Home / La Carpeta de Iván / Asíí se informan los cubanos
Asíí se informan los cubanos

Asíí se informan los cubanos

Hace veinte años, cuando internet en la Isla sonaba a ciencia ficción, la herramienta más valiosa para un cubano bien informado era tener un radio de onda corta o buenos contactos con empleados del aeropuerto que les permitía acceder a prensa extranjera.

Abel, 56 años, quien en 2003 residía en el reparto Fontanar, al sur de La Habana, muy próximo a la terminal internacional José Martí, recuerda “que por dos dólares compraba a un socio que trabajaba en el aeropuerto los diarios El País y El Mundo de España. Y para tener un enfoque diferente de las noticias sobre Cuba, El Nuevo Herald y Diario Las Américas que se editaban en Miami. Los periódicos y revistas se los llevaban de los vuelos internacionales. Según el protocolo, las publicaciones extranjeras debían hacerse pulpa. Pero como en el aeropuerto todo era un bisne, la gente de la Aduana y la 70, como es conocida la oficina encargada de la seguridad en la terminal aérea, por regalos o dinero dejaban que los empleados se llevaran periódicos y revistas a sus casas.

“Después, en las barriadas de los alrededores, esa prensa circulaba entre las personas que queríamos estar bien informados. No importaba que a veces tuviera varios días de retraso. Para nosotros la información era nueva. Así fue que supimos de la represión a la disidencia durante la Primavera Negra, los escritos de algunos periodistas independientes y sobre los logros de deportistas cubanos que eran considerados ‘traidores a la patria’ y los medios oficiales no publicaban sobre ellos», cuenta Abel.

Lucía, ama de casa que vive en el Vedado, cerca de la Embajada de Estados Unidos, apunta que “a mediados de los años 2000 en la otrora Sección de Intereses, se imprimía un resumen de la prensa extrajera sobre temas cubanos y publicaciones de periodistas independientes. Todos los que iban a gestionar trámites por reunificación familiar podían conseguir gratis esos resúmenes”.

Luego los boletines circulaban como un samizdat clandestino entre decenas de amistades y vecinos. Andrés, actualmente jubilado, confiesa que “gracias a esas publicaciones, pude leer una entrevista con Liván Hernández cuando los Marlins de Miami ganaron la Serie Mundial y estar al tanto de las actuaciones del Duque Hernández con los ‘mulos’ de Manhattan”.

El radio Selena de la era soviética de Daniel, profesor de música, fue el mejor instrumento en tiempos de apagón informativo decretado por el régimen de Fidel Castro. “Se lo cuento a mis hijos y no me creen que escuchar música de Estados Unidos era un delito en Cuba. Los amantes al rock y el jazz subíamos a la azotea del edificio con el radio para escuchar por FM emisoras estadounidenses. A mediados de la década de 1980, se puso de moda escuchar Radio Martí. Ladeábamos el radio, lo poníamos casi acostado y asi disminuíamos la interferencia. Por Radio Martí nos enteramos que dentro del país habían cubanos que luchaban a favor de la democracia”.

La censura informativa en Cuba abarcaba desde la política, el deporte y la cultura hasta los logros tecnológicos en Estados Unidos y Occidente. “Era una cosa demencial. Ahora todo el mundo aquí ve fútbol. Pero durante años mucha gente seguía la liga española por Tablero Deportivo, un programa que emitía Radio Exterior de España. También, noticias donde informaban de cosas que pasaban en la Isla que el gobierno no publicaba. Mis emisoras favoritas eran la Voz de América y la BBC de Londres”, indica Daniel.

En el verano de 2004 a Yadira, entonces estudiante universitaria, un amigo canadiense le regaló una memoria flash de 512 KB y ella se la colgaba al cuello como si fuera un collar. «Gracias a esa memoria pude copiar información que desconocía sobre lo que pasaba en Cuba. Junto con los radios de onda corta, las memorias flash fueron herramientas útiles que ayudaron a romper la censura” .

En aquellos años, como la conexión en Cuba era súper lenta y excesivamente cara (dos horas costaban 15 dólares en el hotel Saratoga), había personas con acceso a internet en su trabajo o su casa, que copiaban ediciones de periódicos y descargaban blogs de periodistas libres y posteriormente se los pasaba a familiares y amigos para que lo leyeran en las computadoras que tuvieran a su alcance.

Los canales satelitales clandestinos que se comercializaban en Cuba al equivalente de 10 dólares mensuales también contribuyeron a menguar el monopolio del control informativo administrado por el partido comunista.

“Era un negocio a dos bandas. Un pariente en Miami recargaba la cuenta y aquí se montaba el negocio. Las antenas parabólicas las hacían en Cuba. Por el aeropuerto, encubiertos, se entraban los equipos y las tarjetas. A pesar del fuego (represión), de los chivatos de la cuadra y del CDR, de la vigilancia de ETECSA y de la Seguridad del Estado, que se dedicaban a detectar quién tenía antena, las parabolicas se propagaron por todo el país. Al final se llegó a un acuerdo tácito con las autoridades: ustedes hacen su negocio, pero sacan de la parrilla informativa los canales con contenidos contrarrevolucionarios. Así fue que surgió el Paquete”, explica un habanero bien informado sobre el tema.

Antes de que el castrismo autorizara a comercializar la telefonía móvil e internet, ya cientos de miles de cubanos tenían líneas telefónicas y cuentas de Facebook y Twitter, entre otras redes sociales. Cuando el martes 4 de junio de 2013 entró en vigor la Resolución No. 197/2013 del Ministerio de Comunicaciones, sobre el acceso público a los servicios internet, 118 salas de navegación fueron habilitadas en diferentes ciudades del país y cuando poco después, empezaron a funcionar zonas con señal wifi que permitían una mejor conexión, la cifra de ciudadanos que navegaban por internet, se disparó a cinco millones.

En un principio, detalla un especialista de ETECSA, “la población utilizaba internet como una herramienta meramente comunicacional, sobre todo para hablar con familiares y amigos mediante video llamadas. Pronto, los interesados en emigrar crearon grupos que les permitió informarse de los protocolos a seguir durante la ruta de Ecuador a la frontera sur de Estados Unidos. Otros utilizaban internet para obtener becas, cursos de postgrado y empleos en el extranjero.

“Fue a partir de 2014, con la llegada de datos de internet en los teléfonos móviles, por contar con mayor privacidad, cuando muchas personas comenzaron a rastrear en sitios que con frecuencia publican temas sobre Cuba.Tres o cuatro años después, debido a las trabas de varios sitios de prensa comercial que no te permiten acceder a la información si no pagas, la tendencia ha sido acceder cada vez más a las webs que abordan asuntos nacionales. Las más populares son Diario de Cuba, CubaNet, CiberCuba y 14ymedio, pero también hay una docena más sitios donde los locales buscan información, a pesar estar bloqueadas por el gobierno”, aclara la especialista.

Kevin, dueño de un negocio especializado en la reparación de teléfonos móviles y en la venta aplicaciones, comenta que “cualquier taller de telefonía que se respete, vende varios proxis de calibre que te permiten acceder a sitios bloqueados”.

La inflación, un arma de doble filo, ha incidido que se dispare el precio de los alimentos y el dólar, algo que afecta a quienes viven en la Isla, pero beneficia a los cubanos que viven en el extranjero a la hora de recargarle la cuenta telefónica a sus parientes.

“Cada vez que hay una oferta de ETECSA, con 21 dólares le recargo a siete personas y son 16 gigas que permite conectarse a internet y hablar un montón de horas por teléfono. Como el dólar en Cuba ya está en 390 pesos, en vez de recargarle directamente desde Estados Unidos, envío el dinero y con esa cantidad pueden recargar casi ocho veces, que son más de cien horas de datos. Allá la gente no tiene comida, pero los que tienen familia afuera pueden acceder a internet y ver las barbaridades y la corrupción del gobierno”, expresa Gerson, residente en Hialeah.

El especialista de ETECSA precisa que al poder “contar con mayor cantidad de giga, la gente se conecta más tiempo y puede ver directas de influencers cubanos radicados en el exterior. Muchos, sobre todo los jóvenes, prefieren ver audiovisuales que leer textos. Entre los influencers más seguidos están Alex Otaola, Eliécer Ávila, Carlos Calvo, Juan Juan Almeida, Alain Paparazzi y el sitio Molinos de Libertad que reveló diversos escándalos de corrupción de dirigentes y funcionarios del MININT en la provincia de Cienfuegos. Las redes sociales se han convertido en tribunas donde los cubanos critican abiertamente al gobierno, en particular Facebook, X e Instagram».

Según el especialista, el MININT, ETECSA y la Empresa de Tecnología de la Información para la Defensa (XETID), “rastrean todas las conexiones a internet. Se ha estudiado instaurar, como en China o Rusia, redes sociales alternativas. Pero disminuiría muchísimo la entrada fresca de divisas a ETECSA, que depende en un alto por ciento de las recargas de cubanos residentes en el exterior y, además, con un proxis potente, cualquier ciudadano podría acceder a esos sitios”

La estrategia utilizada por las autoridades ha sido intimidar a la población a golpe de decretos-leyes, como el 370 y el 35, que le permite a la policía política aplicar multas y sanciones penales si estima que la persona utiliza las redes sociales “con fines que atentan contra la seguridad del Estado”. Los jóvenes Yoan de la Cruz y Mayelín Rodríguez fueron sancionados a 8 y 14 años de prisión solo por difundir videos de protestas callejeras. Yoan, el 11 de julio de 2021 en San Antonio de los Baños, Artemisa, y Mayelín, el 18 y 19 de agosto de 2022 en Nuevitas, Camagüey.

Con un gobierno cada vez más desacreditado y una prensa estatal que más que informar, desinforma, un amplio segmento de la ciudadanía suele contrastar las noticias en sitios independientes. La mejor arma de los cubanos para mostrar su descontento en contra del régimen,gret es un teléfono móvil. Y un buen proxis, por si el sitio está bloqueado.

Iván García

Foto: Tomada de ACN (Agencia Cubana de Noticias).

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: taniaquintero3@hotmail.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Las mujeres lideran las voces del cambio en Cuba

Las mujeres lideran las voces del cambio en Cuba

Estanys de la Caridad Rodríguez Aldama, una joven de apenas 20 años y madre de una niña de dos, agobiada por la pobreza, fue hasta la residencia del gobernante Miguel Díaz-Canel, ubicada al oeste de La Habana, a reclamar alimentos y una vivienda digna.