Home / La Carpeta de Iván / Aumentan los suicidios en Cuba 
Aumentan los suicidios en Cuba 

Aumentan los suicidios en Cuba 

La clínica para enfermedades mentales del municipio Diez de Octubre, al sur de La Habana, es una casa de portal amplio pintada de ocre y escoltada por vetustos framboyanes que bordean la avenida Santa Catalina. Llamémosle Dania a una sicóloga con veinte años de experiencia profesional que allí trabaja contó lo siguiente:

“Los suicidios y conductas suicidas han aumentado un 23% en los últimos cuatro años en el municipio Diez de Octubre, el más poblado de la capital y el tercero del país detrás de los municipios cabeceras de Santiago de Cuba y Holguín. Hay un dato preocupante: si hace una década, la mayor parte de los que se quitaban la vida, o lo intentaban, eran personas de la tercera edad, principalmente hombres que vivían solos, en estos momentos se ha disparado el suicidio de jóvenes y adolescentes en edades comprendidas entre los 12 y 35 años”.

“El suicidio en Cuba, históricamente, está entre las primeras diez causas de muerte. El porciento por cada 100 mil habitantes se ha mantenido por encima del 12 y el 15 por ciento. Pero a partir de 1972, las tasas crecieron hasta colocarse entre las primeras a nivel mundial y el cuarto en América Latina. En 1982 se alcanzó un récord nefasto al aumentar los suicidios hasta el 23,2%”, señaló la sicóloga.

En una exhaustiva investigación realizada hace dos años por la periodista independiente Claudia Padrón y publicada en CubaNet, a partir de datos ofrecidos por el gobierno cubano, la OMS y el Banco Mundial, se revela que entre 1980-1995, la tasa de suicidios en la Isla estuvo por encima de los 20 por cada 100 mil habitantes. Solo Hungría y Austria superaban esas cifras en el mundo.

El mayor pico de suicidios en Cuba fue en 1994 y coincidió con la aguda crisis económica del Período Especial, cuando se registraron 2,507 decesos. Según la investigación de Padrón, las causas son multifactoriales y pueden responder a diferentes patrones de acuerdo al rango de edad, sexo, religión, salud mental, presencia de enfermedades crónicas y disponibilidades de recursos financieros.

Otros factores determinantes son la pobreza extrema, la emigración y el estigma social. Las cifras de suicidios en Cuba habían descendido en el año 2000, aunque seguían considerándose altas. Pero con la llegada de la pandemia en 2020, las autoridades sanitarias reportaron 1,548 suicidios, casi cien más que en 2019 y la tercera cifra más altas del siglo XXI.

La tasa más alta de suicidios en los últimos años fue en la provincia La Habana con 205 decesos. Sin embargo, asegura el artículo de CubaNet, esto no significa que sea el territorio con mayor tendencia a inmolarse si tenemos en cuenta su elevada población. Holguín ha sido la provincia con mayor tasa ajustada de suicidios con 10,8, seguida de Mayabeque (10,6), Villa Clara (10,5), Las Tunas (10,4) y Sancti Spíritus (10,4). Holguín, Sancti Spíritus y Villa Clara figuran entre las cinco provincias más envejecidas del país, y el envejecimiento poblacional se considera un factor de riesgo.

¿Cuáles pudieran ser las causas que han provocado el aumento del suicidio en Cuba en los últimos tres años?, le pregunté a la sicóloga. Hace una pausa, hurga entre sus notas, y responde: “Cualquier análisis que se haga es relativo, porque países muy pobres como Haití o Somalia, auténticos estados fallidos, las estadísticas de suicidios son menores que en Cuba. Mientras Corea del Sur y Noruega, economías muy desarrolladas del Primer Mundo y donde apenas existe pobreza, tienen de las más altas tasas de suicidio en el mundo”.

“En nuestro caso, sin dudas, la crisis económica y la falta de futuro inciden notablemente. Lo más preocupante son las conductas suicidas entre los adolescentes. A veces atentan contra sus vidas por bullyng en la escuela o el barrio o por acoso sexual de un familiar. Ha aumentado considerablemente  la depresión y el estrés entre los jóvenes. Muchos se hunden y se refugian en el alcohol, las drogas y en comportamientos delictivos. Pero la crisis económica no es el único factor que incide”, asegura la especialista.

Un reporte del periódico oficial Escambray, de la provincia de Sancti Spiritus, a unos 300 kilómetros al este de La Habana, informaba que alrededor de 200 adolescentes son ingresados cada año en instituciones sanitarias espirituanas por su conducta suicida. Entre las causas para intentar quitarse la vida están la disfuncionalidad familiar, el rechazo a su identidad de género < el uso inadecuado de las redes sociales.

En el periódico Esmcabray se señalaba que en el periodo comprendido entre 2013 y 2017, 8,954 cubanos se quitaron la vida. De ellos, 389 residían en Sancti Spiritus, la mayoría por conflictos personales y familiares.

En 2017, el número de suicidios en el país fue tres veces superior al de fallecidos por accidentes de tránsito. Dania, considera que esas estadísticas oficiales no contemplan “los casos de autolesiones e intentos de quitarse la vida en prisiones o en el servicio militar. He atendido a pacientes que han tenido un hijo u otro familiar que intentó matarse o lesionarse estando presos o cuando cumplían el servicio militar. Algunos se han suicidados. Y esas cifras no aparecen en las estadísticas oficiales”, aclara la sicóloga.

La organización sin fines de lucro Archivo Cuba, que radica en Estados Unidos y es dirigida por María Werlau, ha recopilado datos de fallecimientos y desapariciones de adolescentes y jóvenes cubanos durante el Servicio Militar Activo. A pesar de la ausencia de cifras oficiales, desde 1959 hasta el 15 de septiembre de 2023, Archivo Cuba ha podido documentar 54 casos: una desaparición forzosa, dos fusilamientos, 13 ejecuciones extrajudiciales, 14 suicidios, 19 negligencia criminal o accidente, dos muertes por negligencia médica y tres por otras causas.

Pero la cifra probablemente pueda ser superior, pues la mayoría de esas pesquisas fueron recopiladas por informes de la prensa oficial o denuncias a través del grupo de Facebook No más Muertes en el Servicio Militar en Cuba.

Leonel, 58, años, recuerda que cuando entre 1984 y 1987 pasó el servicio militar en una unidad de transporte del MININT, en la barriada habanera  de Lawton, «un oficial me disparó con una pistola Makarov durante una discusión. No me mató de milagro. Después, al enterarse que tenía parientes vinculados con altos funcionarios del gobierno, me rogó que no lo acusara. Me dejó hacer lo que me daba la gana. No hacía guardia de noche y salía de pase cada vez que quería. Estaba más tiempo en mi casa que en la unidad. Ya desde aquellos tiempos era habitual el trato degradante a los reclutas. Por indisciplina los encerraban en calabozos tapiados hasta una semana como si fueran delincuentes. Y de castigo los obligaban hacer guardia las veinticuatro horas. Algunos oficiales le daban golpes a los reclutas”.

Las autolesiones y suicidios son frecuentes en las prisiones cubanas. Un recluso asegura que es normal que un preso, «debido al hambre que estamos pasando, se corte las venas o se inyecte petróleo en las piernas para que lo ingresen en el hospital y comer un poco mejor. Otros se suicidan o intentan quitarse la vida para escapar de los abusos y las pésimas condiciones de vida en las cárceles. Los guardias nos tratan como perros. Por cualquier motivo te dan una golpiza o te envían a la celda de castigo. La corrupción es tremenda. Se roban la comida, los medicamentos y los artículos de aseo de los reclusos. La vida de un preso no vale nada en Cuba”.

Iván García

Foto: Una hija custodiando el cadáver de su madre que se ha suicidado. Tomada de CubaNet.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: taniaquintero3@hotmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Los precios seguirán aumentando en Cuba

Los precios seguirán aumentando en Cuba

Poco después de las cinco de la mañana, Ricardo, 46 años, apura ...