Home / Las Leyes de Laritza / Yaremis Flores relata su arresto en La Habana (I)
1a

Yaremis Flores relata su arresto en La Habana (I)

La tarde del miércoles 7 de noviembre no imaginaba que cambiaría mi nombre por un número. Salí aproximadamente a las dos de tarde a llevarle una sopa a mi padre ingresado en un policlínico. Mientras bajaba por la calle de mi casa, la patrulla 950 de la policía rondaba la zona lentamente. Cuando casi cruzo la calzada, sentí un frenazo brusco. Un agente de la Seguridad del Estado me llamó por mi nombre y dijo la usual frase: “Tiene que acompañarnos y apaga el móvil”.

Antes, hice la llamada telefónica a la que tengo derecho y nadie puede negarme. Avisé sobre mi arresto. Sin merecer la corpulencia de los policías 29128 y 29130, por mi baja estatura, ser mujer y no estar armada, fui conducida al asiento trasero de la patrulla. Desconocía los motivos ni mi lugar de destino. Cuando pregunté, el agente se limitó a decir: “Ya verás a dónde te llevamos, tenía ganas de conocerte, hoy tú vas a saber quién soy yo”.

No fue mucha mi sorpresa al ver que mi destino era 100 y Aldabó (sede del DTI, Departamento Técnico de Investigaciones). Aunque, confieso, inicialmente pensé solo serían unas horas de detención. Bajo el pretexto de ‘difusión de noticia falsa contra la paz internacional’, me tomaron muestras de sangre y ocuparon todas mis pertenencias. Una oficial me dijo que leyera un cartel en el que se muestran los derechos y deberes de los detenidos, como si de mucho valieran. Luego me trasladó hacia un pequeño cuarto donde me dieron un uniforme gris y me indicó siempre llevar mis manos detrás del cuerpo: “¡Para que no seas reprimida!”.

Me entregó dos sábanas, una colcha, una enguatada y una toalla. No recuerdo quién, pero alguien dijo: “Ella va a pasar aquí unos días”. Durante más de 3 horas de interrogatorio, el instructor del caso trataba de descifrar mi pensamiento y mi colaboración con Cubanet. Buscaba una explicación a lo que sus superiores calificaban como un proceso de metamorfosis: “de jueza a contrarrevolucionaria”. Dejando claro que esa no sería nuestra única plática, una oficial me trasladó a una celda junto a otras dos detenidas, que llevaban allí más de 30 días.

Muchas preocupaciones venían a mi mente, la salud de mi papá, mi niña de 3 añitos y la reacción de mi esposo, amigos y familiares. Me mostré calmada. Esa noche no comí nada. Traté de dormir. Cuando casi lo consigo, unos golpes en los hierros de la celda y los gritos de la carcelera me sobresaltaron. “¡54033, 54033!”. No respondí. Cuando abrió la celda, la amargada mujer me miró y me dijo: “Chica, tu no oyes que te estoy llamando o te dieron el papelito por gusto”.

Entonces recordé que tenía en un bolsillo pequeño de la blusa, un cartoncito donde se leía: 54033/201. Significaba número de detenida y celda. Una de las chicas me dijo, “ahora ese es tu carné de identidad”. Mientras, la carcelera me pidió que recogiera todas mis cosas. Un poco aturdida, empecé a abrocharme los zapatos y con malas pulgas me advirtió: “No te arregles tanto que no vas tan lejos, vas para otra celda”. “Pues voy para otra celda”, respondí. Ésa fue mi primera noche en Aldabó.

Yaremis Flores, abogada y periodista independiente.

Publicado en el blog Jurisconsulto de Cuba con el título La número 54033.

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

One comment

  1. Yo tenia 16 años, cuando fui con unos amigos a la playa de guanabo, eso fuen el el aÑo 1976, fuimos a las 7 am para ser los primeros en entrar, con tan mala suerte que una patrulla nos vio y nos detubo y pidio el carnet de identidad, luego sin explicaciones nos llevaron ala estacion de policia d ela playa y luego nos transladaron a otro lugar que nunca supe donde estube dos semanas en un calabozo tapiado, oscuridad total , con un ventilador gigante, que me congelaba y sin nada que taparme, dormia en una
    placa de cemento corrugada, y cuando nos daban algo de comer era huevos revueltos con cascara y todo y un poquito de agua que apenas me quitana la sed.

    Para no alargar mucho la historia te cuento que nunca informaron ami madre y ya ella pensaba que me habia ahogado en la playa ,ya me tenia flores y velas, alfin un dia me llevaron ante tres jueses y sin dejarme hablar me condenaron a sesis meses en la cabaÑao seis meses limpiando cloacas pot toda la habana, y la acusacion fue de que estaba dicinedo palabras odsenas delante de mujeres y niÑos (ni nisiquiera habia abierto la playa! ) y por vestir ropa que era diversionismo ideologico o algo de eso por tener el pelo largo y usar un crucifijo…. estando en el calaboso oi llorar a un chica y grite que quien era y porque estaba ayi , me constesto que se llamaba matilde ,tenia 12 aÑos y no sabia porque estaba presa…. yo me imagine porque …perros pedofilos..en fin gracias a dios pude salir a los dos aÑos de ese infierno y hoy vivo en estados unidos soy ingeniero y vivo una vida feliz pero no olvido amis hermanos que sufren todo tipo de abusos y lo mas importante no tienen libertad..perdon por mi ortografia hace mucho no escribia en espanol…..te admiro por tu trabajo a si como muchos otros hermanos cubanos..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player