Home / La Carpeta de Iván / Delincuentes y leales

Delincuentes y leales

Parece un juego de niños. Dos bandos. Buenos y malos. El gobierno cubano nos quiere hacer ver como una partida de maleantes, ineptos, delincuentes, mercenarios y traidores a la patria.

Pero la vida es más compleja. Tiene matices. Nada es en blanco y negro. Se crea un mal precedente cuando el presidente de un país pretende gobernar exclusivamente para sus seguidores.

Se fractura la sociedad. Se polariza. Se crean odios innecesarios entre los ciudadanos, sólo porque se piensa diferente. Y eso es lo que viene haciendo el régimen cubano desde hace 51 años.

Dentro de la revolución todo, fuera de ella nada, dijo Fidel Castro ante impávidos intelectuales en 1961. Ésa ha sido la regla maestra que orienta a quienes administran la isla.

Los Castro siguen un camino trillado. Manipular a la sociedad no es algo novedoso. Fue el modo de operar de Hitler, Mussolini, Stalin y el resto de los países satélites de Europa del Este.

Es más cómodo gobernar cuando se reprime a los que tienen criterios diferentes. Cuando se controla el flujo de la información, y se tiene como instrumento a una prensa dócil, que endiosa a su líder y escribe lo que se les oriente.

No se puede hablar de democracia cuando se violan estos preceptos. No se debe usar esa palabra, cuando sus ciudadanos tienen que pedir permiso para salir de su patria o visitarla.

Es infame pronunciarla cuando se le cierran las puertas, como si fuesen parias, a los cubanos que disienten con la corriente ideológica oficial. Se está lejos de ser humanista o demócrata cuando se encarcela a personas por escribir o tener un prisma político distinto.

No es creíble un gobierno que acusa a todo aquél que se le opone con una sarta de improperios. Para los hermanos Castro no hay un opositor, periodista independiente, bloguero o activista de derechos humanos que no sea delincuente o mercenario al servicio de Estados Unidos o la Unión Europea.

No hay una figura válida en la disidencia. El camino de incentivar el rencor es un callejón sin salida. Nada resolverá. No se solucionarán los graves problemas políticos y económicos que padecemos.

Con monólogos, Cuba no va salir de la grave crisis económica que padece desde hace dos décadas. Probablemente se hunda más. Sin un diálogo articulado y sensato nunca, tendremos una democracia real.

Con las consignas y el discurso duro de guapo del barrio, de que “la calle es de los revolucionarios”, y de probar quién tienen más cojones, se retrocede a los peores instintos del ser humano.

Si lo que se vive en Cuba en esta primavera del 2010 es democracia participativa, entonces mal andamos. Han perdido el foco sus estrategas. Para encontrar una solución a los problemas agudos de la isla no se necesita violencia. De ningún tipo. Ni verbal, ni física.

Con la lucha pacífica se han resulto muchos entuertos. Lean a Gandhi. Indaguen con Mandela. Pregúntenle a un tal Václav Havel.

Iván García

Foto: Hop-Frog, Flickr

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

3 comments

  1. Se fractura la sociedad. Se polariza. Se crean odios innecesarios entre los ciudadanos, sólo porque se piensa diferente. Y eso es lo que viene haciendo el régimen cubano desde hace 51 años.
    No seas injusto los exiliados hacen lo mismo y dicen lo mismo.
    Lo mejor es Decretar los Dos Estados Independiente en una misma Isla.
    En 1969 convocamos a muchos a la lucha pacifica, pero no de la forma en que la estan haciendo , para hacer la lucha pacifica, tienen que todos los dias salir en marcha miles por el malecon, no unas cuantas mujeres, eso es boberia y marruyeria Catolica.

  2. Como siempre los Castro a la defensiba, por el poder en Cuba. Ellos saben que su politica es un fracaso en Cuba, pero como tuvieron un padre gallego, esplotador de los que trabajaban en su finca en oriente, y han conbertido a cuba en su finca, y es la cual la sumicion del pueblo cubano a sus ideas erronea, encabezada por bola de churre. Ya el pueblo de cuba esta despertando y mirando la avaricia de los castros, mientra se habla de igual vida paera todo, ellos y su familia en el punto cero tienen manjares. El pueblo de cuba debe de asaltar los almacenes del punto cero y ahi encontraran su alimentacion que les pertenece al pueblo y a los ninos. Que lindo decir mas sacrificio y tanto como la momia y el borracho de cuba viviendo la dulce vida.
    Vivan las herocicas mujeres de cuba LAS DAMAS DE BLANCO, HONOR A QUIEN SE LO MERECE.

  3. Amigos defensores de la democracia:

    Soy Sergio Esteban Vélez, escritor y columnista de El Mundo (Colombia) Los invito a que se solidaricen conmigo en la lucha por evitar que mi país rinda tributo, con dineros públicos, al más despreciable vasallo del dictador asesino, Silvio Rodríguez. Mi patria no puede ofender de este modo a los miles de padres y madres cuyos hijos han sido secuestrados y asesinados por las Farc,financiadas durante decenios por el tirano Castro, con la complicidad imperdonable de Silvio Rodríguez, su símbolo ante el mundo!

    La denuncia entera, con los detalles necesarios, la presento en mi sitio http://www.sergioestebanvelez.com Se llama “Propagandistas de dictadores”. No puedo copiarla aquí, porque es bastante larga.
    También creé en el Facebook un grupo llamado “No al concierto en Medellín del vocero de Fidel Castro”.
    Ojalá me ayuden a divulgarlo e inviten a sus conocidos a apoyar esta causa tan justa.
    Sólo si nos unimos y hacemos “ruido”, podremos evitar que mi país se una al coro de aduladores del tirano, para humillación de las víctimas!
    Los que conocemos la macabra historia de cómo la “gloriosa” Revolución Cubana auspició durante años a los forajidos de las Farc, que han desangrado a nuestra patria, tenemos el deber moral de protestar y de oponernos, por todos los medios pertinentes, para impedir que en nuestra ciudad, con los recursos públicos, se rinda tributo a “la Voz de la Revolución”, especialmente cuando estoy seguro de que, con este eventoabsurdo están tratando de desagraviar a Castro, después de que, a raíz de las denuncias que presentamos este columnista y algunos colegas, la prensa y la dirigencia cultural ejercieron la presión oportuna que produjo la cancelación del gran homenaje “50 años de una Revolución Solidaria”, a través del cual el Municipio y algunas ONG planeaban convertir a Medellín, durante seis meses, en santuario de culto a la dictadura cubana. Como corroboración de lo anterior, recuérdese que uno de los actos centrales del evento que logramos vetar era, precisamente, un concierto de Silvio Rodríguez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player