Home / La Carpeta de Iván / Lázaro Yuri Valle Roca puede morir en la cárcel
Lázaro Yuri Valle Roca puede morir en la cárcel
Lázaro Yuri Valle Roca y Eralidis Frómeta Polanco en su casa, antes de la detención de Yuri en 2021

Lázaro Yuri Valle Roca puede morir en la cárcel

La activista opositora Eralidis Frómeta teme por la vida de su esposo. Contó a Diario Las Américas que el pasado lunes 22 fue la visita de Lázaro Yuri Valle Roca, 62 años, a la prisión de máxima seguridad Combinado del Este, ubicada a poco más de 15 kilómetros del centro de La Habana.

“Coincidió que el padre de Yuri, residente en Estados Unidos, se encontraba en Cuba y fue conmigo a la prisión. Lo metieron junto con su hermano en una oficina del penal casi dos horas con agentes de la policía política. A mí no me permitieron estar presente. Posteriormente fue que me dejaron entrar. En ese momento los agentes salieron, según ellos, a buscar a Yuri a su celda. Pasada media hora regresó el teniente coronel Pedro, de la Seguridad del Estado, a decirnos que solo íbamos a poder hablar con Yuri por teléfono”.

Según Eralidis, los oficiales le dijeron a la familia de Valle Roca que no iban a permitir la visita presencial porque el periodista independiente se niega a ponerse el uniforme del penal. “En ese momento se me cruzaron los cables y comencé a manifestarme. Luego de recibir amenazas de cárcel contra mí y de golpes para Yuri, nos dejaron verlo, aunque por muy corto tiempo. Me negaron el derecho de la visita completa, además de que esta tuvo lugar en una oficina que ellos llaman de protocolo”.

La esposa de Yuri denuncia que él sufre varias enfermedades, pero las autoridades del penal le niegan atención médica. “Físicamente está muy deteriorado, cada día más delgado, ha pasado varios meses sin acceso a sus medicinas y no se le brinda un tratamiendo médico especializado”.

Posteriormente, el periodista independiente fue conducido bajo un impresionante dispositivo de seguridad al Instituto de Medicina Legal, en Avenida Boyeros y Calle 26, a un costado del hospital Joaquín Albarrán. “Parecía que iban a traer a un terrorista connotado. La Seguridad del Estado nos pidió apagar los teléfonos celulares. Esto se llenó de policías y segurosos”, apuntó un trabajador del lugar.

¿Por qué llevaron a Valle Roca a Medicina Legal y no a un hospital para atender sus problemas de salud?, le pregunté a su esposa. “Fue llevado allí, porque el 30 de octubre de 2022 presenté una Solicitud de Licencia Extra Penal por diversos problemas de salud. Ahora hay que esperar 30 días para que salga el resultado del peritaje y ver qué respuesta me dan. El viernes 26 de enero se me notificó, sin ningún argumento, que le suspendieron su próxima visita conyugal”, respondió Eralidis.

La salud de Lázaro Yuri se ha agravado desde que fue arrestado el 14 de junio de 2021 por filmar y publicar en redes sociales un video donde se observaba a varios opositores lanzando octavillas con frases de José Martí y Antonio Maceo desde la azotea de un edificio en el municipio Centro Habana. Un año después, en julio de 2022, en un proceso sin garantías jurídicas, Yuri fue sancionado a cinco años de privación de libertad por los supuestos delitos de “propaganda enemiga de carácter continuado y resistencia”.

El Tribunal Provincial Popular de La Habana consideró que la organización Delibera, a la cual Valle Roca pertenecía, era “ilícita”. Junto al activista Alien Tijerino Castro, fue acusado también de realizar reuniones “con el objetivo de planificar acciones contrarias al sistema social y político en Cuba”. En octubre de 2022, Eralidis Frómeta advirtió que a su esposo le había salido una especie de tumor en la cabeza. Al mes siguiente, el preso político, fue ingresado de urgencia en el hospital de la prisión Combinado del Este.

Allí se le informó a Frómeta que le habían proporcionado tratamiento con antibióticos y ella pudo constatar que las lesiones que presentaba Lázaro Yuri en la cabeza habían mejorado. “Bien pudo haberse puesto en estado de gravedad con peligro para su vida, ya que casi el humor se le estaba regando. Por los fuertes dolores de cabeza y los calambres apenas podía mover la cabeza, sin contar dos especies de tumores que le habían salido en una zona pegada al cerebro”, recuerda Eralidis.

A inicios de 2023, Valle Roca fue diagnosticado con hipertensión. Su esposa denunció que se encontraba en un estado de salud crítico y no estaba recibiendo la atención médica que necesitaba para su pérdida de visión, la cual había aumentado. “Recibí una llamada de Yuri, y me dijo que se encontraba muy mal porque le habían vuelto a salir tumoraciones cercanas al cerebro”. Fue cuando Eralidis presentó una solicitud a la Fiscalía General en la que pidió que el periodista disidente fuera puesto en un régimen de mínima severidad, debido a su precario estado de salud.

Valle Roca secundó la denuncia de su esposa en una llamada telefónica con Radio Televisión Martí y agregó que su traslado a un campamento estaba aprobado y firmado desde hacía meses por la dirección de la cárcel. “Después de una acalorada discusión, la fiscal comprendió que debía aceptar mi declaración, que fue escueta y sencilla: la culpa de que no se me den beneficios en la prisión o de todo lo que me suceda o de que no me trasladen a un campamento es de la policía política y de Raúl Castro”, afirmó entonces Lázaro Yuri.

La demanda ante la Fiscalía General, Eralidis la interpuso el 6 de febrero de 2023 y estaba dirigida a los centros penitenciarios de Cuba. Al mes siguiente, se le respondió que a Valle Roca le habían negado el paso a régimen de mínima severidad porque no se había “reeducado”. Pero el 4 de septiembre de 2022, Lázaro Yuri recibió su primer pase y pudo estar tres días en su casa. De ese estancia, Eralidis dice que “fue muy triste, muy doloroso, muy fuerte, al ver las condiciones de deshidratación en las que él llegó”. Su familia aprovechó y lo llevó al hospital para le examinaran la pérdida de visión que padece, pero el equipo no estaba disponible.

El 4 de octubre de 2023, Frómeta denunció que su esposo había sido golpeado por guardias del Combinado del Este. “El teniente Irán, segundo jefe de la prisión, llevó a Yuri a un consejo de dirección, desconozco los motivos. Cuando llegó quería que Yuri se parara en firme. Pero no lo hizo. Ahí mismo el oficial mandó a esposar a Yuri y junto con otro de sus sicarios le cayeron a golpes”.

Eralidis lleva dos años y medio denunciando el deterioro de salud de su esposo y que no ha recibido la atención médica adecuada para las enfermedades que ha contraído en la cárcel. Diversas organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) han alertado sobre el deterioro de salud del periodista independiente y han exigido su liberación inmediata.

“Con total impunidad de sus acciones, Cuba sigue violando preceptos internacionales sobre los derechos humanos de los encarcelados a recibir atención médica, a un trato digno y a gozar de un proceso legal justo”, dijo Jorge Canahuati, presidente de la SIP.

Yuri es nieto de Blas Roca Calderío, líder del Partido Socialista Popular, de orientación comunista, y uno de los dirigentes más importantes que había en Cuba cuando Fidel Castro llegó al poder en 1959. Roca Calderío, fallecido en 1987, fue uno de los redactores de la Constitución de 1976, un calco de la Carta Magna estalinista de 1936; en 1974 tuvo a su cargo la implantación de los órganos del Poder Popular en el país y en 1976 fue el primer presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, un parlamento que aprueba por unanimidad todos sus decretos.

Un abogado consultado por Diario Las Américas considera que en el expediente de Valle Roca no “se ha cumplido el debido proceso y han pesado más las directrices políticas que las jurídicas. Casos como el suyo solo son sancionados penalmente en regímenes totalitarios donde los tribunales no son independientes del Estado y no existe presunción de inocencia ni Habeas Corpus. Es un caso que no lleva siquiera una multa administrativa. Sancionarlo a cinco años de prisión fue una aberración jurídica, pero sobre todo una medida ejemplarizante de castigo para intimidar a otros cubanos que cuelgan videos contestatarios en las redes sociales. Además de una sanción injusta y desproporcionada, a Lázaro Yuri se le están violando sus derechos como recluso. Al ser la primera vez que es encarcelado, como ya cumplió la mitad de la condena, debió ser liberado”.

Mientas tanto, tras 31 meses de cárcel, la salud de Lázaro Yuri Valle Roca continúa deteriorando. Eralidis Frómeta, su esposa, teme lo peor.

Iván García

Foto: Lázaro Yuri Valle Roca y Eralidis Frómeta Polanco en su casa, antes de la detención de Yuri en 2021. Tomada de Diario de Cuba.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: taniaquintero3@hotmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Cuba: 65 años de inmovilismo

Cuba: 65 años de inmovilismo

En algún momento del verano de 1987, mi madre Tania Quintero Antúnez, 81 años, por esa fecha periodista del sistema informativo de la televisión estatal, se reunió en una oficina del Comité Central del Partido Comunista con el ideólogo Carlos Aldana Escalante, al frente del Departamento de Orientación Revolucionaria,