Home / Desde La Habana / Messi y Cristiano Ronaldo, ídolos también en Cuba

Messi y Cristiano Ronaldo, ídolos también en Cuba

En un bar al costado del restaurante El Conejito, con un toque de arquitectura londinense, justo frente al Focsa, el edificio más alto de Cuba, ya la gerencia prepara el escenario para el próximo domingo 22 de marzo.

En un ambiente climatizado y oscuro, se divisa un televisor de pantalla plana en la barra del bar. Atestado de banderas de diferentes clubes españoles y afiches de Messi y CR7 que cubren las paredes.

“Aquí radican dos peñas, una del Barcelona y otra del Madrid. Cada vez que hay partido en la Champions o en la liga, esto se pone de bote en bote. Vienen españoles y extranjeros de paso por La Habana. Hay muy buena onda. La gente se pone sus camisetas blancas o azulgranas. Se enrollan una bufanda del Barça o Madrid y se ponen a gritar mientras beben cerveza”, cuenta un joven habitual al bar habanero.

René, apasionado al toque concreto y mágico del Barcelona, es fan incorregible de Neymar. Imita sus peinados y pagó 30 cuc por una camiseta original del crack brasileño.

Ahora mismo, en un parque de la barriada del Mónaco, a media hora en auto del centro de la capital, una docena de fanáticos han armado una polémica sobre las ligas europeas de fútbol.

“Cuatro a cero a favor del Barcelona. Dos goles de la Pulga y uno per cápita de Neymar y Suárez. Cristiano, apagado. Casillas, humillado otra vez por la letal delantera azulgrana”, se mofa un grupo que hinchan por los merengues.

Se encienden las apuestas. Arnaldo, que se dedica a criar palomas, las anota en una libreta escolar. “La gente se juega desde 2 hasta 100 pesos convertibles. El día del clásico nos vamos a una parrillada cercana a tomar cerveza y ron. Lo pasamos bien. Quienes ganan las apuestas invitan a cerveza. Y durante tres o cuatro horas nos olvidamos de los problemas cotidianos, que son bastante”.

Desde hace varios años, la pasión desaforada por el mejor futbol de clubes en Europa intenta desbancar al béisbol, deporte nacional, y que tras el goteo incesante de peloteros que saltan la cerca para jugar en la MLB ha provocado una merma cualitativa.

Por supuesto, todavía se habla de béisbol. El calendario regular de la temporada cubana concluyó el jueves 19 y los fanáticos esperan expectante los play offs semifinales al mejor de siete.

Pero por el retrovisor, los puristas del béisbol observan cómo la silueta amenazante del fútbol los acecha. Rubén, sexagenario y furibundo industrialista, detesta el balompié, como le llama.

“Es una tontería monumental. Veinte tipos que corren detrás de un balón resulta muy aburrido. La pelota es otra cosa. Es un deporte de análisis y variantes. Es el único donde tú puedes estar cuatro horas sentado en las gradas, hablando boberías de estadísticas sin perder un detalle del juego”, dice Rubén, mientras espera el ómnibus que lo llevará al Estadio Latinoamericano, en El Cerro.

Para Sahily, profesora de matemáticas, el deporte de alta competición, además de emotivo, sirve de distracción, y lo convierte en el antídoto perfecto para sustraerse de las penurias habituales en Cuba.

“Un buen partido de fútbol, como Real Madrid y Barcelona te hace olvidar por un rato que no tienes comida en la despensa ni dinero en la cartera. También ayuda que la trasmisión televisiva es excelente. La pelota es muy compleja, no la entiendo”, argumenta.

En plena efervescencia beisbolera, que vive su tramo final, los cubanos esperan el próximo domingo para ver en vivo el partidazo entre Madrid y Barcelona.

El fútbol sigue conquistando espacio en una nación netamente beisbolera. En especial los merengues y culés. La guinda son el de Rosario y el de Funchal, Madeira. El gancho globalizador del portugués y el argentino ha llegado a la Isla. En cualquier tenderete privado se venden camisetas piratas de los dos, a 15 y 20 cuc. Las originales pueden rondar los 50 cuc.
En las calles, los niños y adolescentes que juegan fútbol, muchas veces descalzos, intentan imitar a sus ídolos. Que en Cuba, como en cualquier parte del mundo, son Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Iván García

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.