Home / La Carpeta de Iván / Disidencia cubana: más ego que talento

Disidencia cubana: más ego que talento

Hasta el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, intuyó que la oposición de la isla derrocha su talento y energía en luchas sórdidas y estériles. En respuesta al cuestionario que le realizó la bloguera Yoani Sánchez, el mandatario estadounidense, entre otros aspectos, destacó que la oposición cubana no suele ponerse de acuerdo entre sí.

Es cierto. Riñen demasiado, por temas baladíes. Parecen niños grandes y malcriados. Repletos de bajas pasiones. Y con un ego sobrado. Son dados a la difamación, y a la primera de cambio se comportan como animales en celo cuando notan que pierden protagonismo.

Es una oposición inmadura y poco diplomática. Una disidencia de república bananera. Si estos disidentes con más ego que talento, van a ser los que rijan los destinos de los cubanos, seré el primero que el día después que desaparezca el régimen de los hermanos Castros, tomaré rumbo al exilio.

El trasfondo de las incomprensiones entre los numerosos grupos de la oposición, casi nunca es por un determinado proyecto político. La fajatiña es o por dinero o por tener mayor influencia de liderazgo dentro de la oposición en la Isla. Luchan con saña por aparecer como interlocutores válidos con el gobierno de Estados Unidos o con la Unión Europea.

Es lícito y sano que se difiera. Y que cada partido, organización o movimiento demuestre que su estrategia de futuro es más viable. Bien. Lo que no se entiende es por qué, cuando alguien no coincide con sus propuestas, cae sobre esa persona o grupo, un volcán de lodo y una catarata de insultos.

La disidencia interna tiene un valor que nadie puede negar. Oponerse a un gobierno como el de los Castro es digno de aplausos. Además de estar hostigados y penetrados por la Seguridad del Estado, están amenazados por leyes, como la 88 o ley mordaza, que te envían tras las rejas por 20 años o más, sólo por discrepar y pedir un espacio político.

Pero, al menos para mí, la disidencia ha perdido el camino. También sus perspectivas. Ocupados como están, peleándose e insultándose, no se han percatado de la ausencia de un proyecto viable y sólido para ese futuro que se nos viene encima.

Son como cotos cerrados de caza. Enfocados a la prensa extranjera y a los mandatarios occidentales, poco o nada hacen para ampliar sus bases partidistas. A falta de espacio en los medios locales -por razones obvias- no intentan convencer, hablándole a los ojos, al cubano de a pie, hastiado y disgustado tras 50 años de un sistema ineficiente y que no satisface las expectativas personales de casi nadie.

En vez de propuestas irrealizables y descabelladas, bien podrían remangarse la manga al codo y aprovechando el poco resquicio legal que les da la Constitución de la República, involucrarse más en los asuntos de su comunidad. Y en los variados y múltiples problemas de escasez material y ausencia de valores que afecta a todos.

Literalmente a todos. Seas partidario o no de los Castro; liberal, socialista, marxista o cristiano; de izquierda o de derecha. Desde la violencia en ascenso, la falta de agua potable, el mal estado de las calles y las viviendas, la caída en picada de la calidad en la enseñanza y el lastimoso deterioro de la salud pública, en una época orgullo de Fidel Castro y una de las vitrinas del socialismo nacional.

Los disidentes debieran darse a conocer entre sus conciudadanos y asumir un papel de liderazgo, abierto al debate democrático. Cambiar el discurso y respetar las diferencias entre ellos, sería un primer paso. De continuar el actual estado de cosas, seguirán sumidos en la mediocridad y el descrédito.

Obama, quizás por diplomacia, no profundizó en el tema. Hay numerosas personas dentro del periodismo independiente y en grupos subterráneos de jóvenes intelectuales, que están tan cansados del añejo gobierno de los Castro, como de las peripatéticas posturas de la oposición criolla.

No solamente debe cambiar el sistema en el cual hemos vivido durante medio siglo. También debe transformarse la disidencia local. De seguir con las disertaciones panfletarias, la letanía y el caudillismo personal a la hora de hacer política, la futura sociedad cubana nacerá lastrada.

Habrá, sí, un cambio de nombre y de personas en la dirección del país. Pero será como tener un Fidel Castro vestido de civil. Al menos yo, no deseo ese porvenir para mi patria.

Iván García

Foto: MRLG, Flickr

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

6 comments

  1. Visto a la distancia de 50 años, prefiero estas disensiones cualquiera sea su origen o motivación, a la monolítica y trasnochada unicidad de la dictadura. Al final, no han cometido delito alguno y si se tiene en cuenta, el intenso trabajo que hace la seguridad cubana por dividir, no es ajeno o extraño que lo logre a menudo. Diferencias vamos a tener, pero me parece Iván, que mirar las diferencias como un mal mayor, es olivdar y relegar el real mal mayor de Cuba. Prefiero la desunión por diferencia de criterios o aun, por las que señalas inapropiadamente de dinero a la unión que tanto daño nos ha hecho e indudablemente, es exagerado la reacción de querer irte por tales cosas, cuando los cubanos se van a vivir sin patria pero sin amo, por las reales y verdaderas, las que importan, que finalmente, son provocadas por la ausencia de libertad.

  2. El Niño Atómico

    Creo que es demasiado esperar ese nivel de tolerancia y civilidad de aquellos que son producto del castrismo. Tenemos mucho que aprender. Comentaba con uno de allá estas diferencias entre los americanos y los latinos, y me respondía que es que los americanos no les corre sangre or las venas, como si fuera digno de admiración el comportamiento de irse a los insultos y hasta a las manos cuando hay una discrepancia. Es una cuestión que más de política, es de la naturaleza del cubano. O cambian, o seguirán igual.

  3. Willy Abella el moderado

    Gracias Tania. No dudo ni un momento de las buenas intenciones de Ivan, ni pretendo poner en duda solapadamente su integridad, todo lo contrario. Lo que quiero es solo alertar de las malas intenciones de los autoridades cubana de desunirnos en esta lucha cuesta arriba que tenemos delante. Sobre los escritos de Ivan puedo decir que los he ido leyendo poco a poco, asi como los de Laritza, Raul y los suyos. Solo tengo un mes en esto y el que esta aprendiendo soy yo. No sabia siquiera que este medio existia. Empece a interesarme cuando le dieron la golpiza a Yoani. Busque en internet que queria decir BLOGERO y descubri un mundo maravilloso para luchar contra la tirania de los -castros-. Para mi es un honor que ud se dirija a mi directamente y le agradecere cualquier ayuda que pueda ofrecerme. Podemos estar en desacuerdo en algunos temas pero eso ayudara ,seguramente , a darle impulso al blog y a nuestra mision con la libertad de Cuba.

  4. Willy y/o Moderado: Desde que empezó en el periodismo independiente, como yo tenía ya experiencia en el periodismo, por haber trabajado en la revista Bohemia, él me pedía que le revisara los trabajos, pues cuando Raúl Rivero lo aceptó en Cuba Press, en 1995, él no escribía ni cartas. Así, sobre la marcha fue aprendiendo, sobre todo leyendo buenos textos periodísticos. Pero te puedo asegurar que este trabajo y el otro que escribió sobre Payá, han sido escritos por él, no hay Seguridad ni nada turbio detrás. Por el contrario, lo hace con la mejor de las intenciones. No siempre concuerdo con sus puntos de vista, pero los respeto. También cuando yo escribía como periodista independiente desde La Habana, hice críticas a la disidencia, lo cortés no quita lo valiente. Lo que pasa es que los cubanos no estamos acostumbrados a decirnos unos a otros lo que pensamos. Y deberíamos hacerlo, serenamente, sin alterarnos, porque eso nos ayudaría a entendernos mejor y a unirnos más. No sé que pasó con los comentarios que dejabas en 2009, pero ahora, como ya te dije, a no ser ofensas y faltas de respeto, o que cojan los posts para propaganda, como ya una vez pasó en mi blog y hubo que moderar los comentarios, los comentarios se van a publicar. Saludos, Tania

  5. Willy Abella el moderado

    Saludos Ivan: Cando empece leyendo su escrito y pase de la mitad, tuve que seguir hasta el final sin leer para ver quien era el que lo firmaba. No me parecio su estilo. Si bien anteriormente ud fue victima de esas criticas desmedidas de disidentes del blog, yo estoy convencido que es una tactica de la seguridad del estado cubano y en un comentario mio ,anteriormente, lo alertaba al respecto. La contrainteligencia no sabia como enfrentarlos a ustedes por ser un medio fuerte en su contra y un medio muy eficaz y ellos le tienen miedo. Pero los comunistas no duermen cuando de defenderse se trata. Ellos han optado por aplicar el proverbio que reza : “divides y venceras” y es el momento oportuno de hacerles la contrapartida : “en la union esta la fuerza” y no seguirle el camino enganoso que nos coducen a la desunion y al revanchismo . Yo alerto nuevamente a estar atentos a sus trampas. Los comunistas no escatimaran tiempo para desmantelar a la disidencia al igual que lo hicieron con la fundacion cubana-americana. Ellos nos penetran elementos y lo sabemos, pero no sabemos defendernos de sus ataques. Ellos utilizan la difamacion para desmoralizarnos y dividirnos y nos utilizan a nosotros mismo para atacar a los demas. Yo le recomiendo, que si bien siempre hay discrepancias en todos los procesos politicos de derecha e izquierda, ud debe siempre conducir a la union y no hacer comentarios que conduzcan a lo contrario.

  6. Iván:

    Primero, le felicito por su blog y por las ideas que en él expresa.

    Hace muchísimo tiempo vengo diciendo exactamente lo mismo y he escrito ríos de tinta intentando explicar la misma situación a varios compatriotas de varios partidos, aunque con el que más tengo contactos es con Arco Progresista.

    No seremos capaces los cubanos de llevar proyecto de nación alguno, mientras esta situación que usted acertadamente describe prevalezca. Existe un larguísimo listado de asociaciones, partidos, organizaciones, sindicatos independientes, etc., y hace mucho vengo diciendo que cada partido debería buscar la unidad con sus afines y crear tres bloques, según su ideología política, llevar a cabo elecciones para crear su estructura como partido, con sus estatutos y reglamentos, y que esos tres partidos constituidos, dejen de pelearse entre ellos y se asocien todos bajo unos mínimos acuerdos, para que sea efectiva una acción conjunta entre ellos y la incipiente sociedad civil cubana. Es mucho más fácil y razonable llegar a acuerdos con otros grupos si el número de interlocutores desciende ventajosamente. Así se podría crear una unidad que, si bien no es ideológica, sí expresa un consenso fiable y definido. Quizá así podamos llevar a cabo, juntos, la democratización que nuestro país debería seguir, junto a un proyecto de nación, hoy por hoy inexistente, aunque Arco Progresista ha lanzado la iniciativa “Nuevo País”, invitando a todos los partidos de diferente signo político a participar. Aún así, parece que cuando un partido publica una iniciativa, todos al mismo tiempo sacan otras tantas, que tal parece una competición, y en medio de todo ese desorden es imposible lograr consenso.

    Mientras continúen levantándose voces dispares y débiles a lo largo y ancho del territorio nacional, cada una con sus batallitas, más lejos estará el triunfo del objetivo común que todos queremos propugnar, y creo que este desorden no debe continuar dilatándose interminablemente, pues cada día que pasa estarán aún más en juego la democracia, la libertad, la independencia y la soberanía de Cuba, y con ellas las más altas aspiraciones de nuestro pueblo.

    Tal es así, que conozco opositores serios que han dejado de militar en partidos y pasado a la acción cívica, a través de blogs u otros medios, porque no veían coherencia entre la amalgama desorganizada, personalista y poco práctica de estos partidos.

    Hace tiempo vengo buscando un medio, una manera de decir esto bien alto, a ver si se enteran, y me agrada sobremanera que usted haya tocado este tema en su blog. ¡Finalmente!

    Un saludo
    Gonzalo Valdés-Busto de Iznaga.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player