Home / Las Leyes de Laritza / No parece fácil que los cubanos puedan vender o comprar casas
HavanaHouse300

No parece fácil que los cubanos puedan vender o comprar casas

Hace unos días, el diario Granma anunciaba que para fines de 2011 los cubanos podremos vender y comprar viviendas. Pese a la ansiedad provocada por la noticia -ya que según se anuncia se flexibilizarán los trámites relacionados con la trasmisión y legalización de inmuebles-, muchas personas guardan sus recelos.

Según el diario, “el pago del precio acordado entre las partes se efectuará a través de una agencia bancaria”.

“Eso no me gusta, ya me extrañaba a mí que la pusieran tan fácil”, dice Manolo, 40 años, rellenador de fosforeras. Tiene recelos respecto a la exigencia de abrir una cuenta monetaria al menos para el comprador, y añade: “Lo que más me preocupa es tener que justificar el dinero”.

El gobierno solo reconoce como lícitos los ingresos provenientes del trabajo, las remesas y las herencias. “¿Cómo demuestro yo el dinero que mi hermano me manda a través de ‘mulas’ o de una de esas agencias privadas que no están reconocidas por el gobierno?”, se pregunta Manolo.

En efecto, para quien no pueda acreditar la licitud de sus entradas de dinero, existe el riesgo de ser procesado administrativamente por enriquecimiento indebido. Porque el Estado puede presumir que los ingresos son producto del robo, el desvío de recursos estatales o actividades en el mercado negro.

En esos casos, se confiscan viviendas, autos, cuentas bancarias, etc, adquiridas en un período de tiempo que puede ser anterior al momento en que se verificó el aumento patrimonial, del que supuestamente se enriqueció tanto el individuo como los familiares allegados que no puedan justificar la procedencia legal de sus bienes.

Por otra parte, los impuestos están también en la lista de preocupaciones de quienes están obligados a crear una cuenta bancaria para comprar una vivienda. El vendedor debe pagar impuestos por ingresos personales, mientras el comprador ha de hacerlo por trasmisión de bienes.

Y las tasas impositivas inquietan. En el mercado negro, la propiedad inmobiliaria se cotiza en pesos convertibles. El precio de una habitación de mampostería, con cocina y baño, ubicada en la periferia, puede rondar entre 5 mil y 6 mil pesos en moneda libremente convertible. Llevada esa cantidad a la moneda nacional, que es con la cual se calculan los impuestos, serían entre 125 mil y 150 mil pesos cubanos.

Los más inquietos analizan la situación comparándola con los impuestos del trabajo por cuenta propia. “Si a quien con el sudor de su trabajo hace más de 50 mil pesos le exigen el 50% por ingresos personales, ¿te imaginas por vender una casa?”, comenta el dependiente de una cafetería particular.

El trámite, sin dudas, evitará la evasión fiscal, pero no la defraudación en las declaraciones juradas. Al parecer, la flexibilización de las regulaciones burocráticas en la trasmisión de viviendas no eliminarán “las manifestaciones de ilegalidades y corrupción”, tal y como aseguró Granma. Y espera el gobierno.

Laritza Diversent

Foto: Havana House, dibujo de la canadiense Alicia Bedesky.

Leer también: Después de los fuegos artificiales.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player