Home / La Carpeta de Iván / Noticias y “noticias”

Noticias y “noticias”

En Cuba no existe prensa rosa o del corazón, pero muchos cubanos están al tanto de chismes de artistas, cantantes y deportistas famosos, nacionales o extranjeros.

Se enteran por la “antena”, como llaman a las conexiones ilegales que permiten ver programas trasmitidos por canales de Miami. A falta de internet, cuyo acceso es bastante limitado y costoso, una fuente pueden ser revistas como Hola y otras traídas por turistas, que clandestinamente circulan. Pero la vía principal sigue siendo “radio bemba” o el boca a boca.

Cuando Fidel Castro llegó al poder y eliminó periódicos y revistas, el Estado se apropió de todos los medios de comunicación. De un plumazo desapareció la crónica roja, muy popular en la isla. Tanto, que en la CMQ, cada mañana trasmitían un programa radial titulado El Suceso del Día, durante años conducido por el músico y compositor José Fernández Díaz, más conocido por Joseíto Fernández (La Habana 1928-1979).

Joseíto siempre improvisaba sobre una misma melodía, La Guajira Guantanamera. Cantando, narraba hechos de sangre, amorosos y patrióticos; denunciaba injusticias sociales, saludaba a políticos o promovía firmas comerciales. Con su peculiar estilo, en 1953, Fernández pidió por la radio una aministía general para los presos políticos, finalmente concedida por Fulgencio Batista en mayo de 1955, permitiendo que Fidel y Raúl Castro salieran del Presidio Modelo, en Isla de Pinos.

Históricamente, a los cubanos les ha gustado conocer las interioridades del mundillo artístico y estar al tanto de cuántos robos, asesinatos y crímenes pasionales ocurren en el país. Inclusive, ahora son más chismosos que antes de 1959. La explicación podría estar en la creación de los Comités de Defensa de la Revolución, el 28 de septiembre de 1960. Los CDR surgieron para vigilar   a vecinos de cuadras y barrios. Los ‘cederistas’ son expertos en chismografía y chivatería.

Cada día, ante los kioscos de prensa se forman largas colas, en su mayoría de viejos jubilados, que por 0.20 centavos compran un periódico, y los revenden a peso (0.05 centavos de dólar). Pero ello no significa que la población esté suficientemente informada. Al menos de ciertas noticias.

Como las relacionadas con la oposición, por ejemplo. Cuando se enteran, es porque la Seguridad del Estado y el Partido Comunista han autorizado a difundirlas. Pese a las manipulaciones y el lenguaje ofensivo, hasta la fecha, ha sido el régimen el encargado de “popularizar” a la disidencia y el periodismo independiente.

La ciudadanía suele enterarse de la visita de algunas personalidades a la isla. Pero en ocasiones no le importa demasiado. “Vi en el noticiero que llegó un tipo que en su país es no sé qué. Sinceramente, no me interesa saber a qué vino. A mí lo que en estos momentos me preocupa es que tengo que resolver comida para que mis dos hijos puedan almorzar y cenar”, dice Humberto, 38 años, chofer de ómnibus.

Mileidy, 23 años, estudiante universitaria y jinetera en su tiempo libre, buena parte de las divisas que consigue acostándose con turistas, las dedica a navegar por internet desde hoteles habaneros. Tiene un nivel de información por encima de la media, “pero como estoy harta de nuestras penurias, prefiero leer lo que pasa en otros países y estar al tanto de la moda, aunque no pueda comprarme esa ropa”.

Una vecina con un hijo preso por un delito común, confiesa que ella sólo enciende la radio para oír música, “y la televisión para ver telenovelas, mientras menos uno sepa, mejor es, sobre todo si uno vive con tantas necesidades y problemas”. Otra vecina, que también pidió el anonimato, fue más explícita:

-A veces, cuando mi familia me llama desde Miami, me preguntan por una serie de disidentes y presos políticos, por esas mujeres vestidas de blanco o por esos blogueros. Y les digo la verdad, que aquí apenas se sabe de la ‘gente de los derechos humanos’, como en la calle le dicen a los opositores al gobierno. Yo no me puedo quejar, porque todos los meses me mandan 100 dólares, pero la inmensa mayoría de los cubanos pasan las de caín para sobrevivir. Si lo principal en tu vida es conseguir un plato de comida, un jabón para bañarte o un par de tenis para tu hijo, ese tipo de noticias te son indiferentes.

El día a día de los cubanos en la isla suele ser muy distinto al de los cubanos que viven en otras naciones. Para unos, la noticia pueden ser los cables de WikiLeaks sobre Cuba. Para otros, la noticia es que el televisor se rompió y hay que inventar una carretilla para llevarlo a reparar.

Iván García

Foto: hans hendriksen, Flickr

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

One comment

  1. pablo pacheco avila

    Amigo recuerda que Cuba es otro planeta,ahora que estoy fuera me doy cuenta de ello,un abrazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player