Home / Las Cartas de Tania / Hasta la vista, Mr. Swatch!

Hasta la vista, Mr. Swatch!

Cuando Iván y Laritza me invitaron a escribir para este blog, me pidieron testimonios sobre mi vida en Lucerna, cantón de la Suiza alemana donde resido desde el 4 de diciembre de 2003. Si mal no recuerdo, sólo dos o tres veces publiqué al respecto, en 2009.

Pero hoy quiero dedicarle un post a uno de los hombres más queridos y respetados en Suiza, el empresario Nicolás G. Hayek, quien el lunes 28 de junio falleciera de un paro cardíaco. Tenía 82 años y desde 2003 había nombrado a su hijo Nick al frente del Grupo Swatch, el más poderoso de la relojería mundial.

La vida de Hayek es tan rica y variada como los relojes que en los 80 creó y contribuirían a salvar de la bancarrota a la afamada relojería suiza.

En vez Adiós, he preferido decir Hasta la vista. Porque hombres como Hayek no se van cuando mueren. Continúan viviendo en la fabulosa obra que dejaron. Y yo diría que en cada reloj Swatch.

Tania Quintero

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Adiós, querido Juan Carlos

Adiós, querido Juan Carlos

Fue su hermano, Jorge Luis Piloto, reconocido compositor cubanoamericano residente en Miami, quien me dio la noticia: en la madrugada del 3 de septiembre murió su hermano Juan Carlos, mientras trataba de conciliar el sueño en el sillón reclinable donde solía leer, ver televisión, conversar...