Home / Las Crónicas de Raúl / Cuba: jueces con gorra policial
Cuban policemen stand near a Geely CK Chinese-made patrol car near Havana's seafront boulevard El Malecon

Cuba: jueces con gorra policial

La experiencia de los ciudadanos que han vivido en países controlados por los comunistas enseña que ese sistema no trata de imponer la ley y el orden mediante la administración de la justicia. No.

Lo que se administra con eficacia en esas geografías es la capacidad de las cárceles, la seguridad de las cercas de púas de los campamentos de castigo, la cuantía de las multas y la intensidad de la armonía entre la represión y el miedo.

Se vigila las 24 horas del día a los eventuales infractores y, con el mismo celo, se vigila a los vigilantes para que nada quiebre la lealtad política que debe comprometer a los últimos policías y a los primeros jueces.

En Cuba, una de las dos últimas trincheras del socialismo real en el mundo -la otra es Corea del Norte- se acaba de poner en marcha una iniciativa creadora que unifica las funciones de las comisarías y los juzgados.

Es un decreto-ley que modifica el Código Penal y permite que los agentes de la policía investiguen, califiquen los delitos, juzguen y sancionen a cualquier individuo. Así es que con esa medida el gobierno le añade un birrete al uniforme de la policía.

El mismo hombre que con una pistola al cinto arresta a una persona en la calle, la juzga después en la estación de policía y está facultado para imponerle una multa de hasta 7 mil pesos cubanos (unos 194 euros o 264 dólares).

Para los juristas independientes de la isla, el decreto tiene el propósito de reducir la población penal del país, que es la sexta mayor del mundo en relación con el número de habitantes.

Pero consideran que los policías no están capacitados para calificar un hecho, juzgarlo y gravar con multas altísimas a quienes reciben un salario promedio de 400 pesos.

Estos nuevos jueces que patrullan las ciudades y el campo se ocuparán de pequeños hurtos, raterías, asaltos, broncas por drogas y alcoholes  pendencieros, estafas, marañas del mercado negro y delitos de la pobreza con un componente esporádico de surrealismo, como el robo este verano de una jirafa, cuatro monos y un pony de un zoológico habanero y un ñandú en el de Santiago de Cuba.

La vida dura y extraña de un sector de la sociedad, obligado a sobrevivir en barbacoas levantadas con cartones y desesperanzas en los suburbios de las ruinas del socialismo.

Raúl Rivero
El Mundo, 4 de octubre de 2013.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player