Home / La Carpeta de Iván / El asilo de ancianos de la calle San Miguel

El asilo de ancianos de la calle San Miguel

Da grima. El asilo de ancianos “Hogar del Veterano”, en Agustina y San Miguel, a una cuadra de la Calzada de 10 de Octubre, es una edificación de dos plantas, descuidada y sucia, pintada de un color que hace muchos años fue azul cielo.

Por estos días de frío húmedo, usted observa en las mañanas sin sol, a varios grupos de ancianos apiñados y aburridos, con sus abrigos sucios y gastados del siglo pasado, los ojos lagañosos y extrañando un café con leche caliente que les cambie el cuerpo ante esta ola gélida de enero de 2010.

Fue el poeta Raúl Rivero, ahora exiliado en Madrid, quien en uno de sus poemas dice “cuando hace frío, el hambre tiene navaja”. Pregúntele a Urbano Fernández, un anciano de 75 años, siete de los cuales residiendo en el asilo, cargado de achaques y una artrosis cruel, qué es lo que más extraña de la existencia cotidiana. Y mirándole quieto con sus ojos claros, la única parte de su cuerpo que aún se mantienen con vida, “siento nostalgia por una cama limpia, unos hijos que me cuiden los pocos años que me quedan y una comida decente y caliente”, dice Fernández, mientras a las personas que pasan por las calles aledañas al asilo, le pide cigarrillos y dinero.

La gente suele mirar hacia otro lado cuando camina por este mal cuidado centro geriátrico. No es para menos. El espectáculo es poco edificante. Viejos tullidos, con hambre, algunos con avanzada demencia senil, jugando dominó o convertidos en pedigüeños.

“Alguna vez fuimos jóvenes y fuertes, expresa Jesús Garzón. Yo jugué béisbol, era campo corto”. Y sus manos que tiemblan como un flan de vainilla, intentan demostrar cómo atrapaba la pelota. Ahora, deteriorado por un avanzado Alzheimer, casi siempre está en cama. Su familia hace años que no lo visita.

“Soy una carga, un estorbo, lo único que pido para este 2010 es morirme cuanto antes”. Y de pronto me pregunta si algún día yo pudiera llevarlo al Latinoamericano, al antiguo Estadio del Cerro, a ver un partido de béisbol.

Otro grupo de ancianos tapados con colchas desteñidas y zurcidas juegan una partida de dominó, y comentan cuánto desearían comerse una posta de pollo frito. Desde una cafetería aledaña se siente el olor de los pollos que fríen. “Pero vale 25 pesos, y yo de jubilación sólo cobro 197 pesos” (menos de 8 dólares), aclara Reinaldo Peña, 69 años.

Según Peña, pasaron una Navidad y fin de año sin probar el cerdo asado. “Ese día nos dieron una sopa sin sustancia, arroz blanco y un pescado repleto de espinas. Las asistentes nos acostaron temprano, para poder escuchar música y tomar ron con sus amiguetes. Muchacho, te sugiero que le reces mucho a Dios, para cuando llegues a viejo tengas una familia que vele por ti”, dice el anciano, mientras se le humedecen sus ojos opacos y míopes.

Pedro Carballo, 84 años, es de los ancianos que más tiempo lleva viviendo en asilo. “Voy para 12 años, he visto morir a muchos, algunos buenos amigos mío. Estar en un asilo es como estar preso. Qué no he visto yo. Los asistentes que nos atienden son unos pobres diablos, que recalan aquí porque no tienen una mejor opción para ganarse la vida, el gobierno no les paga un salario digno, entonces lo que les interesa es robarse cuanta comida, aceite y detergente puedan”, comenta Carballo con voz pausada.

Y me cuenta que cuando llegan donaciones del extranjero, los trabajadores se las reparten entre sí. “A nosotros, viejos sarnosos y de mierda, que nos resistimos a morir, siempre nos toca lo peor”, dice el anciano enfadado.

Un grupo de cinco o seis octogenarios se acercan y dan más detalles. “Los que tenemos condición de seminternado, es decir, que solamente venimos a comer y a dormir, desde que amanece salimos al asfalto, a intentar ganarnos un puñado de pesos, para que la vida sea menos dura. Yo vendo periódicos, tengo varios clientes que me pagan 30 pesos semanales, para que cada día les lleva el periódico a sus casas. Gracias a ese dinero, puedo cenar algo mejor”, explica Norberto Arias, 78 años, un negro delgado que viste un viejo abrigo de lana y unos zapatos con la suela despegada, cocidos con alambre.

Para Norberto, “cenar algo mejor”, es comer arroz, frijoles, vianda y pescado hervido, en un tugurio estatal, lóbrego y sucio que vende comida a bajos precios, llamado El Encanto. La mayoría de los ancianos de este asilo estatal pasaron la Navidad viendo la tele o haciendo historias, alardeando cuando eran jóvenes y tenían un ejército de mujeres bellas, vestían con elegancia y tomaban cerveza.

En un rincón, Norberto Arias, comenta: “Esto es lo único que nos distrae, caernos a mentiras y vivir del pasado y la nostalgia. La realidad nuestra es dura, esperar que Dios nos lleve cuanto antes. Hace muchas Navidades que no comemos turrones, ni una comida caliente y exquisita, nuestras familias nos rechazan, no culpo a nadie, es lo que nos tocó”, acota Arias mientras baja su cabeza y llora en silencio.


Es lo que queda de uno de los Hogares de Veteranos que había en La Habana antes de 1959, donde antiguos mambises, como llamaban a quienes combatieron en las guerras de independencia, podían pasar dignamente su vejez. Puede verse en la foto, del 24 de febrero de 1952, cuando un grupo de alumnas de una escuela pública, (entre las cuales se encuentra mi madre), fueron con su maestra a llevarle tabacos y compartir un rato con estos viejos cargados de historia. Todos implecables, con sus guayaberas de lino.

Ahora es un asilo lúgubre y triste, en la calle San Miguel, en el municipio 10 de Octubre, el más poblado de La Habana.  Si usted no se conmueve al leer cómo viven estos ancianos, por favor, vaya al cardiólogo.

Iván García


About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

6 comments

  1. Me ha dado mucha tristeza leer eso y saber que esas cosas suceden a diario en cuba, no se si recuerdan lo que paso hace unos años en el Hospital Psiquiatrico de la Habana que muchos pacientes murieron de frio y hambre por las pesimas condiciones de vida que tenia alli, pero es mas criminal que los familiares de esas personas se olviden de ellos y ni tan siquiera se preocupen por como viven sus familiares en esos lugares.
    Saludos yus

  2. ESA SITUACION ES INSOSTENIBLE ,UNA COSA CONYEVA A LA OTRA,ESE SISTEMA ESTA COMPLETAMENTE DEPAUPERADO VIVI EN CUBA POR 40 ANOS ,NO HAY QUIEN ME HAGA UN CUENTO CHINO,LO QUE NO ENTIENDO ES COMO ES POSIBLE,QUE UN FAMILIAR DE UN ANCIANO,NO VAYA A VISITARLO POR UNO O DOS ANOS,NADA TIENE QUE VER CON LA SITUACION DEL PAIS,ESO VA CON LA CALIDAD HUMANA DE LA PERSONA,USTD,ME PERDONAN.

  3. Yo rote por ese asilo cuando estudiaba medicina en el añom 1988 y estaba en candela. Los pobres ancianos sucios y un mal lor a orine que para que contar. los banaban a todos juntos en unas duchas colectivas como si fueran reses.
    Fue uno de los momentos mas desagradables de mi carrera. Pero bueno, Cuba tiene que prestar colaboracion medica en Africa para que el mundo vea lo generosa que es al Revolucion de los Castros mientras los ancianos se mueren en esos centros sin atencion ninguna

  4. se me ha marchitado el rostro, y el corazón se me ha convertido en una pasa, de leer este artículo, porque se que en verdad es así y me siento con una impotencia enorme, dios o quién sea tienen que hacer algo para que esta situación cambie de una vez

  5. israel gutierrez

    SR Ivan , estriste lo que cuenta en su cronica y siento pena por esos ancianos , pues un dia seremos ellos , a quien culpar , a la familia , al gobierno , a los que trabajan en el lugar , pues es dificil hacerlo , solo tener un poco de amor en el corazon y pedir a dios porque por lo menos un alimento digno no les falte .

  6. Olbein Hernandez

    Ivan, lo felicito por el articulo, recuerdo ese asilo y los ancianos que en el vivian, dos o tres veces por semana esperaba la ruta 13 y como tenia tan “buen” servicio, pasaba ratos contemplandolos. Gracias por traerme recuerdos de otros tiempo, pero mas importante, dar a conocer como viven esos infelices.
    Un abrazo Ivan

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player