalada he gastado 300 pesos. Hoy no podemos quejarnos. Casi siempre es arroz, una vianda y frijoles si tengo. Comer en Cuba es un lujo. Este es un país para locos”.

Lázara es madre soltera de dos hijos. “Tengo un osorbo (mala suerte) que pa qué. Mujer, negra y pobre. A recogerse”, dice e intenta sonreír. Prende un cigarro. Mueve la cabeza de un lado a otro. Siente que vive una pesadilla en tiempo real. “No es fácil. El padre de mis hijos nunca me ha girado un centavo. Cuando no está preso lo andan buscando. No me gusta que me cojan lastima. Lo único que quiero es una oportunidad. He trabajado toda mi vida y no tengo nada. Las carencias me superan”, confiesa y añade:

“Mi hija mayor estudia en un tecnológico y le hacen bullying por los zapatos feos y remendados que lleva. Al varón igual en la secundaria. Ninguno de los dos no tiene celulares ni ropas de marca. Y se alimentan poco y mal. La única proteína que comemos es huevo, salchicha, picadillo de soya y el pollo cuando toca por la libreta o me disparo una cola de siete horas. No se ve mejora por ninguna parte. Y yo si no tengo familia que me envíe un puto dólar ni que me saque de este infierno. Díaz-Canel y su gente son unos incompetentes. Tienen a la gente pasando hambre y después quieren que el pueblo los aplauda”.

Lázara devenga un salario de 2,640 pesos limpiando el piso en un policlínico al sur de La Habana. Para buscarse un dinero extra, lava ropa y revende pacotillas en el mercado informal. “No puedo ir al cine, al teatro o un cabaret. Todo el dinero que busco se va en comida”.

Al otro extremo del país, en la provincia de Guantánamo, Arletis, secretaria y madre de tres hijos, explica que “fuera de La Habana la situación es aun peor. Los apagones son de ocho y diez horas diarias y solo quienes parientes en la Yuma pueden comprar en las tiendas en MLC. Muchos hombres y mujeres están enviciados con el alcohol y un montón de muchachitas jóvenes se van pa’ La Habana a prostituirse. En Guantánamo comer arroz, frijoles, un huevo hervido y fufú de plátano es cosa de privilegiados. Y si haces una directa en Facebook quejándote de la situación, la Seguridad del Estado te desaparece”.

Arletis tiene un salario de 3,200 pesos y su esposo de 4,500, entre los dos ganan 7,700 pesos. “Y la estamos pasando negra. Mis hijos hace tiempo que no comen chucherías y ya ni tomar refresco podemos, porque un refresco gaseado cuesta cien pesos».

Miriam, maestra jubilada, recibe 200 dólares mensuales y su familia, además, le compra leche, alimentos y artículos de aseo en sitios online como Supermarket o Katapulk. «Aunque estoy muchísimo mejor que la mayoría, conseguir comida es un dolor de cabeza en Cuba. Tengo que cuidar a mi madre, postrada en un sillón de ruedas, pero gracias a mis familiares en Miami, no le faltan medicinas y pañales desechables, entre otras cosas que necesita una persona en su estado. Todo eso cuesta un montón de dólares y los precios en esos sitios son de infarto. Un verdadero abuso».

El régimen castrista ha montado un auténtico negocio con la emigración cubana. Los ordeñan como si fueran vacas. Empresas militares como GAESA y pequeños negocios de pesos pesados del régimen están enfocadas en captar los dólares que llegan de Estados Unidos. Han creado un holding empresarial que reinvierte los más de tres mil millones de dólares que según analistas económicos entra por concepto de remesas, en la construcción de hoteles de lujo y campos de golf exclusivos para extranjeros.

“Es un negocio sumamente lucrativo”, comenta un ex funcionario de CIMEX, empresa militar que administra cientos de tiendas en divisas en todo el país. “Al igual que Putin sufraga la guerra con Ucrania con el dinero de las exportaciones de petróleo y gas a los países de la UE, el gobierno cubano se financia con los negocios, la mayoría espurios, que han montado alrededor de las divisas, ya sea con la exportación de servicios médicos o el envío de remesas. Con las utilidades, que son en el orden del 240 al 500% en el caso de los artículos que se venden en comercios minoristas, y el sueldo de los profesionales de la salud donde se embolsillan el 70 u 80 por ciento, diseñaron esquemas financieros en paraísos fiscales y han invertido casi 20 mil millones de dólares en la construcción de hoteles en los últimos doce años”.

En opinión del ex funcionario de CIMEX, «todo ese entramado fue creado por Fidel con la apertura de Cubalse y Palco, dos empresas administradas por Abraham Maciques a finales de la década de 1970. Luego su hermano Raúl continuó el mismo esquema. GAESA es un gobierno dentro de un gobierno. No los controla nadie. Se desconocen sus ganancias. Son dueños de la mayoría de los negocios, que incluyen hoteles, gasolineras y la empresa de telecomunicaciones ETECSA”, afirma y añade:

«Las tiendas virtuales son negocios personales de altos funcionarios del gobierno. No cualquier funcionario. Solo los históricos o allegados a Raúl. Ramiro Valdés ha montado su chiringuito con COPEXTEL que tiene una tienda online que vende hasta motos eléctricas. Por un trabajo publicado en CubaNet, se supo que el negocio de flora y fauna de Guillermo García, conocido por la venta de caballos de raza, cuando a los excursionistas los trasladan en ómnibus a Varadero o a los cayos, se detienen en una cafetería de su empresa situada en la Autopista Nacional, a la entrada de Jagüey Grande, Matanzas, para que los turistas merienden. Un caso es el de Hugo Cancio, que al menos en papel es el dueño de Katapulk, sitio que gran parte de su oferta es importada directamente de Estados Unidos. Desonozco cómo él logró escalar hasta la cúpula del régimen».

Hugo Cancio, empresario cubanoamericano, es hijo de Miguel Cancio, ya fallecido, que fuera vocalista del grupo Los Zafiros. Un periodista que laboró en OnCuba News, que pertenece a OnCuba, plataforma de comunicación estadounidense fundada por Cancio en 2012, lo define como un tipo que le gusta alardear de tener mucho dinero y conexiones con altas instancias del poder. “Es pícaro y conoce al detalle cómo funciona el entramado de negocios en Cuba. Financió la película Locura Azul, un homenaje a Los Zafiros. Durante años, su empresa pública Fuego Enterprises Inc se ha dedicado a llevar artistas cubanos a Estados Unidos. El gobierno autorizó a OnCuba News a ejercer el periodismo, pero Cancio comenzó a contratar periodistas oficiales y no gustó. Antes de ser designado presidente, Díaz-Canel en un video que se filtró amenazó con cerrar OnCuba News. Pero de arriba, bien arriba, le soplaron que dejara tranquilo a Cancio. Cuando en 2018 Díaz-Canel estuvo en Nueva York, organizaron una recepción a la cual, entre otros invitados, asistió Hugo Cancio y Díaz-Canel lo saludó efusivamente. OnCuba News es un medio ‘independiente’ que la Seguridad no molesta. Hace un par de años abrió la tienda virtual Katapulk que vende comida y hace recargas telefónicas. Se rumora que está respaldado por la familia de Raúl Castro”, concluye el periodista.

Cierto o no, Katapulk es el único sitio de ventas online donde el propietario no es de la nomenklatura. Hugo Cancio vive a caballo entre La Habana y Miami. Abiertamente oferta productos importados directamente de Estados Unidos. Desde leche en polvo, sacos de arroz, cerdos en púa, compotas, jugos, cajas de pollo hasta jabones Palmolive y crema dental Colgate. A Susana, arquitecta, sus parientes en Madrid le recargan una tarjeta Visa que le permite comprar en Katapulk desde Cuba.

“Estas tiendas virtuales fueron diseñadas para exprimir a los emigrados. Los cubanos que vivimos en la isla no podemos comprar con la tarjeta MLC ni siquiera con dólares en efectivo. Es necesaria una tarjeta extranjera. Los precios son escandalosos. Una bolsa de cinco kilogramos de leche en polvo importada de Estados Unidos en casi 70 dólares; diez litros de helado, elaborado en la localidad habanera de Punta Brava por Lácteos Clamanta Gustó, en 49 dólares, y dos perniles de cerdo de 22 kilogramos en 167 dólares. Es un robo, pero las tiendas MLC están desabastecidas. No tengo otra opción”, admite Susana.

El ex funcionario de CIMEX, asevera que negocios como Katapulk dejan en evidencia la esencia totalitaria del régimen. “Con una crisis económica bestial, inflación galopante y un Estado que no tiene divisas para comprar alimentos al cash en USA, la pregunta es ¿por qué el gobierno no autoriza a emprendedores privados o a firmas extranjeras que importen alimentos desde Estados Unidos y puedan venderlos directamente? Las leyes del embargo no impiden a los particulares importar comida destinada a Cuba. Hugo Cancio, es un buen ejemplo. Supongo que no lo permiten para que sus lucrativos negocios no tengan competencia”.

Lázara, madre soltera de dos hijos, cree que algo debe hacer el gobierno para aliviar la situación económica. “No es solo la comida. Son muchas cosas más. Demasiadas necesidades. Los ratones cuando están acorralados se reviran. Con el hambre no su juega”.

Iván García

Foto: Un cubano selecciona los mejores tomates de los muchos echados a perder que alguien del agromercado de 19 y B, Vedado, decidió tirar en un contenedor cercano. Mercedes de Armas García es autora de la foto que con un breve comentario subió a su Facebook y después reproducida en medios oficiales e independientes.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Nuevo Encargado de Negocios de EEUU en Cuba

Nuevo Encargado de Negocios de EEUU en Cuba

La Embajada de Estados Unidos en La Habana anunció el lunes 25 de julio el nombramiento de un nuevo Encargado de Negocios, Benjamín G. Ziff, en sustitución del veterano diplomático Timothy Zúñiga-Brown, quien había asumido esa función en el verano de 2020.