Home / La Carpeta de Iván / Sobreviviendo en la jungla cubana
Sobreviviendo en la jungla cubana

Sobreviviendo en la jungla cubana

Es la ley del más fuerte. Solo los más pendencieros, oportunistas y ciudadanos sin valores pueden salir adelante. De arriba abajo, la actual sociedad cubana es una jungla. Un Estado fallido que vive de la propaganda ideológica, promesas que nunca cumple y una caótica economía de subsistencia.

Si le pregunta a Magda, una habanera de 40 años que se dedica a revender las mercancías que compra en tiendas exclusivas por dólares y ha convertido las extensas colas en un negocio, le dar[á escueta respuesta: «El sistema te obliga». Se queda callada unos segundos y luego argumenta:

“El sistema cubano funciona por castas. A los mayimbes no les falta nada, tampoco a altos oficiales de las fuerzas armada. Les dan casas, jabas de comida y pueden ir de vacaciones a villas de recreo a precios módicos. Los funcionarios de nivel medio del partido también tienen sus pequeños privilegios. Los cuadros (dirigentes) del turismo, comercio interior y otros ministerios y grandes empresas, viven de robar y lucrar con alimentos, combustible y materiales de la construcción. Nosotros, los de abajo, los marginales, casi todos negros que vivimos en la pobreza, tenemos que ripiarnos por las migajas. Donde se pueda hacer dinero allí estaré. No me importan las broncas ni le tengo miedo a la policía. Problema me llamo yo”.

Y con voz pausada, Magda cuenta que desde niña tuvo que lidiar con la violencia familiar, maridos que le pegaban y riñas en el barrio. “He estado presa dos veces. Allá dentro hay que ser una leona. No es que yo sea una mala persona, pero no tengo demasiadas opciones. O me cruzo de brazos y mis hijos se acuestan sin comer o salgo a pelear el dinero y la jama en el asfalto. Las necesidades me obligan a luchar como una fiera para salir adelante”.

Como Magda, en la capital y en otras provincias, muchas mujeres y hombres se ganan la vida organizando colas en las tiendas por dólares, adquiriendo alimentos para revender y sobornando a policías y funcionarios que supuestamente deben velar por la disciplina social. “También tienes que soltarle un billete a los gerentes y empleados de las tiendas. Hay gente que se pasa una semana haciendo cola y nunca alcanza lo que necesita. Si no le paga a un colero 500 o mil pesos no consigue nada. Si es un freezer tiene que pagar 70 o 100 dólares. Es duro, pero ahora mismo en Cuba impera la ley de la selva”, explica Magda.

En cualquier tienda de La Habana, los coleros han organizado una estructura corrupta en componenda con las autoridades y empleados de los comercios. En las afueras del mercado de 5ta. Avenida y 42, Miramar, medio millar de personas esperan para entrar a comprar. Un policía explica que solo se entregarían 150 turnos. «El resto, por favor márchense a sus casas», dijo. Quienes en las colas no alcanzan turnos, tienen una alternativa: comprar a mayor precio alimentos y artículos de aseo guardados en domicilios cercanos al mercado o tienda.

Llamésmole Hiram, que se deica a recorrer las colas y en voz baja vende turnos a mil pesos. “En este país hay tres tipos de cubanos. Los que mandan, que hacen los que les da la gana y no rinden cuenta a nadie. Los que no tienen más remedio que aguantar callados el pie que les mete el gobierno. Y los opositores, que son guapos, pero sin armas no van tumbar al régimen. La mayoría de la población tiene pánico meterse en la disidencia, porque te pueden condenar a una pila de años. Los delincuentes tampoco quieren saber nada de la oposición. Sin embargo, existe un paco no escrito entre el gobierno y el bajo mundo: te dejan hacer mientras no te metas en política», opina Hiram y añade:

“Por eso tu ves en los peores barrios habaneros a un montón de gente vendiendo cosas que son robadas y la policía ni se aparece por allí. Los vendedores de drogas, por lo general, trabajan para la policía, igual que las jineteras de más nivel. A mí no me gusta el comunismo. En 1980, con 23 años, me metí en la embajada de Perú. Éramos diez mil personas y Fidel nada más que enviaba mil cajitas de comida y pomos de agua. Lo hacían para ponernos a fajar entre nosotros. Ahora es lo mismo. La estrategia de Díaz-Canel, lo ha dicho, es arrancarle un pedacito a los problemas, no solucionarlos. Estuve en Estados Unidos y caí preso, me devolvieron como indeseable. Tengo que vivir de algo. Y lo mejor que sé hacer es estar en el gorileo, las broncas y las ilegalidades. Cuando tu ve a dos viejos fajados por un paquete de salchichas te das cuenta que las cosas en este país no funcionan”.

Para un alto porcentaje de los cubanos es un drama alimentarse, comprar jabones o medicinas. Cualquier trámite demora cinco o seis horas. La atroz ineficiencia del modelo económico verde olivo obliga a los ciudadanos a recorrer grandes distancias y hacer colas kilométricas para tratar de conseguir un rollo de papel sanitario o un pomo de refresco.

En medio de la escasez, la eterna crisis económica y el sostenido rebrote de la pandemia, que prácticamente ha colapsado el sistema sanitario de La Habana, las autoridades, en vez de enviar de regreso a los miles de especialistas y médicos que laboran en el extranjero para ingresar dólares al Estado, apuesta por traer galenos de otras provincias. La salud pública vive horas bajas en Cuba. Falta personal sanitario, decenas de ambulancias están paradas por falta de piezas de repuesto y existe un déficit brutal de antibióticos, jeringuillas y medicamentos.

Una doctora dijo que “los médicos y enfermeras que trabajan en primera línea, atendiendo el Covid-19 están agotados. Son muchos meses trabajando en precarias condiciones. Sin la seguridad requerida y con muy mala alimentación. La propaganda del gobierno asegura que la salud pública funciona de maravillas, pero es mentira. Escasea desde el agua hasta la gasa y el algodón, sin contar los equipos médicos rotos” .

Carlos, sociólogo, considera que “en tiempos de crisis económicas salen a relucir las peores cualidades de los seres humanos como el egoísmo y la insolidaridad. Los valores cívicos se van deteriorando. Y a la vez, aumenta la especulación, el robo y el abuso a los más débiles”.

Por estos días, un queso Gouda de tres kilogramos, que en las tiendas por divisas cuesta entre 25 y 27 dólares (625 y 675 pesos al canje oficial), se revende en el mercado negro a 1,900 o 2,100 pesos. Una libra de pollo de 20 pesos se revende en 50 o 55 pesos. La libra de frijoles negros que hace un año costaba 10 pesos ahora cuesdta 60. El kilogramo de leche polvo que costaba 40 pesos se oferta en 300 o 350 pesos. Dos paquetes galletes con crema y tres de galletas saladas, cuyo precio era 70 pesos no se consigue por menos de 700 pesos. Y lo peor, con dinero en el bolsillo no siempre lo encuentras.

Los mayores especuladores son las empresas comerciales del régimen. Los alimentos que ofertan en las tiendas por dólaes, las llamadas MLC (moneda libremente convertible) obtienen márgenes de ganancias que a veces supera el 300%, asegura un funcionario de la cadena TRD Caribe.Y pone un ejemplo: “Un refrigerador side by side de la marca Samsung aquí cuesta 1,870 dólares, en una tienda minorista en México no llega a los 1,500 dólares. Es abusivo. Si no te mata el revendedor con sus precios especulativos te da la puñalada el Estado con sus precios inflados”.

La Cuba actual es un despropósito. Una mezcla salvaje de un disfuncional socialismo estilo soviético con un capitalismo rudimentario de corte feudal sostenido por una infraestructura pública semejante a la de Zimbawe y precios comparables a los de Suiza. El castrismo sigue alardeando de que su imperecedera revolución se hizo por los humildes y para los humildes.

Pero la realidad es que en la Isla los más pobres comen caliente una vez al día y viven en precarias chozas de trozos de aluminio y cartón. El modelo cubano es una foto fija de burocratismo rampante, corrupción a todo gas y funcionarios mediocres. Y en esa jungla, la gente se las tiene que agenciar como puede para sobrevivir.

Iván García

Foto: Molote para comprar pollo en una tienda de El Cotorro, municipio situado al sur de La Habana. La policía tuvo que intervenir para organizar la cola. Según el usuario que subió a Facebook la foto, más de la mitad de las personas no alcanzaron pollo. Tomada de Periódico Cubano.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Un comentario

  1. Tengo la propiedad legal de mi casa, que estaba en calle Perkin número 11 interior calzada de Guines San Miguel del Padrón, la dirección municipal de la vivienda me la demolio con el objetivo de hacerla nueva junto a otras que colindante con la mia, heces más de 4 años, nos dejaron en la calle y no han echo nada, se han burlado de mi , nos han inventado cuántas mentiras y justificaciónes les vienen a la mente, entre ellos la directora de vivienda y el intendente del gobierno de san Miguel del Padrón, tengo todas las grabaciones, mi nieta está siendo atendido por una depresión que le ha causado estar sin casa. Hoy hago está denuncia para que la hagan saber al mundo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Jugando a la guerra en Cuba

Jugando a la guerra en Cuba

A falta de sirena, un funcionario del partido comunista, le pega a una campana herrumbrosa con un trozo de metal. “Alarma de combate, alarma de combate”, vocifera el burócrata de abdomen prominente que viste de verde olivo.