Home / La Carpeta de Iván / CUBA: Periodismo en la calle
rest2

CUBA: Periodismo en la calle

A falta de estadísticas y cifras, los reporteros independientes cubanos debemos reinventar ciertas normas del oficio de informar. No tenemos acceso a conferencias de prensa del gobierno y ningún ministro nos da entrevistas o comentarios.

Tampoco podemos competir con las agencias extranjeras acreditadas en La Habana. Por falta de tecnología, acceso a internet las 24 horas y no poder cubrir eventos oficiales, es imposible rivalizar en inmediatez con la prensa extranjera.

Hay cierta noticias que un periodista libre puede sacar primero que un corresponsal de la BBC, EFE o AP. Sobre todo dentro del entorno de la oposición: huelga de hambre de un disidente, un desalojo o una paliza a las Damas de Blanco.

Pero ése no es el lado de la cancha donde mejor se juega. Cuba es un terreno fértil de historias que el régimen pretende ignorar. En las calles y barriadas, charlando con gente simple, siempre encontraremos buenas crónicas.

Algo que debemos agradecer al mal trabajo del periodismo estatal. Si Granma y Juventud Rebelde habitualmente informaran  sobre la marginalidad, ruinosa infraestructura o cómo se las agencian los cubanos para sobrevivir dentro del manicomio socialista, el periodismo independiente no tuviera mucha razón de ser.

Nos limitaríamos a escribir aburridos artículos de opinión. O cubrir reuniones opositoras. Los periodistas oficiales han abandonado el campo de batalla y se lo han dejado a los periodistas disidentes.

Ha sido un error de bulto no informar de la vida cotidiana ni de los males que aquejan a la sociedad como las drogas, prostitución y  corrupción a  todos los niveles.

A los talibanes ideológicos les gusta vender el discurso de que la isla es diferente al resto de naciones capitalistas pobres del continente americano.

En un tiempo lo fue. No habían libertades de expresión ni de asociación, pero el Estado, apoyado por un flujo millonario de rublos soviéticos, garantizaba una vida gris con salud y educación gratuitas.

A cambio, debíamos ser ‘revolucionarios’. Aplaudir el discurso del ‘máximo líder’ y condenar al imperialismo yanqui. Ése era el trato. Las discrepancias políticas quedaban restringidas a la sala de nuestras casas.

Estaba prohibido ventilarlas públicamente. Las criticas, nos decían, debían ser ‘constructivas’. Se podía denunciar el mal servicio gastronómico o a los administradores ineficientes.

Lo que nunca se podía hacer era señalar como culpable del desastre económico y el fracaso de un proyecto social a Fidel Castro. El Comandante era como Zeus. Dios de dioses. Intocable.

Los periodistas independientes pulverizamos ese mito. No por tener vocación de héroes. O mártires. Simplemente una mañana traspasamos las fronteras de lo que se debía hablar y decir trazadas por el régimen.

Ya se sabe que tamaña osadía ha tenido y tiene una cuota a pagar. Desde la difamación a la cárcel. Pero aquí estamos. Contando las historias de la gente de a pie. Todos los días charlo con obreros, jóvenes, jubilados y marginales, cansados y decepcionados de 54 años de autocracia.

No cuento las miserias humanas que vive un sector de la población para dañar la imagen que exporta el gobierno. Describir la vida de los perdedores, de los ignorados y olvidados, forma parte del compromiso de un periodista libre.

Si los mandarines que controlan los medios  consideran que difundir ‘miserias humanas favorece al enemigo’, ése es su problema.

El mío es contar lo que acontece en el barrio donde vivo y en la ciudad donde nací. Darle voz a ciudadanos que no existen para la prensa oficial. Y están allí. Solo hay que salir a la calle.

Iván García

Foto: Orlando Luis Pardo. Ilustró un trabajo de Iván titulado El gordo Antonio dijo ‘hasta aquí’, publicado el 14 de septiembre de 2009 en el blog Desde La Habana. Entonces, el blog estaba alojado en la plataforma Voces Cubanas y cuando en enero de 2010 se independizó, un buen día nos percatamos que los posts subidos al blog en 2009 habían desaparecidos. Si lo hicieron de mala fe, se cogieron el dedo con la puerta: conservo todos los originales. A modo de ejemplo de periodismo en la calle se reproduce  aquel trabajo (Tania Quintero).

El gordo Antonio dijo ‘hasta aquí’

Antonio Mateo, sentía que estaba al borde de la locura. El lunes 3 de agosto de 2009  se despertó bien temprano, tomó su habitual sorbo de café amargo y decidió que ese lunes haría algo distinto. Escribió una carta abierta contando su vida de pelmazo y la precaria situación de su vivienda.

Antonio, 46 años y 280 libras, vecino de Malecón 655, estaba harto. Los dilatados trámites burocráticos en torno a sus problemas, ya desbordaban la copa. Desde hace años él quiere permutar, pero las rígidas y absurdas leyes, que aplica el Instituto de la Vivienda, en determinados barrios del país no autoriza que las personas puedan permutar.

Ni aun siendo propietarios de sus casas, como es el caso de Antonio. Ya se sabe que en Cuba la palabra propietario, es un chiste de mal gusto. Los dueños de sus hogares, pierden el derecho, si deciden marcharse del país y tienen que incurrir en retardadas gestiones cuando deciden permutar. Vender la casa a otra persona está prohibido, por los anacrónicos estatutos estilo soviético que aún existen en Cuba.

Desesperado, Antonio decidió cortar por lo sano. En plena vía pública colocó su viejo catre y depositó sus 280 libras. Era su manera de protestar. Tres horas estuvo la impávida policía,  intentando darle una salida al conflicto, no habituada a esos brotes de rebeldía en una población por lo general muy dócil.

Por supuesto, fue conducido a la unidad de policía. Se desconoce qué sanción o multa le han impuesto. En una parte de su carta, con una dosis de angustia y rabia Antonio expresa: “Me dirijo a ustedes para plantear mi problema, ya que he acudido a otros niveles y no se me ha dado respuesta. Vivo en un cuarto, del cual soy propietario, y cuando comenzó el plan Malecón se congeló la zona, y no puedo ni permutar, ni reparar, ni tener mujer e hijos que vivan conmigo. Me he dado cuenta que todo es un peloteo y mentiras y más mentiras. No quiero un palacio, sólo pido que me den una solución. Soy un hombre enfermo que necesito paz y un lugar donde vivir con mis seres queridos para que puedan cuidarme y atenderme”.

Personas simples, como el gordo Antonio o Pánfilo, famoso por estallar de ira hace unos meses ante las cámaras de la prensa extranjera, y según se ha sabido ha sido sancionado a dos años de cárcel por el delito de “peligrosidad”, demuestran que algo está cambiando en la mentalidad de algunas personas en Cuba. De momento, el gordo Antonio dijo ‘hasta aquí’.

Iván García (publicado el 14 de septiembre de 2009 en el blog Desde La Habana).

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player