Home / La Carpeta de Iván / Cuba, tiempo de perros

Cuba, tiempo de perros

Son días de perros. Con una lluvia fina y constante y el cielo encapotado de color gris ratón. Además, un frío que pela. Echemos a un lado en este enero de nuevo año las postales de sol brillante que nos muestra una ciudad alegre, festiva y cálida.

Desde que el 1 de enero entró en la capital el primer frente frío serio, las calles de La Habana se han convertido en el carnaval de la gente pobre.  Una población acostumbrada a una media anual que supera los 27 grados Celsius, no suele tener en sus roperos prendas adecuadas para soportar bajas temperaturas.

La solución de muchos es ponerse una prenda encima de la otra. Tres, cuatro o hasta cinco, y al final un suéter, enguatada o abrigo viejo. No es nada comparado con las nevadas intensas en Europa, Canadá y el norte de Estados Unidos. Pero para los habaneros, el domingo 10 de enero fue de espanto: los termómetros se mantuvieron todo el día en 12 o 13 grados y una humedad relativa rozando los 75 grados.

Demasiado frío para una ciudad del trópico. La sensación térmica era de 8 grados. La gente parecía globos inflados, con tanta ropa.  Los más humildes se cobijaban del frío con abrigos de la era en que Cuba comerciaba con el CAME, hace más de 30 años. Algunos desempolvaron suéters y chaquetas de lana, usados por padres y abuelos antes de que Castro llegara al poder. Los más ancianos y desvalidos se guarnecían con gabanes parecidos a los utilizados por Humphrey Bogart en sus filmes. Disfrazados iban también niños y jóvenes.

Las calles estaban desiertas. Los mendigos y dementes que han hecho de los portales de la esquina de Carmen y la Calzada de 10 de Octubre su casa, huyeron despavoridos a sitios menos gélidos. Lo que soplaba en esa esquina no era de amigo. Según una vecina, coches de salud pública recogieron a los pordioseros y los internó en el Hospital Psiquiátrico, un manicomio más conocido por Mazorra, situado en Rancho Boyeros, a mitad de camino del Aeropuerto Internacional José Martí.

No sé si fue cierto. Los capitalinos tienen tendencia a exagerar. Lo que sí es real, es que en estos días polares, muchas panaderías han cerrado por falta de harina. Vea usted. El pan, como el arroz es un  producto de primerísima necesidad en la dieta actual del cubano. Por la cartilla de racionamiento el Estado nos otorga un mísero panecillo de 80 gramos por persona. Entonces, la gente acude a las panaderías de la Cadena Cubana, donde por la libre se puede comprar media flauta de pan por 5 pesos, y por 10, una flauta completa.

El administrador de una de esos establecimientos, comentó “que varias panaderías que ofertan en venta libre han cerrado por recorte en la distribución de harina, porque el gobierno ha dado orientaciones de priorizar el pan racionado, el que se vende por la libreta”. Afuera, una larga fila de personas llevaban una hora esperando la salida del pan.

Con el frío arrecia el hambre. Y con una nevera semivacía, lo más común es comprar pan y comerlo con cualquier cosa. Ya sea jamón, si es una familia “adinerada”, o con tomate, tortilla, aceite. O solo, mojándolo con café, o con leche, algo que suelen hacer los menores de 7 años, los únicos a quienes el Estado les garantiza una cuota diaria de leche por la libreta de abastecimientos.

Pablo Pacheco, 39 años, periodista independiente condenado a 20 años de prisión en la primavera negra del 2003, me contó por teléfono que en Canaleta, cárcel de la provincia Ciego de Ávila donde purga la injusta sanción,  la temperatura bajó a 7 grados. “Los reclusos se enrollan dos o tres colchas, y aún así tu notas como la gente tiemblan y le castañean los dientes. Agrega a esto que la comida es poca y pésima”, me dijo.

Debido a la falta de ropa adecuada y de un desayuno caliente, muchas familias en La Habana, han dejado de enviar a sus hijos a la escuela. En el aula de mi hija, de 20 alumnos, estaban asistiendo seis o siete niños nada más. En el resto del país, donde incluso el frío ha sido más intenso, la situación escolar debe ser igual o peor.

Las temperaturas más bajas hasta ahora reportadas, según el Instituto de Metereología, se han producido en el Aeropuerto Internacional José Martí, Ciudad de La Habana (3,7 grados Celsius); Isabel Rubio, Pinar del Río (4,0); Tapaste, La Habana (4,2); Aguada de Pasajeros, Cienfuegos (5,0); Bainoa, La Habana (5,2); Batabanó, La Habana (5,4); Bauta, La Habana (5,5); Güira de Melena, La Habana (5,9); Güines, La Habana (6,2) y Santiago de las Vegas, Ciudad de La Habana (6,5). En Jucarito, provincia de Granma, considerado el punto más cálido del archipiélago cubano, el termómetro marcó 12,7 grados!

Aunque en estos días de enero, el tono gris y el frío se han enseñoreado con el paisaje de toda la Isla, el meteorólogo estrella de la isla, José Rubiera, calma los innumerables rumores y afirma que la temperatura no bajará hasta 0,6 grados Celsius, como ocurrió en 1970, todavía un récord nacional.

Falta que hace. Poco pan y mucho frío no es nada saludable. Y además, sin sol.

Iván García

Foto: clapat, Flickr

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: taniaquintero3@hotmail.com

2 comments

  1. Negro Caribeño, no sé si eres cubano o has estado en Cuba un tiempo suficiente para conocer a los cubanos. Pero yo, que viví 61 años en Cuba (desde 2003 vivo como refugiada política en Suiza) puedo decirte que lo que le pasa al pueblo cubano es que está paralizado por el miedo. Por una vacuna llamada TERROR que desde el mismo 1959 le han venido inoculando. Y no sólo inyectándole miedo, pánico, terror… si no que llevan 51 años manipulando a la población. Lo hacen y lo han hecho todos los regímenes totalitarios, en la antigua URSS y en la actual Corea del Norte. Lo hicieron Hitler y Mussolini, en Alemania e Italia. Lo hizo Franco en España. Acabo de terminar un fotorreportaje, con imágenes de enero de 1959, y ahí ya se puede ver cómo, tan pronto, comenzamos a ser manipulados, dirigidos, controlados, por aquel joven barbudo, que se dio cuenta de su carisma y su labia. Y no sólo encandiló a la población, también a otros políticos, incluso con mucha más experiencia que la suya y su ejército rebelde, como eran los militantes y dirigentes del Partido Socialista Popular. Entonces, Negro Caribeño, cuando la gente lleva medio siglo paralizada por el miedo, es muy difícil, casi imposible, que muevan un dedo para cambiar el estado de cosas. Y eso lo saben los Castro y su gobierno. Y, sobre todo, lo sabe el Ministerio del Interior y el Departamento de Seguridad del Estado. Gracias por visitar el blog y dejar este comentario. Saludos, Tania Quintero

  2. El Negro Caribeno

    Muy triste, pero si aquellos que sufren dia a dia no se sublevan quien lo va a hacer. Nadia vaya a trabajar ese sera un mensaje que el gobierno va a entender. No es que se trabaje mucho en Cuba, pero es un mensaje serio, sin violencia. Recuerden a Mahatma Ghandi

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Get Adobe Flash player