Home / La Carpeta de Iván / Cuba: internet, en cámara lenta y moneda dura

Cuba: internet, en cámara lenta y moneda dura

Frente a la fuente de La India, a un costado del Parque de La Fraternidad y muy cerca del Capitolio, en el centro de La Habana, se encuentra enclavado el hotel Saratoga.

Su fachada antigua, pintada de verde limón, tiene una arquitectura de arcos curveados y altas columnas. El interior es una armazón moderna con estructuras de hierro y pladur. Según las relajadas normas cubanas de hostelería, el Saratoga es un hotel 5 estrellas.

Como casi todos los hoteles, posee una sala de navegación. Subiendo una escalera amplia con barandas de hierro, luego de franquear el piano bar, en una estancia pequeña y climatizada, puede conectarse a internet.

Si usted tiene una tableta (iPad), laptop o un teléfono inteligente, puede hacerlo desde cualquier sitio del hotel, gracias a una red inalámbrica. De lo contrario, el Saratoga dispone de tres ordenadores. La velocidad de trasmisión es de una lentitud desquiciante.

Abrir un correo Yahoo puede demorar hasta 6 minutos. Olvídese de Gmail. La conexión corre a 100 kilobyte. Descargar videos o fotos que excedan un megabyte no es aconsejable.

El servicio es excesivamente caro, incluso para un extranjero. Media hora 6 cuc. Una hora 10. Dos horas 15 pesos cuc. En el mismo hotel donce hace mes y medio se hospedaron los cantantes Beyoncé y Jay-Z, internet funciona en cámara lenta.

A pesar que desde el 2010 el gobierno de Castro, al apostar por una plena ‘soberanía digital’, decidió abrir la billetera de inversiones y conjuntamente con Venezuela y Jamaica, costearon un cable submarino de varios miles de kilómetros. Su lugar de nacimiento fue  la región venezolana de La Guaira y de terminación, la playa de Siboney, en la oriental provincia de Santiago de Cuba, a poco más de 900 kilómetros de La Habana.

Del cable poco se sabe. Es más bien una especie de ‘ALBANET’, con filtros y mecanismos de controles. Detrás del famoso cable existe un entramado olímpico de corrupción.

Algunos metieron la mano y por el camino se perdieron varios millones de dólares. Se rumora -en Cuba los rumores tiene más fiabilidad que las noticias de la prensa oficial-, que varias personas podrían ir a la cárcel.

Los medios estatales informaban con euforia que cuando se enlazaran al cable, la velocidad de transmisión de datos se multiplicaría por 300. Mientras se resuelven los problemas técnicos, el 97% de la población cubana sigue viendo internet como cosa de ciencia ficción.

En su ausencia, un usb o memoria flash sirve de polea trasmisora de información para quienes tienen ordenadores sin conexión a la red. El régimen considera a internet ‘una herramienta de control hegemónico del imperialismo yanqui’.

Desde que la isla se enganchó de manera satelital a la autopista de información, los ‘tanques pensantes’ criollos, se rompen la mollera intentando diseñar una eficaz policía cibernética que pueda domesticar a la democrática red de redes mundial.

Hasta ahora no lo han conseguido. Lo que han logrado es sí bloquear páginas consideradas ‘subversivas’ y en los centros de trabajo un ‘gran hermano’ vigila las trazas de aquellas personas desobedientes que deciden echarle un vistazo a un diario digital de Miami o Madrid.

En ETECSA, la empresa de telecomunicaciones, el personal con acceso a la web tuvo que firmar un acta,  comprometiéndose a no leer ‘páginas enemigas ni visitar sitios pornográficos’.

Tampoco pueden tener una cuenta de correo internacional (Yahoo, Hotmail, Gmail). Cero Twitter, Facebook u otra red social. Pero en este tipo de sociedades cerradas, la gente aplaude con el mismo énfasis un discurso, que roba descaradamente en su puesto de trabajo  o infringe las normas establecidas.

Raisa, 24 años, nunca ha navegado por internet. Eso no ha impedido que la joven tenga cuenta en Facebook y una página donde se anuncia como fotógrafa de bodas y quince.

Todo gracias a un amigo informático, encargado de revisárselas y actualizárselas.  Y no falta los que hacen negocio con las cuentas estatales de internet. Venden a dos pesos convertibles la hora.

Pero no se lo recomiendo. En su mejor momento, la conexión es a 50 kilobyte. Puedes demorar hasta 30 minutos para entrar a la edición online del Diario de Las Américas.

Aunque el régimen de Castro ha instaurado  internet a cuentagotas, ciertas informaciones censuradas llegan al cubano de a pie. Eso sí, con retraso.

Iván García

Foto: Varias personas acceden a internet en una sala de La Habana. Tomada de Infolatam.

Leer también: Poco interés por anuncio de más internet en Cuba, de Iván en Diario de las Américas y Periodista independiente augura «internet con policías cibernéticos», declaraciones de Iván en Radio Martí.

Sobre admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

3 comentarios

  1. Parece increíble que básicos tan vitales sean tan caros a pesar de estar mermados. Amo a Cuba, pero me enojan estas cosas.

  2. Pero para algunos ya es el paraíso. Gracias, Iván.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

x

Check Also

Testimonio exclusivo de Luis Manuel Otero

Testimonio exclusivo de Luis Manuel Otero

El artista visual Luis Manuel Otero Alcántara (La Habana, 1987) está físicamente débil. Son las secuelas normales de la huelga de hambre en la que permanece. Sin embargo, su convicción se mantiene inquebrantable.