Home / La Carpeta de Iván / Cuba: la devoción a San Lázaro
Cuba: la devoción a San Lázaro

Cuba: la devoción a San Lázaro

El jueves 14 de diciembre por la noche, luego de quince horas de viaje por carretera y bajo un copioso aguacero, desde Sagua de Tánamo, municipio de Holguín, provincia a 850 kilómetros al noroeste de La Habana, en un añejo camión General Motors de los años 50, Erasmo y su esposa llegaron a La Habana dispuestos a cumplir su promesa con San Lázaro, tan popular como la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

“Residimos en un barrio que se llama Ocapuna. Mi mujer tuvo un cáncer de mama que gracias al ‘viejo’ pudo superar. A mí me pedían doce años por malversación en una empresa cafetera. Y mis oraciones a San Lázaro fueron escuchadas. Después de esos incidentes, aunque sea caminando, voy a entregar mis ofrendas al Rincón”, cuenta Erasmo.

En la mañana del viernes 15, tras un sustancioso desayuno -jugo de melón, pan con bistec de cerdo y ensalada fría de coditos con jamón, piña y mayonesa- la pareja, vestida con ropa de saco y arrastrando una piedra de medianas proporciones inició su trayecto rumbo al Rincón, pequeño poblado al sur de la capital, donde al filo de las doce de la noche del sábado 16 de diciembre, en el santuario colindante a un leprosorio, se venera al santo de los mendigos y los pobres.

Erasmo quiere llegar por la tarde al poblado de El Rincón y comprar velas, flores y oraciones. También comida y una botella de ron para paliar el frío que suele haber por esta época del año. “Pensamos dormir a la intemperie en las afueras del santuario y después de la misa, entregarle nuestra ofrenda al viejo Lázaro. Él se lo merece”.

Por coincidir la procesión con el fin de semana, la “congregación de devotos, que siempre es impresionante, este año se espera que sea más numerosa”, dice un religioso de una iglesia en la barriada de La Víbora, quien añade:

“En el país existe mucha frustración. Se eliminó la ley pies-secos, pies mojados, con la llegada de Trump a la Casa Blanca se han empeorado las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Y tras el supuesto ataque acústico, obtener visas de reunificación familiar se ha vuelto muy complicado, pues hay que viajar a Colombia con todos los gastos que eso representa. A ello se suma que el gobierno ha frenado sus reformas económicas. Desde hace más de tres meses no está entregando licencias a los negocios privados más prósperos y la economía sigue de mal en peor. Todo eso lo está sufriendo la familia cubana, con salarios que poco resuelven, déficit habitacional, alimentos carísimos y un futuro indescifrable. Por si no bastara, se desconoce cuál será el rumbo de Cuba dentro de tres o cuatro meses, cuando se supone que Raúl Castro dejaría el poder. Ante tanta incertidumbre, las iglesias y los templos vuelven a llenarse”.

No solo el catolicismo sale favorecido en tiempos de crisis económicas y desconfianza del pueblo por la pésima gestión del régimen. Evangelistas, protestantes y Testigos de Jehová, entre otros, han aumentado el número de fieles. También, por supuesto, las religiones afrocubanas, tanto la santería como el palo. Debido al sincretismo religioso en la Isla, San Lázaro o Babalú Ayé es venerado sin distinción de credo.

Yanira hace tres años se hizo santo -Yemayá, aclara-, acude vestida de blanco al Rincón. “Todos los 16 de diciembre, en la víspera de San Lázaro, voy caminando por la Avenida de Rancho Boyeros hasta el Rincón. El último tramo, desde el poblado al santuario, me arrastro por la calle. Le tengo mucha fe al viejo Lázaro. Gracias a él he tenido éxito en la vida”.

Según Ana Luisa, residente en el poblado del Rincón y dueña de un pequeño negocio de vender entrepanes (sandwiches) y flores, “hay creyentes que se gastan hasta cien pesos convertibles en ofrendas a San Lázaro. Cuando llega esta época del año, casi todos en el pueblo se ponen a vender algo: comida, flores, velas, estatuillas… Lo que sea, para aprovechar la afluencia de miles de devotos suelen desembolsar mucho dinero”.

Poco antes del 17 de diciembre, El Rincón se engalana con grandes decorados florales y decenas de imágenes de San Lázaro, algunas de gran tamaño, que se colocan en urnas de cristales o en los portales de las viviendas.

En la calle principal, diversas cafeterías privadas ofertan comida criolla, batidos de frutas, bocaditos de jamón y queso o pan con lechón asado. También venden café, cerveza, ron, aguardiente y vino tinto, que ayuda a soportar la frialdad y humedad que por las noches se siente en El Rincón, que pertenece a Santiago de las Vegas, localidad donde en diciembre suelen bajar bastante las temperaturas.

Aunque la prensa oficial apenas informa sobre la peregrinación, de manera espontánea miles de cubanos acuden a venerar a San Lázaro. “Es un espectáculo de pueblo. Incluso en los años duros, cuando el régimen prohibió las manifestaciones religiosas, la gente acudía al Rincón. Esa participación voluntaria en Cuba solo se da en los partidos de béisbol o en mega conciertos, como el de los Rolling Stones”, opina Carlos, sociólogo.

A pesar del mutismo, las autoridades permiten que una flotilla de ómnibus estatales trasladen a miles de personas hasta el santuario. Durante el trayecto a pie, cientos de policías, boinas negras y agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil, sin mucha discreción vigilan a los peregrinos.

Los artistas plásticos Luis Manuel Otero y José Ernesto Alonso, iniciaron una caminata en favor de la libertad y democracia en Cuba, pero ni siquiera pudieron salir de Centro Habana: en la intersección de Belascoaín y Carlos III, fueron detenidos por la policía política. Alonso ya fue puesto en libertad, pero de Otero se desconocía su paradero.

Y es que por tradición, San Lázaro recibe oraciones y petitorios diversos. Erasmo y su esposa, del barrio Ocapuna en la oriental provincia de Holguín, le agradecen al ‘viejo’ la sanación de un cáncer de mama y haber escapado de la cárcel.

Otros fieles, como Ernesto, vienen desde Miami para orar por la reunificación lo más pronto posible con su hija que vive en La Habana. Y Otero y Alonso. con todo su derecho, reclaman libertad y democracia.

San Lázaro, en algún sitio, los escucha a todos.

Iván García

Foto: El artistas plástico Luis Manuel Otero poco antes de ser detenido por la policía política. Tomada de Martí Noticias.
Área de anexos

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.