Home / Las Leyes de Laritza / La Aduana de Cuba decomisa envíos postales a disidentes

La Aduana de Cuba decomisa envíos postales a disidentes

En los últimos tiempos, a cubanos que públicamente disienten del gobierno les han sido decomisado bultos postales procedentes del exterior. La Aduana Postal y Envíos, entidad perteneciente a la Aduana General de la República, viene aplicando a disidentes un filtro de incautación para despachos remitidos en el extranjero.

Pongo de ejemplo mi caso. En menos de dos meses, me han decomisado dos envíos provenientes de los Estados Unidos. El más reciente se me notificó el 13 de agosto, por medio de la Resolución de Decomiso No. 1209 de 29 de julio de 2010 y un Acta de Retención y Notificación, ambos documentos firmados por Danny Samada Rivero, inspector de Control de Aduana.

Si te pasa una vez, puede tratarse de una casualidad. Una segunda vez podría verse como ensañamiento. Pero si a otras personas con tus mismas inquietudes políticas les ocurre lo mismo, entonces se trata de una estrategia estatal. Una forma sutil de castigar a quienes se atreven cuestionar el sistema.

No hay dudas, la medida administrativa tiene un trasfondo político. En la lista de afectados figuran Yoani Sánchez, Silvio Benítez, Dania Virgen García, Ubaldo Manuel León, Yusnaimy Jorge, Aini Martín, Vladimir Alejo y Julio Beltrán Iglesias, entre otros opositores.

Según el inspector Samada Rivero, el contenido del paquete a mí dirigido, “atentaba contra los intereses generales de la nación”. Dispuso su decomiso aparándose en la Resolución No. 5-96, del jefe de la  Aduana General de la República. Para la primera confiscación, el 8 de junio, aplicaron la Resolución de Decomiso No. 978. En aquella ocasión, Raimundo Pérez García, inspector de Control de Aduana, incautó la partida, argumentando las mismas razones.

La Resolución No. 5 de la  Aduana General, vigente desde 1996, permite la aplicación dentro del territorio nacional, del Convenio  Internacional sobre la represión de la circulación y tráfico de publicaciones obscenas. Y prohibe el envío de “cualquier objeto cuyo contenido sea considerado contrario a la moral y las buenas costumbres o que vayan contra los intereses generales de la nación”. Además, dispone que los productos decomisados sean entregados al Ministerio del Interior.

En las dos resoluciones que me fueron aplicadas, los inspectores Pérez García y Samada Rivero, omitieron explicar de qué modo los artículos importados “afectaban los intereses generales de la nación”. El contenido de los dos paquetes decomisados ha sido similar: MP3, cámara fotográfica, lápices, bolígrafos, sacapuntas, libretas, crayolas, globos, jabones de tocador, máquinas desechables de afeitar, desodorantes, esparadrapo, cepillo y pasta dental. Productos en venta en comercios estatales y tiendas recaudadoras de divisas en la isla.

A fines del mes de julio, interpuse recurso de apelación ante el jefe de Aduana Postal y Envío, solicitando la anulación de la primera resolución de decomiso. Con fecha 17 de agosto, se me notificó la Resolución de Apelación No. 231 de 2010, que declaraba sin lugar mi pretensión.

El funcionario, Raúl Gómez Badía, máxima autoridad del organismo actuante, consideró correcta la medida aplicada por el inspector Pérez García. Agotada la vía administrativa, mi próximo paso será hacer valer mis derechos ante los tribunales.

Aunque tal vez “la nueva ofensiva aduanal”, tenga otro objetivo. Destruir los tibios intentos por restablecer las comunicaciones entre Cuba y Estados Unidos. Los productos que me decomisaron fueron remitidos desde el país norteño a través de la agencia Servicio Postal Universal, de la Oficina de Cambio Internacional.

El 17 de septiembre de 2009, representantes cubanos y estadounidenses iniciaron en La Habana conversaciones con vistas a la reanudación del servicio directo de correos. Al término del encuentro, celebrado con gran secretismo, la delegación de Cuba hizo pública una declaración.

La mayoría de los cubanos, valga aclarar, no tiene una buena opinión sobre los servicios aduanales, sobre todo en los aeropuertos. Una muestra de ello es el video Abusos en la Aduana de Cuba, del reconocido compositor y cantante Cándido Fabré.

Laritza Diversent

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

3 comments

  1. john Tornabuono

    I am wondering if you can give me the email address were i can start my process of getting back some philtec material taking from me at the varadero airport where i was given one of those at de detencion forms they say i have 30 days o try and claim my stuff but was not given an adress

  2. La persecución y acoso por la dictadura cubana debe ser denunciada. Este relato, es una porción del desmadre diario contra los opositores o quienes disientan de cualesquiera de las tantas y absurdas ideas, regulaciones o leyes en Cuba. No respetan ni ninños, ancianos o familiares de los opositores. Es importante la labor que usted realiza Sra. Diversent, no sólo denunciar a la opinión publica los atropellos, también emprender las correspondientes diligencias legales para demandar los derechos conculcados. Cada día, son más los cubanos que arrojan el miedo por la borda y exigen sus derechos.

  1. Pingback: Penúltimos Días

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player