Home / La Carpeta de Iván / Cuba, una locura los precios de los alimentos
Cuba, una locura los precios de los alimentos
Una bodega cubana antes de 1959. Tomada de La Habana de mi infancia

Cuba, una locura los precios de los alimentos

A la misma hora que el chef de cocina del restaurante El Bucán del Palacio de Convenciones, ubicado en el exclusivo Reparto Cubanacán, al oeste de La Habana, preparaba la cena para los participantes de la intrascendente Cumbre del ALBA, en un caldero de hierro, Yulia, 55 años, hervía trozos de plátano burro para darle de comer a ocho personas, residentes en el suburbio pobre y mayoritariamente negro y mestizo de Mantilla, barriada del municipio Arroyo Naranjo, al sur de la capital.

En treinta metros cuadrados de un antiguo cobertizo reconvertido en apartamento viven Yulia y siete familiares más. Ni el piso ni el baño tienen lozas. La cocina es una meseta fundida con un fregadero improvisado. En la pared cuelgan dos espumaderas de aluminio y un sartén ennegrecido. Yulia cocina una vez al día.

El menú semanal suele ser invariable. “El pollo, o si nos cae algo de carne, es para los domingos. El almuerzo es pan con tortilla si hay huevos, croquetas de las que venden en pesos o un trocito de guayaba en barra. La comida casi siempre es arroz, a veces acompañado de frijoles, y el ‘plato fuerte’, medallones de picadillo de soya o cualquier cosa que invento para engañar el estómago. Pero a mediados de mes ya no tenemos arroz y hacemos fufú de plátano, yuca con mojo o boniato hervido. Mi salario y todo el dinero que ganan mis hijos se va en comida. Así y todo, comemos poco y mal”.

Yulia trabaja limpiando pisos en un policlínico de Mantilla. Su salario es de 2,870 pesos, 137 dólares al cambio oficial y 40 en el mercado negro. El día que cobra va a un agromercado situado enLa Palma y la mitad de su sueldo lo gasta en viandas, vegetales y frutas.

“Los precios son para infartarse. Una libra de frijoles negros, de 70 a 80 pesos. La de frijol colorado entre 100 y 110 pesos. Una mano con cinco o seis plátanos burros, 20 o 25 pesos y es de lo más barato que se puede conseguir, porque una col ya anda por 50 pesos y 30 pesos una libra de guayaba. Como el tomate bajó de 100 a 30 pesos la libra, por ser época de cosecha, aprovecho y compro dos o tres libras de tomates. Si me alcanza el dinero, compro un aguacate que ahora vale entre 50 y 60 pesos. El resto del dinero es para pagar el gas, la electricidad y el agua. La proteína es lo más difícil de conseguir. La carne de puerco está a 200 pesos la libra, una libra de jamón no baja de 240 pesos y la mortadella que vende el Estado cuesta 180 pesos la libra. Es una locura los precios en Cuba. Ni con dólares resuelves”, confiesa Yulia.

Cerca del agromercado donde Yulia y sus hijos hacen sus compras cuando cobran sus respectivos salarios, hay una tienda que vende alimentos en divisas. Yulia no tiene parientes en el extranjero y en las ocasiones que se ha “podido empatar con algunos dólares es gracias al invento”.

El invento es un eufemismo para camuflar las ilegalidades y los robos en los centros laborales, sean fábricas, empresas, oficinas, escuelas, tiendas, hospitales o policlínicos. “Vendo aromatizantes, guantes, medicinas que me da el jefe de almacén para buscarme unos quilos. Con ese dinerito adquiero MLC (una transferencia electrónica creada por el régimen para comprar en las tiendas por divisas) y luego de espantarme tremendas colas compro aceite, puré de tomate, picadillo, pechuga de pollo y perritos (salchichas. De vez en cuando quisiera comprarle chucherías a mis nietos, pero en Cuba ya ni golosinas hay pa’los niños», se queja Yulia.

En el restaurante El Bucán del Palacio de Convenciones es todo lo contrario a la escasez y poca variedad de los alimentos. “La especialidad del Bucán son las comidas y coctelerías para eventos, banquetes, recepciones. El martes 14 de diciembre en la clausura de la reunión de los presidentes del ALBA, cocinamos una cantidad asquerosa de comida. Lo que sobró daba para alimentar a un municipio entero de la ciudad”, dice un empleado del lugar y detalla el menú:

“Había todo tipo de carnes: res, cerdo, cordero, pollo, pescados, mariscos… Varias mesas buffet con dulces, entrepanes, quesos, frutas tropicales, todo de primera calidad, y cualquier cantidad de bebida, incluido whisky exclusivo. Prepararon platos típicos de la región como la hayaca venezolana, brochetas de anticucho boliviano, cerdo mamón en púa, típico de la gastronomía cubana, y dulce nicaragüense de las tres leches”.

Esas comidas que se elaboran en instituciones oficiales como el Palacio de las Convenciones, hoteles y centros turísticos son proveedoras del mercado negro en Cuba, un mercado que también se surte del robo en almacenes estatales, de los cuales se extraen sacos de arroz y frijoles y cartones de huevos, entre otros productos.

Otra de las opciones del cubano de a pie es adquirir alimentos por dólares. Generalmente la divisa llega desde Estados Unidos, principalmente Miami, o ciudades europeas como Madrid, Berlín o Milán donde residen compatriotas. Los precios en esas tiendas, comparados con cadenas de países latinoamericanos e incluso estadounidenses, con mayor poder adquisitivo, son excesivamente caros.

“Es insólito. Un jamón serrano en casi 500 dólares, más caro que en España, piezas de carnes de res, cajas de camarones o langosta muchísimo más caro que en Miami”, comenta un cubano residente en Estados Unidos mientras mira los precios de cortes de carnes que fluctúan entre 15 y 23 dólares el kilogramo. 31 dólares el kilo de camarón pelado. 80 dólares el kilogramo de queso y 60 dólares un pavo congelado. “Las tiendas en divisas son una vergüenza. Es un recordatorio a la esclavitud. ¿Dónde se ha visto que a una persona le paguen en pesos y tenga que comprar los artículos de primera necesidad en divisas?”, se pregunta una señora escandalizada por los elevados precios.

“En Cuba, si no te envían dólares, te mueres de hambre. Y no estoy exagerando. Además no tenemos opciones. O compras comida en las tiendas dolarizadas del gobierno o comes boniato hervido”, apunta un joven que recibe 300 dólares mensuales del padre radicado en Nueva York.

Además de precios excesivamente caros, la mayoría de las tiendas están desabastecidas y las personas tienen que hacer interminables colas. “Son tan ineficientes que ni siquiera vendiendo con ganancias del 300 por ciento son capaces de tener las tiendas abastecidas”, indica un señor a la entrada del mercado Palco, en 5ta. Avenida y 188.

Más caros aun son los precios de las cadenas autorizadas por el régimen que les permite a los cubanos residentes en el exterior comprarle alimentos a sus parientes en la Isla, como Supermarket, Mall Habana y Katapulk. Esta última es un negocio del cubanoamericano Hugo Cancio, hijo de un músico del grupo Los Zafiros, famoso en los aõs 60.

Katapulk importa desde Estados Unidos arroz, tostones y mariquitas congeladas, carne de cerdo, leche en polvo y cajas de pollo. Vende una bolsa de leche en polvo de 25 kilogramos en 291 dólares, un cerdo para asar en 262 y una caja con quince kilogramos de pollo en 66 dólares. “El gobierno recibe jugosas comisiones. Están lucrando con el hambre y la necesidad del pueblo”, expresa un chofer que entrega comida de Katapulk a domicilio.

Prácticamente desde la llegada de Fidel Castro al poder, comer en Cuba se convirtió en un problema, al extremo que en marzo de 1962 implementó una libreta de racionamiento de alimentos, todavía vigente. Pero cada vez se ha ido agudizando más, sobre todo por la crisis económica estacionaria, la pandemia del Covid-19, la habitual ineficiencia del Estado para producir alimentos y según las autoridades cubana, por la existencia y recrudecimiento del embargo.

Pero el embargo no impide que el régimen de La Habana pueda comprar medicamentos y alimentos en Estados Unidos, siempre y cuando pague al contado. Recientemente, el Consejo Económico y Comercial Cuba-EEUU, informaba que el pasado mes de octubre, las exportaciones de alimentos de producción agrícola de Estados Unidos a Cuba aumentaron un 91%, lo que representa un incremento del 80,5% interanual.

Pero la tormenta perfecta llegó con la aplicación de la absurda Tarea Ordenamiento en enero de 2021. Una estrategia monetaria que ha sido un rotundo fracaso. Las autoridades subieron los salarios hasta 4.9, pero los precios crecieron entre 10 y 20 veces, inclusive más. El régimen reconoce que la actual hiperinflanción alcanza cotas de 6.900 en el sector minorista. Y la peor noticia para cubanos como Yulia, cuya familia come una vez al día, es que aún no hemos tocado fondo. El escenario puede empeorar.

Iván García

Foto: Una bodega cubana antes de 1959. Tomada de La Habana de mi infancia, publicado el 28 de mayo de 2008 en El blog de Tania Quintero.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

“Las tropas rusas no avanzarán" (1ra. parte)

“Las tropas rusas no avanzarán» (1ra. parte)

Internet ha cambiado el mundo. Hace cuarenta años, las escenas de guerra se trasmitían en noticieros de televisión o en los partes informativos de la radio. Pero ahora la criminal invasión de Rusia a Ucrania, iniciada el pasado 24 de febrero, se puede seguir en tiempo real. Satélites comerciales revelan el itinerario exacto del ejército de Putin.