Home / La Carpeta de Iván / La “lista de Castro”

La “lista de Castro”

Han sido días tremendos. Desde que se supo que el canciller español Miguel Ángel Moratinos contemplaba en su agenda el tema de la excarcelación de una cifra apreciable de presos políticos, comenzó el seguimiento a la noticia.

Nunca antes el teléfono tuvo tanta importancia para mí. La incertidumbre me acosaba. Ni el móvil ni el teléfono fijo sonaban. Entre galletas de sal, maní tostado y jugo de mango, pegado a un Sony de onda corta, escuchando los partidos de futbol, esperaba la buena nueva.

En un sector de la disidencia existín -y existente- muchas dudas y recelos. No es para menos. La forma de actuar del gobierno cubano en 51 años apenas dejaba margen al optimismo.

El sábado 3 de julio comenzaron los rumores. Todos hablaban de una famosa lista. La nombramos la “lista de Castro”. El número que la componía era una suerte de charada. Algunos hablaban de que iban a liberar a cinco nada más. Otros juraban que una fuente bien informada les había asegurado que todos los presos de conciencia iban para la calle.

Las especulaciones iban a venían y yo no dejaba de comunicarme con diferentes familiares de presos políticos. Nada sabían. Tampoco ninguna figura de la oposición. Hasta que el periodista independiente Pablo Pacheco, condenado a 20 años en abril de 2003, me dio una pista fiable.

Pacheco me llama todas las semanas desde la prisión de Canaleta, en Ciego de Ávila. Esa tarde llovía ferozmente en la capital y con un hilo de voz me dijo: “Iván, maneja el dato con discreción, pero oficiales de la Seguridad del Estado nos dijeron que nuestras estancias en las cárceles es cuestión de días o semanas”.

Pero la noticia me llegó de forma sorpresiva y por la vía menos esperada, el miércoles 7 de julio. Mientras mordiéndome las uñas veía el partido de semifinales entre España y Alemania, porque el gol de los ibéricos no acaba de llegar, sonó el teléfono.

Era mi madre, la periodista Tania Quintero, que desde la pacata y lejana ciudad suiza de Lucerna, con voz entrecortada, me contó lo que la corresponsal de TVE en Cuba acaba de informar, que iban a excarcelar a los 52 que quedaban de la primavera negra de 2003.

Le dije que en diez minutos me volviera a llamar. Redacté una nota y se la leí por teléfono. Luego llamé a varios familiares que aún no lo sabían. Lidia Lima, la esposa del economista Arnaldo Ramos, me escuchó en silencio. Creí que la llamada se había caído. Era que el llanto no la dejaba hablar.

A continuación llamé a Ciego de Ávila, a Oleidys García, la esposa de Pacheco. Estaba viendo el encuentro de fútbol junto con Jimmy, su hijo de 11 años. Se quedó muda. Y de pronto comenzó a llorar, nerviosamente.

Me dijo que no le importaba si su esposo aparecía en ese listado. “Que lo importante es que se había iniciado un nuevo camino…” me estaba diciendo, cuando Puyol metió un gol de cabeza, España anotó y fue tal nuestra algarabía que decidimos continuar hablando en otro momento.

En esta Habana caliente y húmeda, todavía se desconocen los nombres de la “lista de Castro”. El secretismo y la paranoia son típicos del gobierno cubano.

Aunque nunca se debió encarcelar a ningún disidente, es un gesto que se agradece. Las palmas para el general Raúl Castro, la iglesia católica y el ministro español de exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Quizás esta noticia contribuya a salvar la vida del disidente Guillermo ‘Coco’ Fariñas. Personas de su entorno de Fariñas me dijeron que ‘Coco’ iba a deponer su huelga de hambre de 125 días.

Moratinos, un hombre que ha sido y sigue siendo duramente criticado por un sector de la oposición en la isla y también por el exilio, a pesar de sus innumerables gestiones a favor de la liberación de presos políticos, y de que Cuba entre de una vez y por todas en el carril democrático, cumplió su promesa cuando anunció que el mes julio traería sorpresas.

Iván García

Foto: AFP

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player