Home / La Carpeta de Iván / Costa Rica es un país y juega fútbol, Mourinho
San José, capital de Costa Rica. Ryan Milligan, Panoramio.

Costa Rica es un país y juega fútbol, Mourinho

El entrenador portugués José Mourinho, a veces cínico y casi siempre belicoso, pero gran conocedor de fútbol, a una cadena televisiva declaraba que Costa Rica no tenía nada que buscar en el Mundial de Brasil.

Algunos europeos, que llaman incultos a quienes no hablan francés o inglés y desconocen los poemas de Rimbaud, entre chanzas se preguntaban en Río de Janeiro si Costa Rica era un club de fútbol o una nación.

Un comentarista británico, al hablar del grupo de la muerte, donde se ubicaba Costa Rica, aseguraba que la lucha era entre Uruguay, Italia e Inglaterra, porque ‘estos los ticos, vienen aquí de turismo’.

Nadie apostaba un centavo por Costa Rica. Los periodistas, más profesionales y respetuosos, a prisa leyeron en Wikipedia información sobre el país centroamericano, para matizar sus notas de color previas a los partidos con los colosos.

El desprecio y la chacota hiriente es algo que conocen bien los pueblos pequeños. Fue el fútbol el que puso en la geografía universal a Uruguay. Los charrúas ganaron dos torneos de futbol olímpico en la década del 20 del siglo pasado.

También dos Copas Mundiales. Y transformaron en un sepulcro al monumental estadio carioca de Maracaná en 1950, cuando todo Brasil se aprestaba a bailar samba.

A base de goles y buen juego se dieron a respetar. Pero la historia futbolística de Costa Rica les interesa poco a los hinchas del otro lado del charco, que solo les gusta verse su ombligo.

Costa Rica es una de las democracias más consolidadas del planeta. Y es la primera, y probablemente única nación del mundo, que desde diciembre de 1948 no tiene ejército.

Costa Rica fue catalogada en 2011 como el país con mayor libertad de prensa de América Latina y el número 19 a nivel mundial, según el ranking realizado por Reporteros sin Fronteras.

Pero los países pacíficos y armónicos no suelen ser noticia. Los cintillos de prensa se inclinan por la violencia o idealizar autócratas al estilo de Fidel Castro. Costa Rica tiene índices de salud pública y educación del Primer Mundo.

El país cuyo lema es Pura Vida, con solo 4 millones de almas, no tiene ningún guirigay montado contra Estados Unidos. Por eso cronistas deportivos que desembarcaron en Brasil compararon al once tico con el de Andorra o Mónaco.

El colombiano José Luis Pinto, DT de Costa Rica, aguantó a pie firme los escarnios. Y respondió con fútbol. Uno a uno, los equipos grandes fueron cayendo ante los costarricenses.

Primero golearon a Uruguay 3 a 1. Luego barrieron con Italia. Y empataron a cero con una Inglaterra ya eliminada. La población de esas dos naciones europeas es cuatro veces superior a la de Costa Rica.

Como botón de muestra, Brasil o Estados Unidos tienen más futbolistas que habitantes Costa Rica. Demográficamente hablando, solo Uruguay está a su nivel. Dejó tirado en la zanja a dos campeones mundiales y a Grecia, cuna del olimpismo y campeón de fútbol de Europa en 2004.

Los grandes solo le anotaron dos goles, uno de penal. No es poca cosa. Ya en cuartos de finales enfrentó a Holanda.

Los tulipanes cayeron contra los ticos por todos lados. Fue un raid aéreo. Robben despegaba una y otra vez por las bandas, provocando faltas e intentando desconcertar a la defensa rival.

Lo intentó Sneijder y Van Persie. Todos se estrellaron frente el muro defensivo tico y su porterazo Keylor Navas. Ya en la tanda de penales, Van Gaal sacó del vestuario a un portero fuera de serie llamado Tim Krul. Solo así Holanda pudo derrotar a la pequeña gran Costa Rica.

Cuando lleguen a San José, las autoridades debieran erigir una efigie de mármol y cincelar en letras doradas los nombres de sus 23 jugadores.
Han sido la fábula del Mundial 2014. Una historia para contar. Costa Rica es un país y juega fútbol, Mourinho.

Iván García

Foto: San José, capital de Costa Rica. Ryan Milligan, Panoramio.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.