Home / La Carpeta de Iván / Régimen cubano se ensaña con Lázaro Yuri Valle Roca
Régimen cubano se ensaña con Lázaro Yuri Valle Roca
Yuri golpeado por la policía política en 2015

Régimen cubano se ensaña con Lázaro Yuri Valle Roca

Según su esposa Eralidis Frómeta, activista y opositora, al reportero disidente Lázaro Yuri Valle Roca, “se le escuchó gritar al oficial de la Seguridad del Estado cuando lo llevaban detenido que iba a entrar ‘plantado’, en huelga de hambre”. Ella sostiene que él le dijo que si la policía política me lleva preso, «voy a entrar plantado y hacer huelga de hambre”. Valle Roca fue citado el 14 de junio en horas de la tarde por el jefe de sector del barrio donde reside en Nuevo Vedado.

La citación, cuenta Eralidis, indicaba que debía presentarse el día 15 en la unidad policial de Zapata y C, municipio Plaza, para cerrar un expediente de desacato que tenía abierto desde agosto de 2020. “Cuando llegamos a la estación de policía, no había ninguna causa. Era la Seguridad del Estado que quería llevárselo detenido. Allí lo mantuvieron desde la diez de la mañana hasta las cinco de la tarde que lo condujeron a Villa Marista, sede de la policía política, en el Reparto Sevillano”.

Su esposa recuerda que alrededor de las dos de la tarde, Yuri, como es conocido, preguntó a un oficial el motivo de la demora, «y el esbirro de la Sección 21 (unidad de contrainteligencia denominada Enfrentamiento, la que atiende a la oposición y periodistas independientes) que se hace llamar Angelito, le dice que debía esperar a que llegaran unos compañeros para firmar su declaración. Los supuestos compañeros eran instructores de Villa Marista que cerca de las cinco de la tarde se lo llevaron”.

En los días posteriores, Eraldis ha sufrido acoso y está siendo vigilada por la Seguridad del Estado. El martes 22 de junio fueinterrogada por la policía política. «El oficial me dijo que a Yuri le habían comprobado un delito, y le respondí que eso era mentira, que mi esposo no cometió ningún delito, que toda esa causa era un montaje fabricado por la Seguridad”. Se refiere a un video que Yuri grabó de unas octavillas que desde la azotea de un edificio tiraron, mientras Yuri pasaba por el lugar, en Zanja y Galiano.

Frómeta comenta a Diario Las Américas que desde su detención el 15 de junio no tiene noticias de Yuri. “Mañana voy a Villa Marista, a ver qué me dicen”, y aclara que ella continúa trabajando en Delibera, un proyecto periodístico creado por la pareja. “En diferentes plataformas digitales (Twitter, YouTube, Facebook, Instagram), se puede encontrar nuestra web, a la cual subimos videos y publicamos denuncias y artículos”.

El 17 de junio, durante el allanamiento de la casa donde vive con Yuri, Eraldis tuvo el apoyo de dos activistas, Ivette Castillo y su esposo Ignacio Arias Martínez, a quienes se los llevaron detenidos. Ivette fue liberada horas más tarde, pero Ignacio continúa detenido en Villa Marista y tampoco se sabe nada de su situación.

“Ese mismo día me cortaron el teléfono. Fui a la sede de las Damas de Blanco, en Lawton, para avisarle a Ángel Moya -esposo de Berta Soler y ex prisionero político de la Primavera Negra de 2003- a comunicarle lo que estaba sucediendo. Allí fui arrestada y conducida a la unidad de Aguilera. Me pusieron una multa. Y el 22 de junio, cuando iba a llevar la reclamación de la multa a la Fiscalía General, fui arrestada en la Avenida 51 y 26, en Playa. Me tuvieron desde las once de la mañana hasta las tres y 44 de la tarde”, concluye Frómeta.

El historial represivo y el ensañamiento de la Seguridad del Estado desde hace más de una década contra Yuri, es amplio y ha sido denunciado ante organizaciones defensoras de los periodistas y de los derechos humanos regionales e internacionales. En 2016, por mencionar un año, Yuri fue detenido casi todas semanas, para impedirle que acompañana a las Damas de Blanco en sus marchas dominicales.

Siguiendo la lógica del pensamiento ‘revolucionario’ de Fidel Castro y Che Guevara, Yuri jamás debió ser disidente. Todo lo contrario. Se supone que fue educado y adoctrinado para que en él germinara el impoluto Hombre Nuevo. Y se convirtiera en un tipo leal a los Castro, dogmático y robotizado.

Yuri fue el primer nieto de Blas Roca Calderío, secretario general del Partido Socialista Popular durante 28 años (1934-1962). Su abuela, Dulce María Antúnez Aragón, fue una destacada luchadora política, primero en Sancti Spiritus, su provincial natal y después en el resto del país. Su madre, Lydia Roca Antúnez, ya fallecida, estudió pedagogía, trabajó como profesora y como historiadora en el Archivo Nacional. Uno de sus tíos maternos, Francisco, fue coronel del Ministerio del Interior, y otro, Vladimiro, se formó como piloto de aviones MIG en la Unión Soviética. Cuando pasó a la vida civil fue funcionario de un organismo económico estatal, hasta que en 1991 se declaró disidente y en 1995 formó parte del Grupo de Trabajo de la Disidencia Interna, junto a Martha Beatriz Roque Cabello, René Gómez Manzano y Félix Bonne Carcassés.

Los cuatro se hicieron conocidos por ser los autores, en 1997, de La Patria es de Todos, un texto que explicaba por qué el modelo económico, político y social existente en Cuba debía ser reformado. Ese documento los llevó a la cárcel. El único que recibió la condena mayor, cinco años, y la cumplió completa en la prisión de Ariza, Cienfuegos, fue Vladimiro, probablemente por ser hijo de Blas Roca. Hoy, viejo y enfermo, espera la muerte en un desvencijado apartamento.

No es muy usual que los hijos y nietos de altos dirigentes cubanos se transformaran en opositores a la dictadura de Fidel Castro, pues nunca sufrieron carencias alimentarias ni sus viviendas se encontraban en mal estado, como muchos ciudadanos comunes y corrientes. En la residencia de sus abuelos Blas y Dulce, donde Yuri creció, en el mes de diciembre llegaban grandes cestas repletas de frutas, turrones, vinos, confituras, enviadas por el Consejo de Estado. El día de Nochebuena, desde horas tempranas, un cocinero empezaba a adobar y asar en el patio un lechón entero. Tampoco por el fin de año faltaban las visitas de Fidel Castro o de su hermano Raul, vestidos de verde olivo.

Lázaro Yuri Valle Roca, Vladimiro Roca Antúnez y Juan Juan Almeida García, pudieron haber seguido con sus vidas complacientes o convertirse en redomados oportunistas. Pero decidieron enfrentarse al sistema. Ellos, como otros menos conocidos, han pagado un elevado precio por enfrentar al régimen castrista, en la cárcel o el exilio.

Iván García

Nota.- Después de redactado este trabajo, se supo que le fue denegado el recurso de Habeas Corpues presentado ante la Fiscalía por su esposa Eralidis Frómeta y, por lo tanto, se prevee que como medida cautelar provisionalmente lo envíen a una prisión. Durante una visita a Villa Marista, para intentar verlo o hablar con él por teléfono, el instructor le dijo a Eralidis que «Yuri era una piedra en el zapato del régimen», por lo que no descarta que Yuri no solo se encontrara haciendo huelga de hambre, si no que también estuviera siendo sometido a distintos tipos de tortura. En su programa del lunes 21 de junio, Juan Juan Almeida, quien desde niño conoce a Yuri y a la familia Valle-Roca-Antúnez, dijo que detrás de ese ensañamiento con Yuri se encuentra el general Alejandro Castro Espín, hijo menor de Raúl Castro (Tania Quintero).

Foto de cuando al activista y periodista independiente Lázaro Yuri Valle Roca fue golpeado por la policía política en 2015. Tomada de su Facebook.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Cubanos opinan sobre el Decreto-Ley 35

Cubanos opinan sobre el Decreto-Ley 35

Un paredón elevado bordea la sucia y caótica Calzada de Diez de Octubre en la cumbre de Jesús del Monte, barriada al sur de La Habana. Cuando cae la noche, en una explanada frente a la añeja iglesia, varias personas se conectan a internet con sus teléfonos móviles.