Home / La Carpeta de Iván / Disidencia cubana: mirar hacia dentro
C_4_maincontent_3018158_largeimage

Disidencia cubana: mirar hacia dentro

Las revelaciones de WikiLeaks han dejado mal parada a la oposición cubana. Lo que piensa un sector de la diplomacia estadounidense sobre el pobre desempeño de la disidencia tradicional, es lo mismo que por lo bajo comentan periodistas independientes y corresponsales extranjeros.

Si no han salido a la luz una serie de bochornosos actos de corrupción, nepotismo y caudillismo en el desempeño de opositores al frente de grupos políticos, ha sido por esa gastada camisa de fuerza que hace pensar a los periodistas alternativos que al abordar el tema de forma pública, se le hace un favor a los servicios secretos de la isla.

A mí no me vale esa opinión. Es hora de que la oposición local replantee sus bases. Si no dan un giro de 180 grados y trazan sus estrategias mirando hacia dentro del país, quedarán como un movimiento de gente valiente que abiertamente desafiaron la intolerancia del régimen de los hermanos Castro.

A su favor, muchos opositores tienen que han pasado por las duras cárceles de la isla sin quebrarse. Es de admirar que cubanos que pudieran haber sido tranquilos padres o abuelos, hubieran tenido valor para fundar partidos y organizaciones que el gobierno considera ilegales y las leyes cubanas sancionan con  varios años de prisión.

Pero ser valiente no lo es todo. Dentro de la disidencia tradicional hay no pocos autócratas que visten de civil. Son intolerantes, alcahuetes y deshonestos. Se han acostumbrado a vivir de las ayudas de agencias del gobierno de Estados Unidos o grupos y personas de diferentes tendencias políticas en Europa.

Soy de los que piensa que no es saludable aceptar dinero de ningún gobierno. Puedo estar errado. Hace años, de manera pública y transparente, la oposición debió abordar sin complejos ese tema.

Es real: cuando se toma el camino de disentir contra Castro, como regla, los disidentes pierden sus puestos de trabajos y dejan de cobrar un salario. También es cierto que para realizar cualquier labor política se necesitan fondos financieros.

Ocultar el asunto del dinero ha provocado el surgimiento de lamentables casos de corrupción. Al no haber controles efectivos, democracia interna y transparencia en el seno de muchas organizaciones disidentes, ciertos líderes de grupos se han apropiado de manera descarada de dinero y ayudas materiales.

La lista es larga. Pesos pesados dentro de la disidencia que roban a manos llenas. Por decoro no revelo sus nombres. Además de corrupta, salvo excepciones, la oposición cubana es mediocre y poco efectiva. Una disidencia bananera. Se pueden contar con los dedos de la mano los proyectos políticos que intentan involucrar a la ciudadanía.

La oposición local está dirigida hacia el exterior. Desde las salas de sus casas, pequeños grupos de personas escriben un documento, citan a la prensa extranjera, lo leen por Radio Martí y ya se sienten realizados.

La gente común en Cuba ni se entera. Es una pena. El número de ciudadanos disgustados por el quehacer del gobierno, les aseguro, es amplio. Si los partidos opositores realizaran una labor proselitista a fondo con ellos, serían conocidos en su propio país.

Hay campos inexplorados por la disidencia. Las carencias materiales y de servicios en Cuba afectan a todos. Leales al régimen o no. Unos y otros desean que reparen las escuelas de sus hijos, los hospitales y las calles del barrio. Unos y otros desean tener agua potable todos los días y que el 60% no se pierda debido a salideros.

Al margen de la ideología, todos sufren al tener que viajar como sardinas en lata en los atestados ómnibus del caótico transporte urbano. Piensen como piensen, los cubanos quieren más y mejor comida. Salarios dignos. Ciudades limpias. Una sola moneda. Poder viajar sin permiso estatal. Tener acceso libre a internet y la antena por cable, por módicas sumas.

En 52 años, los Castro no han sabido resolver esos problemas. Si la disidencia hiciera trabajo comunitario en los barrios, pudiera impulsar una serie de pequeños y modestos proyectos que involucre y beneficie a la gente. Apenas se encuentran activistas como Sonia Garro, mujer de la raza negra residente en un barrio marginal de Mariano, que ayuda a niños que viven en hogares que son infiernos chiquitos.

Es bueno exigir democracia y libertad al régimen. Pero también es bueno buscar opciones -y soluciones- para las mujeres y hombres de la Cuba profunda.

Por supuesto, los servicios secretos hacen todo lo que está a su alcance para que la disidencia no fragüe una verdadera base social. También es verdad que la oposición tradicional se ha acomodado a vivir de proyectos irrealizables, más conocidos en Miami que en La Habana.

Es sano que haya diferentes tendencias políticas y discrepancias dentro de la disidencia. Pero existen cuatro o cinco puntos de coincidencias entre los opositores que permiten diseñar proyectos conjuntos.

Que se discrepe no quiere decir que los grupos opositores sean enemigos. Es lo que está aconteciendo. Tantas rencillas y odios han disminuído una labor política coherente y seria.

La actual oposición, si no se recicla y democratiza las reglas de juego, será un cadáver político. Pero nunca es tarde para dar una vuelco a la realidad.

Iván García

Foto: EFE. Rueda de prensa de la Agenda para la Transición, La Habana, abril de 2010.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: taniaquintero3@hotmail.com

One comment

  1. coincido contigo ivan, no solo necesitan replantearse seriamente la estrategia politica hasta que logren articular un programa coherente, factible y viable a pesar de las terribles condiciones en las cuales tienen que desarrollar su labor, sino ademas que las sabanas no son para guardarlas en los armarios sino tenderlas en los balcones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player