Home / La Carpeta de Iván / ETECSA, el monopolio cubano que no funciona

ETECSA, el monopolio cubano que no funciona

Ni levantándose a la cinco y media de la mañana Noris, estudiante universitaria, se ha podido abrir todavía una cuenta de correos Nauta, un servicio para teléfonos móviles que oferta el monopolio estatal de telecomunicaciones en Cuba, ETECSA.

“El servicio solo se ofrece en determinadas oficinas comerciales de ETECSA. En la ubicada en los bajos del edificio Focsa reparten 30 turnos diarios y a veces, después de estar dos horas en una cola, la funcionaria te dice que por motivos técnicos o de otra índole no se abrirán nuevos correos”, dice Noris.

En la Isla nadie le disputa a ETECSA su incompetencia y mal servicio. En cualquier oficina comercial un simple trámite demora horas. Desde pagar la factura del teléfono fijo, abrir una cuenta de correo Nauta o pedir un traslado de teléfono a otro domicilio.

Valerio, residente en El Capri, barrio al sur de La Habana, lleva dos años y medio esperando que la empresa de telecomunicaciones le habilite su teléfono fijo.

“Cuando te mudas, el teléfono lo deben situar en la nueva dirección. Pero el trámite es un fastidio. Ni con dinero por debajo de la mesa se resuelve. Me informaron que no hay capacidades técnicas. Le he escrito cartas a la presidenta de la empresa (Mayra Arevich) y nada ”.

Hasta 2011 la empresa tuvo otra cara. Conformaban una sociedad mixta con la empresa italiana Telecom, que aportaba tecnología y dinero suficiente para adquirir vehículos y herramientas de trabajo.

“Todos los años nos daban uniformes nuevos, excelente almuerzo y una bolsa con aseo. Cuando la empresa cayó en manos de GAESA (emporio militar que dirige Luis Alberto López-Callejas, nuero de Raúl Castro) comenzó el declive a pasos acelerados”, cuenta un trabajadorde ETECSA.

Según un mecánico, el parque de vehículos tiene 17 años de explotación y no se vislumbra a corto plazo una inversión para su reposición. “Si respetáramos la carta tecnológica debiéramos sustituir el motor de los vehículos cada diez años. Pero eso ya no se cumple. Debemos improvisar soluciones con el transporte, la mayoría tienen más de 300 mil kilómetros recorridos. Súmale a eso que tenemos déficit de piezas de repuesto, sin contar la corrupción, donde los jefes de taller se roban las piezas y el combustible”.

En parcelas abiertas a futuras inversiones extranjeras, ETECSA aún no está en venta. “Es un sector estratégico. El gobierno quiere mantener el control de las telecomunicaciones y sobre todo las nuevas tecnologías. Se busca un socio como Rusia o China que importe un know-how que permita tener bajo vigilancia el tráfico de telefonía móvil e internet. Por ahora a las empresas americanas se les ve con recelo. En el mejor de los casos pueden ser un complemente, como IDT, para llamadas internacionales, pero no le van dejar meter la mano en el negocio de internet por miedo a que introduzcan tecnologías para espiar las comunicaciones”, señala un ingeniero.

En la primavera de 2012, un escándalo monumental sacudió la empresa, cuando se evaporaron más de 30 millones de dólares de una inversión conjunta con Venezuela de 70 millones, para un cable submarino que permitiría un mayor volumen y mejor velocidad de conexión a internet.

“El proyecto se denomina ALBA 1 y supuestamente debía mejorar en 3 mil veces la caótica velocidad de trasmisión que rondaba los 120 kilobyte por segundo. Aquello fue un robo a dos manos. No sé quién robó más, si gerentes venezolanos o funcionarios cubanos. Algunos funcionarios de menor rango fueron arrestados. A peces gordos como Ramiro Valdés ni le tocaron. Solo fue destituido como ministro de comunicaciones”, apunta un especialista que laboró en el proyecto.

Tras el histórico giro en las relaciones de Cuba y Estados Unidos, los hombres de negocios de empresas estadounidenses competentes están interesados en invertir y modernizar las capacidades de ETECSA.

Ha habido reuniones con funcionarios importantes de Estados Unidos como Daniel Sepúlveda. Pero un funcionario que prefiere el anonimato señala que la parte cubana no quiere abrir la puerta del todo.

“Hay muchas dudas de carácter político con respecto a las nuevas tecnologías. Internet es como un potro salvaje sin domar. Si empresas como Verizon, Google o ATT invierten y el acceso de banda ancha llega a todos a precios módicos, el Estado pierde una parte importante del control de la información. Les preocupa, sobre todo en las redes sociales, que se activen bolsones de grupos descontentos con el régimen. Ahora la mayoría está disgustada, pero son electrones libres”, argumenta el funcionario.

Si en sectores estratégicos la autocracia se debate en abrirse o mantener el candado, en el manejo operacional la empresa es un caos. “Es penoso. Las herramientas de trabajo no son las adecuadas y para sustituir cables, empatamos cables viejos. Uno se pregunta qué hace la empresa con el dinero que ingresa”, se queja un operario.

Llamé a la presidencia de ETECSA para saber el monto de dinero bruto y las ganancias de la empresa en 2014. “Eso es información clasificada”, me respondió de forma escueta una empleada.

Según cálculos conservadores, ETECSA ingresa alrededor de mil quinientos millones de dólares por concepto de telefonía móvil, llamadas internacionales, internet y otros servicios.

Las llamadas internacionales más caras del mundo son a Cuba. Por una oferta especial, desde marzo hasta junio, la hora de navegación en internet bajó de 4,50 a 2,50 la hora. Que sigue siendo un precio alto si se tiene en cuenta que el salario promedio es de 20 dólares mensuales

A partir del otoño de 2014 los salarios en ETECSA se han triplicado. Un ingeniero que ganaba 500 pesos ahora cobra 1,500 (alrededor de 60 dólares). Pero el aumento salarial no se ha revertido en un mejor servicio a los usuarios.

La mercadotecnia de la empresa es pésima. Cuando el año pasado más de 100 mil clientes se abrieron una cuenta de correo Nauta, colapsó el servidor: los especialistas de la empresa no habían previsto esa gran cantidad de usuarios.

En busca de dinero fresco, de forma periódica ETECSA promociona ofertas para atraer a cubanos residentes en el extranjero, quienes mayormente son los que mantienen las cuentas de la telefonía móvil de sus parientes pobres en Cuba.
Trabas burocráticas, largas colas, poca transparencia financiera y mal servicio son el sello distintivo de la empresa de telecomunicaciones. Usuarios como Noris, estudiante universitaria, lo sufre. Hace un mes que hace colas para abrirse una cuenta de correo Nauta. Hasta ahora sin éxito.

Iván García

Foto: Tomada de Cubanet.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

One comment

  1. Joaquin Gonzalez

    Tremendo articulo, ninguna empresa controlada por el gobierno funciona.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.