Home / Las Crónicas de Raúl / Un hombre solo

Un hombre solo

Es un guajiro natural, un muchacho solitario que salió en los años 60 de Consolación del Sur, un pueblo de Pinar del Río, con toda la música cubana dentro de una guitarra de juguete. La mezcló en Miami y en Nueva York con el rock and roll y con el jazz, le puso a esas esencias otras melodías americanas y con esa tisana caliente le dio vida a un sonido. El sonido de Willy Chirino.

El pecado original está en las fiestas patronales del municipio, la presencia de orquestas populares en vivo, sobre los escenarios de tabloncillo y aquella bulla celestial que salía de las trompetas y los bongoes, aquel escándalo con armonía que desvió al niño Wilfredo Chirino de la tradición de abogados, médicos y farmacéuticos que estaban en la estirpe de su familia.

Para que no pudiera escaparse de ese destino, una noche, el que fue a tocar a los festejos era un negrón de bigotico fino y pantalones anchos como sábanas. Se llamaba Benny Moré. Willy Chirino ha recordado siempre que cuando lo vio dirigir su Banda Gigante y lo escuchó cantar bajo la noche «Ohh, ohhhhh, viiiiidaaaaa», se quedó paralizado en su butaca y le dijo a un amigo: «Yo quiero ser como este hombre».

Se llevó esa noche en su maleta de exiliado en 1961. Y en Miami, con un ventú de amigos de la escuela, comenzó a amenizar fiestas de cumpleaños, bautizos y bodas, mientras aprendía a tocar varios instrumentos. Después se fue a Nueva York a trabajar con el maestro puertorriqueño Tito Puente y a darle a la música tradicional cubana los nuevos aires del rock, de los Beatles, del jazz y de los tambores de Chano Pozo, todavía vivos para amenizar las broncas de los bares de esquina y para cambiarle el rumbo a las grabaciones de las grandes orquestas.

En 1974, el actor y productor Guillermo Álvarez Guedes oyó una pieza en una emisora local de Miami y le preguntó al presentador: «¿Qué banda es ésa?». «Ninguna banda», le respondió el tipo. Era un loco que componía, cantaba y era el bongosero, el utilero, el coro y el guitarrista.

Álvarez Guedes produjo entonces el primer disco de Willy Chirino: Un hombre solo.

Ahora, es el autor de más de un centenar de canciones, tiene 28 discos grabados y es el emblema de una forma de componer y de hacer música que le han dado esos nombretes sobrecogedores que Chirino se deja poner con paciencia pinareña como Rey de la salsa o Dueño y señor de la salsa de Miami.

Decenas de cantantes han grabado sus piezas más populares: Asere, Medias negras, Oxígeno, Acuarelas del Caribe, Zarabanda, Soy… Con ellas ha recibido discos de oro o de platino. Ha escrito música para legendarios culebrones y no hay fanático que no saque enseguida, después del primer tumbao y sin motivo justificado, una pieza de Chirino o algunos de sus dúos con Celia Cruz, Óscar de León y Gilbertico Santa Rosa.

Willy Chirino es un músico de Cuba. De toda Cuba. Su pieza Ya viene llegando es una oración irreverente que se baila y se corea dentro de la isla porque es un canto de esperanza y de libertad. Toda su música se escucha de una punta a la otra del país, aunque está prohibida por el Gobierno. Da igual. No hay aduana ni policía que la detenga. Vuelve como se fue, disimulada en los equipajes de los cubanos que se tuvieron que ir y regresan para encontrarse con su familia y su tierra.

Hace unos años le pregunté a Chirino si pensaba en su país cuando escribía música. Me dijo: «Naturalmente, yo deseo compartir mi obra, mi trabajo con los cubanos dentro de Cuba. Es más, cuando escribo una canción, cuando estoy grabando una canción y preparando un show, siempre mi inquietud es por saber, ¡caramba, qué opinarán los cubanos dentro de Cuba de esto…! ¿Les gustará? ¿Se conmoverán?». Sí, Willy, se conmueven, le dije entonces desde La Habana.

Willy Chirino inventó un sonido en el que conviven el azúcar de Celia Cruzy y el ímpetu del jazz y los Beatles.

Raúl Rivero

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player