Home / Las Cartas de Tania / Háblalo sin miedo: otro ‘invento’ Made in Miami
1_Telf

Háblalo sin miedo: otro ‘invento’ Made in Miami

En abril de 2010, en Miami ‘inventaron’ el proyecto Cuba Represión ID, lanzado con bombo y platillo en un programa de televisión. En este blog publiqué Los rostros de la represión . Al día siguiente, en una breve nota se aclaraba que lo de Miami no era nada nuevo: ya en las provincias orientales, los opositores se habían estado ocupando de identificar a los represores, con los recursos a su alcance.

Un año después, de aquel proyecto nadie se acuerda. Ahora acaban de ‘inventar’ un sistema cuya efectividad está por ver y al cual le han puesto un nombre demasiado largo e inexacto: Háblalo sin miedo.

Largo, porque en una época cuando todo se mide en segundos, tres palabras son muchas palabras. Inexacto, porque en la isla -y quienes allá viven lo saben- cada vez más la gente habla sin miedo y en voz alta, en la calle, en las colas… Además, el ‘invento’ no es para hablar, si no para reportar y denunciar.

En su edición del domingo 1 de mayo, El Nuevo Herald da como ‘noticia’ una información que ya el 13 de abril había aparecido en el blog Punt de Vista.

Como a todos los descubrimientos hay que darle un tiempo para comprobar su utilidad, el 1 de mayo de 2012 revisemos si, efectivamente, este ‘invento’ Made in Miami ha funcionado.

La Florida es el estado de Estados Unidos donde viven más cubanos y el más cercano geográficamente a Cuba. De la Florida es de donde parten más vuelos hacia la isla, también desde donde se envían más remesas familiares. Y junto con los dólares, llega el volumen mayor de paquetes, con toda clase de productos (casi todos transportados por ‘mulas’), entre ellos cámaras digitales, celulares, laptops y otros equipos de última generación.

Sin embargo, los residentes en la otra orilla no acaban de percatarse de que en Cuba es una minoría la que tiene acceso a internet. Y entre los que con regularidad acceden a la red se encuentran periodistas independientes, opositores y blogueros, sin contar funcionarios y  portavoces oficiales. No todos los cubanos tienen celulares ni tampoco es mayoritario el segmento de la población que puede ver programas miamenses por la clandestina ‘antena’ .

Pero ésas son realidades secundarias. La principal es que mientras los cubanos (disidentes incluidos) tengan que estarse rompiendo la cabeza para ver qué van a comer ese día; qué merienda al día siguiente llevarán sus hijos a la escuela; cómo conseguirán una botella de aceite; un jabón para bañarse o una bolsa de detergente para lavar la ropa, les quedará poco espacio en su mente para estar pensando en iniciativas diseñadas por personas que tienen asegurada su supervivencia diaria.

Para reportar un arresto o denunciar una situación grave, sea en la disidencia o en la población, no hace falta ningún dispositivo especial. Basta con un teléfono: público, inalámbrico o celular.  Y si no se tiene el número de un periodista independiente que viva cerca, se llama a uno de los corresponsales extranjeros acreditados en Cuba. En última instancia, se telefonea a un familiar o conocido residente en el exterior.

Hasta la fecha, los SMS, que es lo que en la isla tienen todos los dueños de celulares, han resultado efectivos.

Pongo un ejemplo: cuando mi hijo recibió un SMS comunicando la detención del periodista español Carlos Hernando, enseguida se fue a un hotel. A las 16.13 hora de Suiza (10.13 en La Habana) recibí la nota y seis minutos más tarde, a las 16.19 la estaba enviando a El Mundo, que inmediatamente la publicó online. Hernando había sido arrestado por la Seguridad del Estado a las 7 de la mañana y cuando a las 12 del día fue liberado, la noticia llevaba más de una hora en internet.

¿Por qué si el creador de Háblalo sin miedo supuestamente vive en Estados Unidos, la nación más libre del mundo, no puede dar la cara y hablar sin miedo de su ‘invento’?

Ya para secretismo basta y sobra con el del régimen de los hermanos Castro, conspiradores de marca mayor. Pero parece que a su inventor le gusta el sigilo. Y, de paso, darle trabajo a los oficiales del DSE y a los chicos de la UCI, entre otros preocupados con la ‘ciberguerra’ en la isla.

A propósito de transparencia, al día siguiente de la boda real en el Reino Unido, la BBC informaba sobre el impacto económico de un enlace que fue seguido por más de 2 mil millones de televidentes en todo el planeta. Ser transparente es tan importante como hablar sin miedo. En Cuba o en cualquier país.

Tania Quintero

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player