Home / La Carpeta de Iván / La Víbora, mi patria chica

La Víbora, mi patria chica

La jerga burocrática y partidista de mi país lo denomina Consejo Popular Víbora. Es mi barrio. Un trozo de geografía, que abarca por un lado, desde la Avenida de Acosta, hasta Santa Catalina, y por el otro desde la Calzada de 10 de Octubre -la otrora Jesús del Monte, que el poeta Eliseo Diego inmortalizara- hasta Mayía Rodríguez.

Forma un cuadrilátero de siete cuadras de largo por diez de ancho. Existen numerosas escuelas como el Instituto de la Víbora, hoy politécnico de comercio; el centro de primaria Tomás Alva Edison y la secundaria Enrique José Varona, antaño colegios prestigiosos. Otras escuelas como Pedro María es ahora un sucio almacén. Y el antiguo colegio de los Hermanos Maristas, en reparto Sevillano, es el cuartel de la tenebrosa policía política.

Cuando cae la noche, la Calzada de 10 de Octubre, se convierte en una pasarela. Gays reprimidos a la caza de una pareja. Lesbianas con cortes de cabello a lo militar, que pasadas de tragos se besan con desespero a la puerta del Pain de Paris, una cafetería exclusiva en moneda convertible. El Parque Córdoba es quizás la posada nocturna al aire libre más grande de La Habana. Sexo barato, en divisas o moneda nacional, da igual. Usted escoge su preferencia sexual.

Avanzada la madrugada, ancianos de rostros tristes y ropas gastadas, para cobrar sus exiguas pensiones, forman cola en el Banco Metropolitano, situado frente a la antigua mansión de los Condes de Párraga, hoy casa de la cultura. También al amparo de la oscuridad, ladrones, asaltantes y “jamoneros” o rascabuchadores, hacen sus fechorías.

Cuando el sol calienta, la fauna marginal se va a la cama. Y la Calzada se tiñe de rojo, amarillo y carmelita, colores de los uniformes de  primaria, secundaria y bachillerato. Gente apurada se aglomera en las paradas, para abordar los ómnibus de las líneas P-6, P-8, P-9, y P-10 e intentar llegar a tiempo a sus trabajos.

Los viejitos que hacían cola en el banco por la madrugada, ahora son los primeros en comprar el solitario panecillo de 80 gramos que nos otorga la libreta de racionamiento.

Esas siete cuadras de largo y diez de ancho conforman el barrio de la Víbora. Mi patria chica.

Iván García

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

2 comments

  1. Estimado Ivan, soy de Honduras pero admiro y respeto al pueblo cubano, ese que con cada amanecer invariablemente, espera el milagro de la libertad. Tu barrio fue el barrio de un cubano que ama mi corazon, aunque el suyo ni me recuerda. Tus palabras llenas de tristeza me han conmovido hasta las lagrimas, asi son los cubanos bien nacidos, valerosos, abiertos y al hablar de su patria, parecen recitar un poema trastocado de melancolia. Dios permita que mas temprano que tarde, tu patria despierte con el tañir de las campanas que anuncien que ha llegado la libertad…

    Abrazos desde Miami

  2. vivia en la vibora antes de emigrar a US, relamente es penoso ver todo totalmente destruido .guardo el recuerdo de un barrio bonito y gente afable.hace un ano fui y senti pena por lo destruido que estaba en todos los sentidos.mis amigo y familiares me dijeron lo mismo que expresa este blog..gracias ivan por compartir con los que nos fuimos nuestra patria chiquita

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player