Home / Las Crónicas de Raúl / Una plegaria por Cuba
Una plegaria por Cuba

Una plegaria por Cuba

La compleja, dramática y enigmática realidad cubana necesita una carga especial de lucidez y coherencia a la hora de examinarse y de recibir el beneficio de una buena reflexión.

Muchos autores le entran cuchillo en mano al tema, pero muy pocos con la pericia necesaria para que los lectores puedan hacerse un juicio certero de lo que está pasando y de lo que pueda pasar en aquella isla, en los días presentes y en lo que debe de ser el porvenir, una etapa de la historia que no se sabe nunca cuándo empieza ni cuando termina.

Yo paso con frecuencia por las piezas que considero más agudas y suelo encontrar reseñas de valor y análisis profundos acerca de la actualidad y el futuro cubano. Hay hombres y mujeres justos y muy bien preparados que se meten con rigor en el asunto y nos dejan a los lectores un retrato bastante abarcador de la vida de Cuba de hoy y de mañana.

Considero que ahora mismo, una las notas más certeras están escritas por el sacerdote Rubén Orlando Leyva Pupo, quien trabaja en la localidad habanera de Santiago de Las Vegas. El hombre considera que las protestas del pasado 11 de julio en el país “fueron el golpe final a 62 años de miedo y silencio servil” y que es el mensaje claro de que los ciudadanos cubanos desprecian y no quieren comunismo.

‘Somos una población vulnerable, desnutrida y que padece hambre y en general no está vacunada. Los medios de comunicación estatales mienten con impunidad, defendiendo la línea del partido comunista por absurda que sea’, asegura el religioso cubano en un artículo publicado el 23 de agosto en el periódico Washington Examiner.

Leyva Pupo recuerda a los que están en el poder y que gobiernan con tanto descontento, que los hijos de Cuba no quieren comunismo, una importación desastrosa de los soviéticos a quienes ni siquiera les funcionó. ‘Queremos una Cuba en manos de cubanos y no en manos de ninguna dictadura. Una Cuba donde todos sus hijos puedan venir en compañerismo a la mesa sin que nadie llame a otro traidor, gusano o escoria’, afirma el sacerdote en su trabajo.

“Nosotros, los hijos e hijas de Cuba, no nacimos para tanta vileza”, dice el cura y añade “debemos confesar ante Dios cualquier odio y mezquindad de nuestra parte, si ha habido alguno, y luego retomar las riendas de nuestra historia y poner fin a esta larga pesadilla. Dios, Patria, Vida y Libertad para Cuba. Esta es mi humilde oración de hoy. Viva Cuba libre.”

Raúl Rivero
Blog de la Fundación Nacional Cubano-Americana.

Foto: Rubén Orlando Leyva Pupo el día de su ordenación como sacerdote en La Habana el 26 de septiembre de 2020. Tomada de la web de la Hermandad de Caballeros y Damas de la Santísima Trinidad.

Mensaje del padre Rubén Orlando Leyva Pupo en su muro de Facebook el pasado 1 de agosto

CUBA ESTÁ MURIENDO, no podemos cerrar los ojos ante la crudeza de esta realidad. Hay gente muriendo en los hospitales y en los centros de aislamiento por falta de medicina. En Cuba no hay siquiera lo más elemental, como analgésicos, antibióticos o vitaminas. El pueblo desnutrido y sin vacunar va enfermando en una población muy vulnerable, por el hambre y la pésima nutrición. Los medios de comunicación mienten impunemente, guardando el discurso oficial permitido por el Dueño Absoluto de la nación: el gobierno, el único partido, el comunista, el estado, las fuerzas armadas (todo ello es la misma cosa).

No existe un apoyo concreto por parte de la comunidad internacional. Tristemente este trago amargo de fatalidad que se eterniza desde el triunfo del mentiroso y camaleónico dictador en el 59, es un trago que nos toca a todos los hijos de esta amada Isla, estemos dentro o fuera de ella. Me preguntan muchos si hay esperanza… Yo creo que sí, que siempre hay una esperanza. Una esperanza de que toda esta pesadilla pasará, que estos 62 años de silencio y miedo corderil ya han acabado con el pasado #11J .

Que Cuba tiene ahora la oportunidad de escribir una nueva historia, Cuba tiene ahora la oportunidad de ser valiente y dar un giro en esta ruta tan accidentada. Cuba tiene el chance de retomar el camino que nunca debió abandonar, de una República democrática y realmente libre en su participación política, social y económica. Las fuerzas armadas y policiales tienen el chance de unirse a aquél a quien deben servir y no reprimir, al Pueblo. El gobierno actual tiene la oportunidad de procurar un legado y futuro diferente para las generaciones nuevas, que contemplan con claridad y repugnancia la ineficacia de una ideología del odio y la no-libertad, enquistada en el poder. Los que ostentan el poder político, militar y económico en Cuba tienen ahora la oportunidad de acabar de enterrar este sistema obsoleto, absurdo y oscuro que es el Comunismo y que está dando las últimas pataletas. Por favor, no prolonguen más este fatídico letargo que está aniquilando las vidas, las familias, y lo poco que queda de valores y esperanza en Cuba.

Seamos todos juntos los protagonistas de una Nueva Cuba, con verdaderos derechos, con libertad de emprendimiento, con libertad económica, con sueños y sonrisas en los labios y los corazones. Acaben de reconocer, ustedes que gobiernan en medio del descontento popular, que el marxismo no es querido por los Hijos de la Patria, que el comunismo es una importación nefasta de los soviéticos, que ni a ellos les resultó. Aprendan a valorar todo el legado invaluable de los verdaderos héroes y próceres de Cuba. Hay tanta riqueza política que aprender de los forjadores de la Nación y de la República, y a la vez, tanta energía y capacidad en las nuevas generaciones que son los que deben estar al frente del País que deseamos.

Esta Cuba que anhelamos ya puso sus fundamentos en los corazones de todos los cubanos que han clamado angustiosa y calladamente por la LIBERTAD durante más de 60 años, y que ahora ya han decidido sacar del pecho este clamor amargo y dulce a la vez, de una vez y por todas.
A los que me preguntan si hay esperanza en Cuba… Sí, les respondo que sí, que nos corresponde a todos armarnos de esta #ESPERANZA para levantar nuevamente la Nación. Una Cuba «con todos y para el bien de todos», una Cuba donde no reine más la ideología, donde todos quepan, donde las calles sean de todos, donde el poder no oprima ni reprima, ni golpee. Una Cuba donde el límite de la libertad sea la caridad y el derecho ajeno, donde nadie tenga que esconderse o bajar la voz para expresar lo que piensa y cree correcto. Una Cuba donde haya verdadera participación política y donde se pueda emprender con libertad. Una Cuba, en fin, en manos de los cubanos y no más de ninguna dictadura. Una Cuba-Casa-Madre, donde todos sus hijos puedan volver a su seno y a la intimidad de su mesa, sin que ninguna carne ose llamar a su hermano «traidor» o «gusano» o «escoria». Los hijos de Cuba no hemos nacido para esa vileza.

Es el tiempo de reconocer personalmente ante Dios nuestra mezquindad, si la hubo, y retomar las riendas de nuestra historia, para poner cada cosa en su sitio y terminar ya con esta desgastante pesadilla.

Viva Cuba Libre! Dios, Patria, Vida, Libertad para Cuba, esta es mi humilde oración a nuestro Señor Jesucristo y a su santísima Madre. Amén. #patriayvida #Cuba #Libertad #Covid19 #SOSCuba

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

De la inventiva cubana

De la inventiva cubana

El socialismo dispone de una gigantesca batería de reglamentos, decretos y controles que están destinados a liquidar definitivamente la iniciativa y la creatividad de los cubanos en todos los rincones de la vida.