Home / La Carpeta de Iván / José Martí, comodín ideológico de los políticos cubanos
Estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana. Tomada de El escultor olvidado

José Martí, comodín ideológico de los políticos cubanos

Todos lo usan. Si alguien en Cuba está por encima del bien o el mal es José Martí (1853-1895). Militantes del partido u opositores se saben de carretilla largas frases martianas.

Y a la primera de cambio lo evocan. Es de buen gusto y políticamente correcto, mencionar un trecho de un discurso de Martí cuando las autoridades inauguran una envasadora de botellas plásticas, o un grupo disidente se reúne en La Habana.

Pepe Martí es el héroe de los dos bandos. Como el Pájaro Loco o Bob Esponja para un niño amante de los dibujos animados. Allá por la década del 50, a raíz del centenario de su natalicio, un abogado novato llamado Fidel Castro lo utilizó de escudo.

A pie juntillas, la mayoría de cubanos nacidos después de 1959, creen que es una verdad de biblia que el poeta y humanista fue el autor intelectual del asalto al cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953.

No pocos adoctrinados por el régimen aseguran que de no haber caído Martí en aquella absurda escaramuza en el caserío de Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895, el prócer habanero hubiese fundado un comunismo teóricamente superior al de Carlos Marx.

Como una golosina, en Cuba hay Martí para todos los gustos. A la carta. Igual se cita en un torneo de judo que en un simposio de avicultores. Intelectuales y académicos leales a los hermanos Castro, gastan generosamente el dinero público, intentando demostrar el parentesco ideológico entre el ilustre habanero y el puñado de compadres guerrilleros que desde hace 55 años gobiernan en la Isla.

En la biblioteca de un político, sea cual sea su afiliación, es casi una obligación llenar los estantes con libros martianos. Nos han impuesto un Martí de atrezzo. Lejano y aburrido para los jóvenes.

Si el Estado ha creado una corriente de opinión, donde José Martí coquetea con el comunismo, los disidentes lo presentan como un exponente a ultranza del liberalismo económico.

Cada cual hala para su lado el despojo del Maestro. Han ido deformando la realidad de un tipo de carne y hueso. Es casi un suicidio intelectual en Cuba, hablar de aquel ser humano, mujeriego y bebedor.

No. Es mejor venderlo circunspecto. Vestido de negro y sin sonreír. Es la foto que siempre cuelgan en un acto, del régimen o de la oposición.

Pero entre los cubanos hay más versiones de Martí que de la canción A mi manera. Es ubícuo. Es todo y es nada. Un busto en cada escuela, una pintura en un mural callejero o un cuadro en cualquier charla política.

Quien no haya leído toda su obra, dicen, no es un buen cubano. El mal uso del paradigma martiano, ahora mismo le está pasando factura a la generación más joven de la isla. A un segmento importante de la juventud no le gusta Martí.

Mientras cada cual pretende apropiarse de su figura, muchos adolescentes cubanos se pasan horas sentados ante una consola o una computadora, jugando o haciendo apuestas a ver quién ganará la final de la Champions, el 24 de mayo en Lisboa.

Ciento diecinueve años después de su muerte, lo que nos va quedando es un Martí desconocido. Cineastas como Fernando Pérez intentan desmontarlo del santoral. Y en su soberbio filme El ojo del canario, muestra la adolescencia de Pepe al estilo de un vecino del barrio.

Traernos de vuelta al Martí hombre es una auténtica faena para los que custodian su legado. Sobre todo para convencer a los más jóvenes que aquel hombre excepcional fue mucho más que un diletante, poeta, escritor y político de mirada triste vestido de luto.

Iván García

Foto: Estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana. Tomada de El escultor olvidado

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.