Home / La Carpeta de Iván / Los cubanos gastan el 80% de sus ingresos en alimentos
cuba_horto600

Los cubanos gastan el 80% de sus ingresos en alimentos

No importa si recibes dólares o euros de tus parientes en la diáspora. Si eres trabajador privado y devengas mil pesos al mes (45 dólares). O si laboras por 20 dólares mensuales en un taller estatal. Todos gastan el 80% de sus ingresos para comer caliente dos veces al día. A veces más.

Hay una notable diferencia. Los que reciben euros o dólares del exterior se alimentan mejor. Comen pollo, carne de cerdo, frijoles negros y un surtido de viandas y hortalizas. Los fines de semana se pueden dar el lujo de cenar carne de res, pescado  de calidad y hasta camarones.

Sus hijos toman leche dos veces al día. Y mientras ven el culebrón brasileño por la tele, pueden ‘picar’ maní tostado o tomar jugos naturales de frutas. Los que hace diez meses sacaron sus licencias como trabajadores por cuenta propia no están tan amplios a la hora de escoger el menú, pero el pollo, carne de cerdo y huevos no faltan en su dieta.

Aquéllos que trabajan 40 horas semanales en una fábrica estatal son quienes peor están. Si no pueden robar artículos de valor en su empresa y viven exclusivamente de su salario, entonces sólo pueden hacer una comida diaria y desayunar café ligado con chícharos y sin leche.

De cualquier manera, unos y otros gastan el 80% del dinero para comer. Y hacer milagros. Pregúntele a Nora, jubilada, las recetas que inventa para alimentar a un nieto con Síndrome de Down y a su esposo retirado. “En mi casa entran 450 pesos por las pensiones mía y de mi marido, y mi hija mensualmente me da cien pesos. 550 pesos (21 dólares) en total. Con esa cantidad tengo que cocinar para todo un mes”.

Según Nora, en este verano el abastecimiento de algunos alimentos en los agromercados se ha mantenido estable. Pero los frijoles, ya sean negros o colorados, han desaparecido,  igual que las judías o los garbanzos. “Los precios son los que no bajan”, dice con una media sonrisa.

Josefa, ama de casa, considera que, exceptuando los frijoles de cualquier color, hay mejor oferta y variedad. Vecinas de su cuadra aseguran que los agromercados particulares, como el de Cuatro Caminos, en el Cerro, el de 19 y B en el Vedado o el de 19 y 42 en el municipio Playa, están mejor surtidos.

“Casi siempre hay frijoles, y variedad de frutas y vegetales de estación. Eso sí, más caros que los agros del Estado”, afirma Yolanda, peluquera. Aunque tampoco los mercados estatales venden muy  barato. Los frijoles negros, cuando los hay, el Estado los oferta a 8 pesos (40 centavos de dólar) la libra. Los frijoles colorados no faltan en los agros particulares: la libra cuesta entre 12 y 15 pesos (50 y 60 centavos de dólar).

A los particulares no se les permite vender arroz ni papas. Desde que en 2010 estos dos productos se venden por la libre en comercios estatales, no ha habido baches en el suministro. “Ahora siempre hay arroz. También papas. Los  chícharos y los huevos por la libre rara vez faltan”, indica Marta, oficinista.

La libra de arroz se oferta a 5 pesos (25 centavos de dólar) y es el plato omnipresente en la dieta nacional. La papa, a peso la libra. Y el huevo a 1.50 cada uno. La mayoría de las personas con las cuales conversé reconoce que algunas cosas han mejorado desde que hace cinco años el gobierno de Raúl Castro se lanzara a fondo para revertir el problema de la comida.

También desde finales del año pasado de forma liberada se oferta azúcar, pasta dental y jabones de lavar o baño. El azúcar tiene un precio que es motivo de quejas. “Se vende a 8 pesos la libra (40 centavos de dólar). Ya nadie se acuerda que una vez Cuba fue la azucarera del mundo”, dice Gustavo, maestro.

Lo que Castro II no ha logrado es abaratar el costo de los alimentos. Comparado con 2010, la gente tiene que pagar más caros los alimentos y el consumo eléctrico. Y lo peor: no hay una estrategia a corto plazo para elevar los salarios.

Las políticas de arrendamiento de tierras eran necesarias, pero están mal implementadas. Muchos campesinos consideran que se debiera ampliar el tiempo de arrendamiento hasta 99 años. Los agricultores privados también discrepan de la estrategia estatal de adquirir el 80% de la producción agrícola a precios ridículos, porque no incentiva a laborar la tierra.

El otro nudo gordiano que frena la producción de alimentos es la burocracia. Si el plan de frijoles para 2011 no se ha cumplido, entre otras cosas, es debido a que la planta de fertilizantes Rayonitro no cumplió su entrega de 4 mil toneladas de abonos.

Los burócratas son el enemigo número uno de las actuales reformas de Raúl Castro. También las leyes anacrónicas y regulaciones absurdas. La burocracia es un engendro del sistema. Y se ha convertido en un monstruo gigantesco, que lucra con los recursos del Estado.

El General ha sabido reformar las reformas. Cuando algo no funciona, no le tiembla el pulso para cambiarlo en el acto.

Su meta es que cada familia tenga asegurada una buena alimentación, con leche incluida. Y no se va andar con chiquitas con quienes se lo impidan.

El asunto de la comida, ha dicho el gobierno, es de seguridad nacional. Con esas cosas no se juega.

Iván García

Foto: Agromercado en la barriada habanera de El Vedado.  Leer también: Lo que cuesta comer en la isla, El dilema del arroz y El gobierno baja el precio de insumos y herramientas agrícolas.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player