Home / La Carpeta de Iván / ¿Quién es Arnaldo Ramos?

¿Quién es Arnaldo Ramos?

Llegó a su casa un sábado. Luego de 7 años y 8 meses tras los barrotes de una celda y el chirrido de candados chinos, el economista disidente Arnaldo Ramos Lauzurique, 68 años, a las 6 y 30 de la mañana de su primer domingo en libertad, se sentó en el parque situado frente al modesto piso donde reside en la barriada de Centro Habana.

Deseaba contemplar el amanecer, respirar aire puro y ver a la gente sencilla cargando jabas (bolsos) para sus compras domingueras. Quería sentirse un hombre libre. Luego de dos horas de meditación, el sol comenzó a calentar la mañana habanera y el ruido de los niños con sus bates, pelotas, patines y balones de futbol, rompió su hechizo personal.

Entonces Arnaldo Ramos inició la que siempre fue su rutina diaria. Hacer la cansona fila para comprar en un estanquillo la prensa oficial. Es una de sus manías. Recolectar los diarios cubanos y archivarlos en cajas.

“Cuando me detuvieron, el 19 de marzo del 2003, eran cerca de las 9 de la mañana, y la Seguridad del Estado estuvo cinco horas requisando papeles y documentos”, comenta sentado en un sillón de caoba.
Ramos, un mulato delgado y corto de estatura, se conserva bien. Es un tipo hiperkinético, de mirada fija y análisis agudos. Su piso está amueblado de forma espartana. Desde hace 45 años está casado con la doctora Lydia Lima, médica ya jubilada. Es padre de dos hijos y abuelo de dos nietos.
Su trayectoria en la disidencia es amplia. Al igual que otros líderes de la actual oposición, en los primeros años de revolución se ilusionó con el proyecto de Fidel Castro. Antes de comprender que estaban aplaudiendo a un tramposo, Arnaldo trabajó en esa fábrica de tecnócratas que resultó la junta central de planificación, JUCEPLAN, una institución que regía la economía insular y ordenaba la cantidad de botas, peines y cepillos de dientes a fabricar todos los años.
“Luego de graduarme de economía en 1971, comencé a laborar en la JUCEPLAN, con la crema y nata de los gurús económicos del socialismo criollo, como Irma Sánchez y Humberto Pérez. Allí viví, en toda su extensión, la mentira financiera, de cómo se adulteraban las cifras para que coincidiesen con los intereses de Fidel Castro, que se saltaba todas las normas y cuando se le ocurría cualquier plan, por descabellado que fuese, mandaba el proyecto y el organismo debía cumplirlo a pie juntillas”.
Sus primeros problemas con el régimen comienzan por los análisis económicos que hacía para el boletín de la JUCEPLAN, en los cuales había críticas solapadas. “Era la etapa de los miles de millones de rublos que nos enviaba la URSS. Del despilfarro y la improvisación. De enterrar dinero en proyectos quiméricos o de hacer compras en países capitalistas de fabricas super modernas, no acorde con el desarrollo lógico del país. Recuerdo que en 1978, cuando se compraron en Argentina miles de coches para taxis, realicé el informe sin siquiera haber viajado a esa nación”, apunta Arnaldo, mientras bebe un refresco instantáneo de naranja.

En 1987 Arnaldo Ramos tenía ya las cosas claras. El sistema económico, incluso el político, no funcionaba. En 1991 se jubila. Al año siguiente comienza a trabajar con la también economista opositora Martha Beatriz Roque Cabello. Juntos organizan un instituto de economistas independientes. “En 18 años dentro de la disidencia, mi aporte fundamental ha sido teórico: desmontar el discurso complaciente del gobierno y señalar el trasfondo real de los supuestos éxitos económicos”.

En una tarde gris plomiza de abril fue sancionando a 18 años de cárcel por insistir en sus artículos, estudios e investigaciones, que la economía cubana  iba camino hacia el barranco.
Fueron siete años muy duros para una persona que ya tenía 60 años. “Excepto en la prisión de Holguín, donde me golpearon, no recibí más agresiones físicas. Sí vejaciones y malos tratos verbales. Fue además un castigo para mi familia, que tenía que viajar casi mil kilómetros cargados de jabas, para visitarme. Así y todo, nunca he pensado marcharme de mi país”.
Estuvo en dos de las prisiones más severas de la isla. La de Holguín y la Nieves Morejón, en la provincia de Sancti Spiritus. En los últimos seis meses, las autoridades lo trasladaron a la 1580, reclusorio en las afueras de La Habana.

Fue excarcelado bajo licencia extrapenal, una especie de limbo jurídico que técnicamente permite al gobierno volver a enviarte a la cárcel a la primera de cambio. “Un oficial de la Seguridad del Estado me dijo que era libre de realizar cualquier actividad. Y que no se me encarcelaría de nuevo. Pero fue un compromiso verbal. No hay un documento que lo atestigua”.
De las supuestas reformas económicas del gobierno del General Raúl Castro, el economista independiente no espera nada positivo. Tampoco cree que del VI Congreso del partido comunista, previsto para abril de 2011, salgan acuerdos importantes.
De lo que sí está convencido es que en Cuba tienen que ocurrir cambios profundos para poder dar un salto adelante en la economía. Y Arnaldo Ramos será una de esas voces a favor del cambio. Seguro.

Texto y foto: Iván García

About admin

Periodista oficial primero (1974-94) e independiente a partir de 1995. Desde noviembre de 2003 vive en Lucerna, Suiza. Todos los días, a primera hora, lee la prensa online. No se pierde los telediarios ni las grandes coberturas informativas por TVE, CNN International y BBC World. Se mantiene al tanto de la actualidad suiza a través de Swissinfo, el canal SF-1 y la Radio Svizzera, que trasmite en italiano las 24 horas. Le gusta escuchar música cubana, brasileña y americana. Lo último leído han sido los dos libros de Barack Obama. Email: [email protected]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


*

Get Adobe Flash player